eldiario.es

Menú

Charlie Hebdo y el despliegue de la guerra contra el terror

Líderes mundiales en la manifestación en solidaridad con Charlie Hebdo el pasado 11 de Enero

Teniendo todavía presente el último ataque a la libertad de expresión (en forma de brutal asalto contra la redacción de la revista satírica Charlie Hebdo), y ante las masivas movilizaciones en defensa del derecho a escribir y publicar libremente, resulta palpable el compromiso de la ciudadanía con las libertades públicas como valor irrenunciable para el funcionamiento de las sociedades democráticas.

Sin embargo, este duro golpe a los valores que representan la libertad para expresarse sin condiciones adquiere forma de embestida conjunta al combinarse con las nuevas medidas planteadas por diferentes gobiernos europeos. Charlie Hebdo ha supuesto una oportunidad para desplegar el siguiente episodio de la guerra contra el terror, legitimar nuevamente la suspensión indefinida de determinados derechos para paradójicamente poder defenderlos con mayor efectividad: los primeros planes de la Comisión Europea pasarían por ejemplo por el  registro y retención de una gran cantidad de datos personales de los pasajeros aéreos que entren o salgan de Europa durante un periodo de hasta cinco años, un total de 42 campos de información que incluyen la dirección personal, el correo electrónico, el teléfono, los datos bancarios, el historial detallado de vuelos e incluso los hábitos alimentarios del individuo, que serían guardados en una gran base de datos centralizada a cargo de las policías europeas.

Por otra parte,  la declaración conjunta de diferentes ministerios del Interior europeos en relación al ataque (entre los cuales se encuentra el que dirige Jorge Fernández Díaz) comporta que esta amenaza adquiera una magnitud mayor: en nombre de “la libertad de expresión, los derechos humanos, el pluralismo, la democracia, la tolerancia y la ley”, y por contradictorio que pueda parecer, se “luchará contra la radicalización, notablemente en Internet” (o lo que es lo mismo, se intensificará el control sobre las comunicaciones del global de la ciudadanía con el pretexto del radicalismo). Los tres principios de la era Orwell, “la guerra es paz, la libertad es esclavitud, la ignorancia es la fuerza”, se complementan hoy con otros tres planteados por Dave Eggers en su reciente novela “El Círculo”, los cuales apuntan que “los secretos son mentiras, compartir es querer, la privacidad es un robo”.

Seguir leyendo »

La nueva Ley de Seguridad Ciudadana y la promoción gratuita de la violencia

Criminalizar la inmigración tan sólo aporta un mayor auge de la violencia

Concretamente, de lo que se encarga la “ley mordaza” es de dotar a la policía de un amplio margen de maniobra que en realidad no sólo no le corresponde, sino que provoca un solapamiento en detrimento de algunas libertades y derechos humanos básicos e incuestionables, como el derecho a la libertad de expresión y de manifestación. Tal afirmación recibe el aval de entidades judiciales relacionadas con la protección y el cumplimiento garantizado de los derechos y las libertades de las personas, como el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos (TEDH). España, de hecho, como firmante del Convenio Europeo de los Derechos Humanos, tiene la obligación de poner en práctica todos los puntos de la doctrina de este tribunal, el cual declara que el Estado no tiene la capacidad para negar el derecho a movilizarse.

La cláusula que nos remite a la evidencia más drástica del estado de violencia en el que vivimos es la del rechazo fronterizo de inmigrantes, también denominado como “devoluciones en caliente”. Esta enmienda, presentada a última hora por el propio Gobierno, supone una promoción gratuita e innecesaria de la violencia desde diversas perspectivas: por un lado se reitera la idea de reforzar el brazo de la policía desde la legislación, dotándola de un marco de actuación prácticamente ilimitado con el que pueden recoger a una persona y desplazarla al otro lado de la frontera sin ningún tipo de consideración judicial previa; también vemos una alimentación de la violencia general en auge y desde diversos enfoques, como el racismo y la xenofobia, la posibilidad de que exista y se apruebe por ley la brutalidad policial y la cronificación de un conflicto que puede perdurar de forma ilimitada.

Además, se entra en la dinámica de defensa, es decir, se busca relacionar la cuestión de la valla de Melilla con una visión de amenaza invasora que sirve de pretexto al Gobierno para continuar con la puesta en marcha constante del aparato de la industria bélica. Todo ello forma un cómputo general cuya consecuencia más evidente se manifiesta a través de la violencia, la cual viene a ser promovida de forma gratuita y en detrimento de la cultura de paz.

Seguir leyendo »

Índice Global de Militarización: principales tendencias a escala mundial

El último 9 de diciembre se publicó la última edición del Global Militarisation Index (GMI) elaborado por el Bonn International Center for Conversion (BICC). El informe analiza la importancia relativa de los complejos industriales-militares de los estados en relación con las sociedades en su conjunto, y se ha publicado anualmente de manera ininterrumpida desde 1990.

Para medir el nivel de militarización de una sociedad el BICC tiene en cuenta tres variables. En primer lugar, analiza la importancia del gasto militar en relación al PIB y al gasto en salud; en segundo lugar, se tiene en cuenta el contraste entre el total de fuerzas militares / paramilitares presentes en un país y el número total de físicos y de población; por último, mide el ratio entre la cantidad de armamento pesado y el número total de población. Los datos utilizados para el estudio provienen del SIPRI (Stockholm Peace Research Institute), del Fondo Monetario Internacional, de la Organización Mundial de la Salud y del mismo BICC.

Según el GMI de 2014 -que recoge los últimos datos disponibles referentes a 152 países, correspondientes a 2013-, las sociedades donde existe un mayor grado de militarización son, por este orden, Israel, Singapur, Armenia, Siria, Rusia, Chipre, Corea del Sur, Jordania, Grecia y Azerbaiyán. Los Estados Unidos se encuentran en la posición 31, a pesar de contar con el presupuesto militar más elevado -640mil millones de dólares, un 37% del gasto mundial-. Hay cinco países de la OTAN situados entre los 30 primeros de la lista -Grecia (9), Estonia (21), Turquía (24), Bulgaria (27) y Portugal (28)-. En cuanto a España, se sitúa en la posición 84 del ranking global, lo que supone un descenso de once posiciones en relación a los datos publicados en 2013. El GMI recoge también las tendencias más alarmantes en cuanto a militarización en escala regional, las cuales se concentran sobre todo en Oriente Medio, Europa y Asia.

Seguir leyendo »

Ojos que no ven, inversiones en bombas

Sudán del Sur, Irak, Siria y Líbano. Afganistán, Ucrania, Israel y la República Democrática del Congo. Estos son solo algunos de los muchos países con o que han sufrido contiendas bélicas. Los medios hablan de ellos normalmente y nos actualizan unos escenarios que muy lejos nos quedan; situaciones que ocurren en áreas remotas, a muchos quilómetros de nuestra rutina.

Desafortunadamente, estos conflictos no son tan distantes a nuestro país ni a nuestro hogar puesto que parte de la llama que aviva estas contingencias se fabrica dentro de nuestra propia casa.

El pasado mes de noviembre, la organización holandesa  PAX publicó la quinta actualización del informe llamado “Inversiones Mundiales en Bombas de Racimo. Una responsabilidad compartida”. Este incorpora otra entidad financiera más que invierte en “acciones o bonos de empresas productoras de bombas de racimo”: El Banc de Sabadell.  El informe concreta que el noviembre del 2013, 40 empresas de diferentes regiones concedieron un crédito de 1.960 millones de dólares a 5 años a la empresa Aliant Techsystems, 15 de los cuales fueron proporcionados por el Sabadell.  Alliant Techsystems (ATK) “es una empresa líder en la fabricación de municiones, armas de ataque, misiles de alerta, accesorios de tiro y estructuras de aviones militares, entre otros”, continúa. Según el informe, el Banc de Sabadell es una de las 151 entidades financieras de todo el mundo que entre 2011 y 2014 han invertido 21.600 millones de dólares en empresas fabricadoras de bombas de racimo.

Seguir leyendo »

Videojuegos de acción: drones y violencia virtual

El entorno virtual sirve de primer contacto con las prácticas militares. Imagen del videojuego 'Call of Duty'

Tal vez ya no sea extraño escuchar la historia del joven norteamericano de 19 años que suspendió las pruebas de mecánico militar después de fracasar en la escuela pero que se espoleó a un puesto como piloto militar de drones gracias a su destreza y horas pasados con su entretenimiento favorito: los videojuegos de acción. Un puesto en la armada estadounidense en activo con amplia responsabilidad de vidas y muertes. Una responsabilidad mayor que la de los mismos pilotos de los cazas norteamericanos.

La industria de videojuegos de acción (eufemismo que se utiliza para definir a videojuegos de guerra) se nutre de modelos virtuales de equipos reales de material militar de última generación que salen en marcas tan habituales como la conocida Play Station o XBox. Videojuegos al alcance de la mano que utilizan sistemas de simulación y control prácticamente iguales a los del ejército de EEUU. Y no es que se haya filtrado información “secreta”. Lejos de ello, el despliegue mediático de sus tecnologías puede ser más bien una poderosa herramienta de propaganda militar norteamericana para jóvenes adictos a la adrenalina. No menos importante resulta el barato medio de reclutamiento de jóvenes bien entrenados en el uso de videojuegos para el aparato militar. Así estos chicos pasarían de perder horas y gastar dinero a realizar un trabajo en donde además cobran por realizar su pasatiempo favorito, vestidos con vestimenta militar y en un lugar de trabajo codeándose con comandantes y altos oficiales.

La industria de videojuegos aumentó su producción en no menos que un 22% en 2013 en EEUU para llegar a 16,9 mil millones de dólares, de los que un 31,9% corresponden a videojuegos de guerra, esto es 5,4 mil millones de dólares. Un aumento que en contextos de crisis o de bajo crecimiento económico arroja datos sencillamente espectaculares.

Seguir leyendo »

Vigipirate o como militarizar el espacio público

Militars a París

Si alguna vez habéis estado en París y habéis paseado por los Campos Elíseos, quizá os ha sorprendido encontraros, junto a japoneses y japonesas buscando la boutique de Louis Vuitton, patrullas de soldados uniformados de arriba abajo, con traje de camuflaje y fusil de asalto incluidos. Y probablemente, si habéis viajado en tren o en avión, os los habéis vuelto a encontrar en la estación o el aeropuerto. Contra lo que un turista despistado podría pensar, en realidad Francia no está bajo ninguna ocupación militar extranjera, ni tampoco se prepara para la invasión de una potencia enemiga (al menos a corto plazo). Entonces, ¿por qué el ejército se pasea por el centro de las ciudades francesas? La respuesta tiene un nombre: Vigipirate.

Esta palabra, formada a partir de la contracción de vigilance (vigilancia) y pirate (pirata), designa un dispositivo gubernamental de vigilancia, protección y prevención permanentes contra el terrorismo, e incluye todos los ministerios así como también gobiernos regionales, ayuntamientos y los ciudadanos. Según la web del gobierno francés dedicada a los “riesgos” de la sociedad (www.risques.gouv.fr), el Vigipirate tiene tres objetivos: 1) Asegurar de manera permanente la protección de los ciudadanos, del territorio y de los intereses de Francia contra la amenaza terrorista; 2) Desarrollar y mantener una cultura de la vigilancia del conjunto de actores del país con el objetivo de prevenir cualquier acción terrorista; 3) Permitir una acción rápida y coordinada en caso de amenaza terrorista para reforzar la protección, facilitar la intervención, y asegurar la continuidad de actividades de importancia vital, y limitar los efectos del terrorismo.

Los orígenes de este dispositivo se remontan a los años setenta, cuando se instaura un mecanismo de alerta permanente contra el terrorismo que permite una respuesta rápida y coordinada de los diferentes niveles de la administración. En 1995 se crea el Vigipirate propiamente, el cual armoniza las medidas desarrolladas durante las dos décadas anteriores y se definen las tareas y responsabilidades de los actores. Desde entonces, se ha actualizado en cinco ocasiones (2000, 2002, 2003, 2006 y 2004). Actualmente consta de dos niveles: el nivel de vigilancia permanente, de duración ilimitada y que incluye todo el territorio y todos los sectores de actividad, y el nivel de atentado, temporal y geográficamente definido y que prevé medidas más severas. El primer ministro es responsable de decidir qué nivel es el adecuado en cada momento.

Seguir leyendo »

Que esta violencia no nos traiga más violencias

Desde el Centro Delàs queremos manifestar nuestra firme condena hacia el ataque que ha sufrido el semanario satírico francés Charlie Hebdo el día 7 de enero, en el que 12 personas -10 trabajadores de Charlie Hebdo y 2 policías- fueron asesinadas a sangre fría, provocando también 11 heridos.

Reiteramos nuestro compromiso con las libertades de prensa y de expresión, a la vez que enviamos nuestras condolencias a las familias y amigos de las víctimas. Tragedias como ésta nos reafirman en nuestro trabajo para denunciar la violencia y el armamentismo, y nos obligan a tomar conciencia del drama social que suponen las agresiones armadas.

Desde el Centro Delàs nos preocupa también el uso de esta masacre para justificar nuevas medidas represivas, recorte de derechos fundamentales y la progresiva militarización de la seguridad pública que desde hace unos años se lleva a cabo no sólo en Francia sino también en buena parte de Europa.

Seguir leyendo »

Un paso más hacia la prohibición de las armas nucleares

El pasado 8 y 9 de diciembre, en Viena, se celebró la “Vienna Conference on the Humanitarian Impact of Nuclear Weapons”, donde estuvieron representados más de 150 países y, por primera vez, asistieron representantes de las delegaciones de cuatro de los nueve Estados poseedores de armas nucleares: EEUU, Reino Unido, India y Pakistán.

"Las consecuencias de cualquier uso de armas nucleares serían devastadoras, de larga duración, e inaceptables. Los gobiernos simplemente no pueden escuchar esta evidencia y estas historias humanas sin actuar", dijo Akira Kawasaki, de la ONG japonesa Peaceboat. "La única solución es prohibir y eliminar las armas nucleares y tenemos que empezar ahora", añadió Kawasaki.

El objetivo del encuentro ha sido sentar las bases para iniciar un proceso diplomático con el fin de acordar un nuevo tratado teniendo en cuenta, también, las aportaciones de la sociedad civil. Asimismo, el Centro Delàs de Estudios por la Paz asistió como participante del foro de la sociedad civil, organizado por la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN), con los que conjuntamente pidieron a los gobiernos que empiecen con urgencia las negociaciones para redactar un tratado de prohibición de las armas nucleares.

Seguir leyendo »

Éxito de las Jornadas y 15 aniversario del Centro Delàs

Taula de debat en el 15è aniversari del Centre Delàs.

Mesa de debate en el 15 aniversario del Centre Delàs.

Anoche se celebraron las Jornadas de análisis del armamentismo y el militarismo del centro Delàs. El numeroso público que llenaba el auditorio del CCCB pudo disfrutar de una mesa redonda con expertos en la materia: Arcadi Oliveres, Rafael Grasa, Helena Torroja y Carlos Taibo. Durante el acto, moderado por el periodista Eduard Sanjuan, se debatió sobre la posible remilitarización que viven las relaciones internacionales. Los ponentes analizaron la crisis de Ucrania y coincidieron en que no se puede hablar de un resurgimiento de la Guerra Fría, a pesar de que perviva aún una cierta confrontación imperialista. Otra reflexión compartida fue la voluntad de las potencias occidentales de "dar sentido" a la existencia de la OTAN con conflictos como el mencionado anteriormente, aunque represente de facto una organización muy costosa y poco útil. Durante la mesa redonda se trataron también otros fenómenos como la creciente importancia de China en las relaciones internacionales, de la difusión geopolítica del poder y de la aparición de nuevas formas de violencia alejadas del poder de los estados.

Luego, Pere Ortega (presidente y fundador del Centro Delàs) y Arcadi Oliveres (fundador también del Centro Delàs) compartieron con el público el recorrido de los últimos 15 años, enfatizando a la necesaria tarea que desarrolla. Más tarde fue el momento para las expresiones artísticas: primero la compañía la Virgueria presentó "El peso del plomo", una obra que refleja las problemáticas de la violencia armada; y después fue el turno de Feliu Ventura, el cantautor de Xàtiva que se ha comprometido socialmente durante su larga trayectoria.

La intervención de Tica Font, fundadora del Centro Delàs y directora del ICIP, cerró unas Jornadas en las que se reunieron unas 150 personas que aportaron reflexión, arte y motivación para continuar trabajando para paz y el desarme durante al menos 15 años más.

Seguir leyendo »

Día de acción global contra las inversiones explosivas

Hoy, día 27 de Noviembre se celebra el dia mundial de acción para parar las inversiones explosivas (Stop Explosive Investments global day of action), y coincide con el lanzamiento de la actualización 2014 del informe anual elaborado por PAX, “Inversiones mundiales en municiones de racimo: una responsabilidad compartida”.

Las entidades financieras que invierten en acciones o bonos de empresas productoras de bombas de racimo, pasan a formar parte del Hall of Shame (“Salón de la Verguenza”). Más de 150 instituciones financieras de distintas regiones han invertido 27.000 millones de dólares en empresas productoras de bombas de racimo entre los años 2011 y 2014, según apunta el informe. Además, también especifica que la mayoría de estas inversiones provienen de instituciones financieras en estados que aún no se han incorporado a la Convención sobre Municiones de Racimo del 2008, pero que también hay bancos de países que sí han firmado el texto de la Convención, entre ellos España.

Aunque 76 instituciones financieras hayan adoptado políticas sobre municiones de racimo, el uso reciente de estas bombas en los conflictos de Siria y Ucrania confirma la necesidad imperiosa de erradicar esta arma.

Seguir leyendo »