eldiario.es

Menú

Bienvenidos a Europa

- PUBLICIDAD -

Antes de convertirse en un objetivo político real, la idea de unir Europa no era más que un sueño de filósofos y visionarios. Victor Hugo, por ejemplo, imaginaba unos pacíficos "Estados Unidos de Europa" inspirados por ideales humanistas. El sueño se truncó a consecuencia de las dos pavorosas guerras que asolaron el continente durante la primera mitad del siglo XX. Del infortunio nació el proceso de integración europea y la posterior creación de la Unión Europea.

Han pasado 60 años desde el establecimiento de los fundamentos institucionales, pero a menudo la gente todavía se pregunta qué se hace en la Unión. Por un lado, da la sensación de que Europa es un barco sin rumbo, es decir, un organismo cuya evolución está fuera de nuestras manos. Por otra parte, los ciudadanos nos sentimos desinformados sobre cómo la UE afecta a nuestras vidas cotidianas, a pesar de la creciente influencia que ejerce Bruselas. ¿Qué derechos tenemos como ciudadanos europeos? ¿Qué nos aporta pertenecer a un conglomerado de estados?

Los medios de comunicación a menudo centran sus esfuerzos en informar sobre lo que pasa internamente en el propio país, proyectando un imaginario de intereses y luchas nacionales. En otras palabras, se da prioridad a la agenda nacional por encima de agendas pan-europeas o transnacionales. Y esto, aunque responde a la lógica histórica y la necesidad de gobernar nuestros propios países, tiene bastantes consecuencias. No sólo hay "poco espacio" para informar de temas europeos, sino que el imaginario que se acaba construyendo o las referencias simbólicas que los ciudadanos tienen de la política no se expanden más allá de sus fronteras. Esto no sólo conlleva potenciales conflictos producto de la ignorancia, sino también construir una demos suficientemente fuerte como para, por ejemplo, aceptar las políticas redistributivas.

A través de este blog tenemos el objetivo de abrir una ventana a Europa, un espacio público de información, de debate, de reflexión y crítica donde todos puedan sumarse y contribuir con sus propias voces. Desde aquí queremos ser una voz fuerte, una voz de referencia que permita a los ciudadanos tener un conocimiento más profundo de las relaciones existentes entre nuestro país y las instituciones europeas en todos los ámbitos.

Desde la Fundació Catalunya Europa (FCE) aportamos nuestro grano de arena a la construcción de un espacio de debate europeo. Como decía Pasqual Maragall, presidente de la Fundació, Cataluña quiere aprender e intercambiar ideas, modelos, propuestas y proyectos con el resto de regiones y nacionalidades europeas. Y desde aquí, así lo impulsamos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha