Opinión y blogs

eldiario.es

A los columnistas

Ahora que columnistas y articulistas habituales han tomado una presencia tan destacada en los medios -por no decir los tertulianos, figura en la que muchos hacen el doblete-, puede ser de interés releer un clásico como Walter Lippmann, como final de temporada de esta sección iniciada en octubre pasado.

El gran periodista estadounidense -primer teórico de la opinión pública, colaborador de los presidentes Woodrow Wilson y Franklin D. Roosevelt, entre otros, y analista siempre riguroso y independiente- reflexionó en estos términos sobre la función del columnista: "Los columnistas que tienen por objeto interpretar los acontecimientos no deberían presentarse a sí mismos como personajes públicos con un electorado ante el cual son responsables".

Me parece que en el momento en que un columnista se considera una figura pública, que se encuentra por encima del valor intrínseco y de la integridad de lo que publica con su firma, deja de razonar con la lucidez y el distanciamiento que los lectores tienen derecho a esperar de él. Como los políticos, los periodistas se convierten en personajes públicos admirados y preocupados por mantener las apariencias y mejorar; su vida personal, su autoestima, sus lealtades, intereses y ambiciones se convierten en algo inseparable de sus juicios sobre los acontecimientos.

Seguir leyendo »

Tapar noticias

"Los periódicos no están hechos para difundir noticias sino para taparlas". Lo dice un personaje de Umberto Eco en la novela Número Cero. Un reportero que muere de una cuchillada cuando investiga una historia de dominación por poderes ocultos en la Italia de hace veinte años. En un diario que no saldrá nunca, financiado por un empresario turbio de la construcción y la comunicación, herramienta de chantaje para hacerse un lugar en los puestos de poder.

Eco no habla de ahora mismo, pero envía algún mensaje. Eco habla de una Italia donde Silvio Berlusconi no tardaría mucho en llegar al poder, pero envía mensajes al hoy de otros países como España misma. ¿Los periódicos se dedican a tapar noticias?

Eco no habla de los periódicos existentes ni de sus niveles de profesionalidad, sino de un diario fantasma donde trabajan periodistas mediocres y mal pagados. Donde el problema es de qué hablar, hay demasiados temas que molestan al dueño. Hay noticias de las que los periódicos no hablan, por supuesto. Los hay que siempre han tapado, al menos las que afectan a los grandes anunciantes.

Seguir leyendo »

Oralidad

La oralidad se ha adueñado del periodismo y no sólo en los medios audiovisuales. Del 'periodismo de declaraciones' de los años 1980, circunscrito a la información política, se ha pasado al predominio absoluto de la información basada en lo que se dice. Lo que se dice delante del micrófono y de la cámara, en tertulias, artículos, reportajes, entrevistas y noticias.

Las reacciones e impresiones de afectados y testigos son una parte habitual de muchas noticias y no siempre aportan información de interés. En muchas ocasiones no pasan de ser una ilustración anecdótica de los hechos, a menudo de segunda mano. No siempre aporta valor informativo tanta declaración, más allá de un tono vivo y cercano al espectador que puede beneficiar la audiencia.

Sin filtro ni contraste, la oralidad informativa presenta algunos inconvenientes, incluso en un género como la entrevista. Sobre todo en este género dialogado -hoy género estrella de los medios de aquí-, que se basa en una transcripción respetuosa de las palabras del entrevistado.

Seguir leyendo »

La hora de la verdad

El cambio político acaecido en gran número de ayuntamientos, diputaciones provinciales y comunidades autónomas también es la hora de la verdad para los medios públicos que dependen de ellos.

La hora de ver si las nuevas mayorías de izquierdas son capaces de devolver a radios y televisiones locales y autonómicas la independencia informativa, la pluralidad política y la vocación de servicio público que justifican su existencia.

No será fácil la estabilidad de los nuevos gobiernos locales y regionales, cuya formación se ha producido a menudo más como un efecto reactivo que como resultado de programas coincidentes. ¿Será fácil que se pongan de acuerdo en la reforma y gestión de los medios públicos?

Seguir leyendo »

Tele Godó

Atención a las novedades de 8TV. La modesta tele del Grupo Godó parece haber encontrado el socio adecuado para convertirse en una cadena privada competitiva: Mediaset, empresa propietaria de Tele 5, que toma un 40% de las acciones de Emisiones Digitales de Catalunya.

El primer beneficio puede ser el acceso al gran mercado español de la publicidad. El reconocimiento explícito de esta limitación contrasta con el intento frustrado de hacerse cargo de la contratación publicitaria de TV3.

La cuestión principal es qué tipo de televisión privada será la de Can Godó, que se estrenó a principios de siglo con el modelo urbano estadounidense de City TV y ha tardado exactamente diez años a hacerse un lugar en la programación.

Seguir leyendo »

Prepotencia e indefensión

Que un político se permita reñir a una entrevistadora en directo por televisión es un síntoma grave de la prepotencia de una parte y de la indefensión de la otra. Esto es lo que hizo el presidente saliente de las Islas Baleares y candidato a la reelección, José Ramón Bauzà, ante las preguntas de Neus Benítez en el informativo balear de TVE.

El motivo del incidente ya es revelador de la reversión de la perspectiva que parece afectar a una parte importante de los dirigentes políticos. El presidente saliente reprochaba a la entrevistadora que le preguntara sobre su acción de gobierno en vez de invitarle a presentar sus propuestas de futuro.

No debería ser necesario recordar que la primera obligación de un candidato a la reelección es proceder a rendir cuentas de su acción de gobierno, errores incluidos, como base para poder pedir de nuevo al voto. También es cierto que esta es una práctica muy poco frecuente en la política española y que los medios han ayudado.

Seguir leyendo »

Decoración electoral

Los elementos decorativos predominan en la información electoral, que continúa dando a la actividad propagandística de los partidos una vida y un lucimiento que hace muchos años ya no tienen en la calle. Dejando de lado el bloqueo periodístico del audiovisual público, los periódicos impresos siguen siendo el gran escaparate acrítico de mensajes, anécdotas, actos prefabricados para consumo exclusivo de los medios y mítines cada vez menos concurridos en aforos limitados. Y sobre todo, el juego especulativo inacabable de la prospectiva basada en las encuestas.

No es extraño que falten balances documentados de la obra hecha o del cumplimiento de programas electorales anteriores o de la verosimilitud de los programas nuevos. No es extraño porque desdeciría de lo que es la información política durante todo el año, alejada de cualquier vocación de escrutinio y vigilancia de la acción de los responsables públicos.

Lo que hace años se calificó críticamente como 'periodismo de declaraciones' no sólo no ha decaídosino que se ha convertido en norma. Hasta el punto de que ha encajado mansamente la instauración de ruedas de prensa sin derecho a preguntas, una modalidad entendida internacionalmente como excepcional y que aquí cada vez es más habitual.

Seguir leyendo »

Bloqueo electoral

El bloqueo electoral del periodismo en los medios audiovisuales públicos es una anomalía enquistada en el sistema que parece muy difícil de revertir. Durante los quince días que dura la campaña y los dos días de reflexión y de votación, el periodismo político queda en suspenso en las emisoras de radio y de televisión dependientes del Estado, de las comunidades autónomas y de los ayuntamientos. Ahora es para las elecciones municipales, también autonómicas en gran parte de España, después será para las catalanas y para las generales. Este año triple ración.

Son los partidos que dirigen la actividad informativa, de acuerdo con una normativa de la Junta Electoral que no tiene paralelo en las democracias de referencia. Se reparten el tiempo que les corresponde en los informativos de acuerdo con los últimos resultados electorales y, en muchos casos, acaban eligiendo las frases e imágenes que quieren que salgan en los llamados bloques electorales. Son sus noticias, no las que reclama el interés público. Y condicionan la celebración de debates, en los que tienen que estar todos representados y pactan previamente las normas de funcionamiento. Son sus debates, no los que reclama el interés público.

Con los medios públicos condenados a hacer de comparsa, los mismos partidos tratan de obtener bilateralmente el máximo beneficio de su relación privilegiada con los medios privados, aquellos que la tienen. Periódicos, radios y televisiones privadas son el espacio de una información más libre y plural. ¿Del todo?

Seguir leyendo »

Multar es censurar

¿Qué significa poner multas a la prensa sino restablecer una forma de censura? Aunque se haya echado atrás enseguida, no hay que pasar por alto la propuesta del ministro de Justicia, Rafael Catalán, de sancionar a los medios que publiquen filtraciones protegidas legalmente por el secreto de sumario.

El artículo 20 de la Constitución prohíbe la censura previa así como el secuestro de publicaciones y grabaciones, que en todo caso deben ser ordenadas por vía judicial. No habla directamente de las multas, quizás por impensables, ya que son una forma de censura a posteriori. Toda acción directa de un gobierno para interferir la libre información es censura.

Si los jueces consideraran que los medios vulneran el secreto del sumario, les correspondería a ellos emprender acciones para su defensa. No al gobierno. En el bien entendido de que la ruptura del secreto del sumario suele venir del interés de las partes afectadas, que no tienen esta limitación, salvo en casos excepcionales que requieren una resolución motivada del juez.

Seguir leyendo »

Miedo a los medios

Imágenes de alumnos de espaldas a las cámaras para proteger a los compañeros del agresor mortal del Instituto de Enseñanza Secundaria Joan Fuster de Barcelona. Miedo creciente a la voracidad informativa de los medios, que en situaciones de drama y de dolor se hace más evidente.

La muerte de un profesor a cargo de un niño de trece años, que hiere también a otras personas, centra la atención general en un instituto de barrio. Profesorado, alumnos y padres sienten la amenaza de la exposición mediática. En las primeras horas se ven rostros descompuestos por el dolor incluso en periódicos serios, luego vienen las espaldas.

Más allá de la protección de los menores y del derecho a la imagen y la intimidad de las personas más directamente afectadas -que deberían poderse dar por garantizados-, la comunidad escolar también se ha sentido víctima. Hay una línea poco clara en la delimitación precisa de las personas y los valores que deben ser protegidos ante la presión competitiva de la industria mediática.

Seguir leyendo »