eldiario.es

Menú

Prepotencia e indefensión

La indefensión de los periodistas de las emisoras públicas de radio y televisión es una evidencia creciente, ante la que hay todavía escasa respuesta corporativa. El desaparecido Canal 9 valenciano y Telemadrid han sido los casos más llamativos

- PUBLICIDAD -

Que un político se permita reñir a una entrevistadora en directo por televisión es un síntoma grave de la prepotencia de una parte y de la indefensión de la otra. Esto es lo que hizo el presidente saliente de las Islas Baleares y candidato a la reelección, José Ramón Bauzà, ante las preguntas de Neus Benítez en el informativo balear de TVE.

El motivo del incidente ya es revelador de la reversión de la perspectiva que parece afectar a una parte importante de los dirigentes políticos. El presidente saliente reprochaba a la entrevistadora que le preguntara sobre su acción de gobierno en vez de invitarle a presentar sus propuestas de futuro.

No debería ser necesario recordar que la primera obligación de un candidato a la reelección es proceder a rendir cuentas de su acción de gobierno, errores incluidos, como base para poder pedir de nuevo al voto. También es cierto que esta es una práctica muy poco frecuente en la política española y que los medios han ayudado.

El acaparamiento de poder de los partidos políticos sobre los medios de comunicación públicos -y su influencia a menudo sobre los privados- ha hecho de la prepotencia el pan de cada día en su relación con los medios.

El intervencionismo de los bloques electorales que han acabado influenciando el enfoque general de la información política, las ruedas de prensa sin preguntas, incluso a través de una pantalla de plasma, son los aspectos más visibles. El famoso y lamentable "esto no toca" de Jordi Pujol, mansamente aceptado por los medios catalanes durante una veintena de años, es el precedente más lucido.

La indefensión de los periodistas de las emisoras públicas de radio y televisión es una evidencia creciente, ante la que hay todavía escasa respuesta corporativa. El desaparecido Canal 9 valenciano y Telemadrid han sido los casos más llamativos hasta que TVE ha convertido en el gran escaparate, con el añadido del descarado sistema de puertas giratorias entre periodismo y política que hay consagrado visiblemente el PP.

Pero a las comunidades autónomas y los municipios hay ejemplos cotidianos de emisoras de radio y televisión que se someten un día y otro al dictado arbitrario de presidentes y alcaldes en las decisiones informativas. Badalona, sin ir más lejos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha