eldiario.es

Menú

Un Festival Internacional de Poesía que ya no es tan internacional

La Semana de Poesía de Barcelona se celebra del 8 al 14 de mayo con nueva dirección y sin continuidad con el proyecto anterior

Los anteriores responsables explican el trabajo hecho y los motivos poco justificados de su destitución

- PUBLICIDAD -
Eduard Escoffet i Martí Sales, al Saló de Cent de l'Ajuntament de Barcelona.

Eduard Escoffet i Martí Sales, al Saló de Cent de l'Ajuntament de Barcelona.

Este miércoles se inaugura la Semana de Poesía de Barcelona (8-14 de mayo), que este año se estrena con nuevos directores con la voluntad de que cada año sean diferentes. Esta nueva política de organización del festival ha interrumpido el proyecto que tenían a medias los antiguos directores, Eduard Escoffet y Martí Sales, que justifican en un artículo de despedida su trabajo al frente del certamen y explican los motivos poco fundamentados que les dieron por no dejarlos consolidar su proyecto.

El Festival Internacional de Poesía de Barcelona tiene una larga trayectoria que se remonta a 1985. Desde sus inicios ha tenido una vocación internacional. Pasó de celebrarse una sola noche a conseguir la implicación del Ayuntamiento de Barcelona y tener el Palau de la Música como sede definitiva. En 1997 el entonces concejal de Cultura Ferran Mascarell decidió apostar por la poesía y ampliar el festival. Bajo la dirección de Gabriel Planella y David Castillo, el Barcelona Poesía salió del Palau, se extendió por varios espacios al aire libre y se le dio una duración de 7 días. Fue todo un éxito. Castillo, "el alma de esta expansión poética ciudadana", fue el programador hasta 2008.

En 2010 Eduard Escoffet y Martí Sales recibieron el encargo de organizar el festival. Empezaron su proyecto con una idea clara: "Lo primero que teníamos que hacer era definir el nuevo modelo de festival y establecer las grandes líneas que debían regir el proyecto durante los cuatro años que teníamos antes. Creíamos que la poesía catalana necesitaba un festival de referencia en el panorama poético internacional y que esto podría ayudar mucho en la difusión de los poetas catalanes en el mercado exterior". Conscientes de que cogían las riendas de uno de los festivales más antiguos de Europa y uno de los cinco mejor dotados económicamente del continente, y partiendo de la base de los anteriores festival y el trabajo hecho por sus predecesores, Escoffet y Salas quisieron dar una dimensión más importante al certamen y ponerlo "en la primera línea de los festivales poéticos europeos y los festivales culturales de la ciudad". En esta dirección, pues, los dos nuevos directores han conseguido en los tres años en que han estado al frente del Barcelona Poesía los objetivos que se habían marcado: la ampliación de públicos, la interdisciplaneriedad (el diálogo con la creación contemporánea), la proyección internacional y, en definitiva, la transformación de Barcelona Poesía en una cita destacada para el conjunto de la ciudadanía y de los creadores, no sólo del sector.

Es por eso que sorprendió a todo el mundo que no les dejaran terminar los cuatro años de que disponían para cerrar su proyecto. En su opinión, "ni las estructuras ni los calendarios electorales nos ayudaron mucho. Jaume Ciurana, teniente de alcalde de Cultura, Conocimiento, Creatividad e Innovación del Ayuntamiento de Barcelona desde 2011, parecía más interesado en reducir el festival a carta de juego para contentar gente diversa del sector, quizás porque no creía que el festival podía ser una pieza clave en la articulación de las políticas culturales de la ciudad". En este sentido, los argumentos que les dio el nuevo responsable de Cultura de la ciudad tenían una base nada fundamentada en la realidad. "Los primeros argumentos de Jaume Ciurana para destituirnos fueron la falta de público, no haber sabido conectar con la ciudad y el hecho de programar para un grupo muy reducido. Era evidente que no opinaba con total conocimiento de causa y que una parte de la dirección del ICUB, una parte muy cercana personalmente al jefe de la oposición (Jordi Martí), no había transmitido toda la información al concejal (como las datos oficiales de público del mismo instituto)". En estos últimos tres años, el público del Festival Internacional de Poesía de Barcelona aumentó un 73% (de los 4.977 asistentes del 2009 a los 8.619 de 2012), las colaboraciones se duplicaron y se hicieron más actividades (diez días), si bien el presupuesto del festival se redujo en un 9% en el último año.

“Un comedero para todos”

Unos datos que sirven para demostrar que Escoffet y Salas tenían proyecto detrás y que no buscaban "proponer simplemente una lista de nombres o defender los intereses" de su generación o del gremio. La posición de los ex directores, pues, es contundente con la manera de hacer política con relación a la literatura catalana, y critican la poca profesionalidad y seriedad con que se articula, que la convierten en una política basada en "el comedero o la cata de café para todos independientemente de la calidad". "A muchos escritores y sindicatos todavía les da miedo dar un paso adelante y dejar atrás el clientelismo y el voluntarismo militante, más propicios en otros tiempos y en otros regímenes. La profesionalización de la poesía –una profesionalización entendida desde la exigencia– debería favorecer la calidad, la vinculación con el conjunto de la sociedad y la proyección de la literatura catalana. Querer complacer al sector no siempre no genera confianza entre lectores y ciudadanos en general; hay que hacer fuego nuevo", afirman en el artículo de despedida.

Y en esta nueva edición del festival, parece que se vuelve a apostar por tomar de nuevo el modelo del "comedero para todos", convirtiendo lo que había sido un proyecto ambicioso y renovador en un muestrario diverso e interesante, pero sin la voluntad de continuidad con el trabajo realizado hasta ahora y haciendo que el Festival Internacional de Poesía de Barcelona ya no sea tan internacional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha