eldiario.es

Menú

CATALUNYA

El teatro como defensa social

El Tantarantana programa hasta el 26 de enero la segunda parte de su ‘Cicle de complicitats’ en la que trae a tres compañías de fuera de Catalunya.

Las tres obras en cartel, de marcado acento social, son ‘Los hijos de las nubes’, de Madrid, ‘Sigue la tormenta’, de Aragón, y ‘Woyzeck’, de Baleares.

 

- PUBLICIDAD -
'Los hijos de las nubes' no es una opinión, es un relato.../Javier Naval

'Los hijos de las nubes' no es una opinión, es un relato.../Javier Naval

“Las tres obras que completan el ciclo de complicadades del Tantarantana simbolizan, a través del teatro, el momento que estamos viviendo y lo que cuesta seguir adelante”. Julio Álvarez, director artístico de esta sala barcelonesa, no duda al catalogar el Cicle de complicitats como una apuesta por el teatro como defensa social. Además de ser una muestra del teatro que se está haciendo en otras comunidades autónomas, las tres obras que se representarán hasta el 26 de enero (hasta el domingo, hemos visto Los hijos de las nubes; del 15 al 19 veremos Sigue la tormenta y del 22 al 26, Woyzeck), dan la razón a Álvarez.

“Usamos el teatro para hablar de cosas urgentes”, dice Julián Fuentes, director de Los hijos de las nubes, de la compañía madrileña Abiosis Teatro. “Nos gustaría ponernos con un shakespeare o con un chéjov, pero nos encontramos con que siempre hay cosas urgentes de las que hablar, nos lo pide el sentido que tiene que tener el teatro”. Miquel Insua, Borja Maestre y Delia Vime relatan en primera persona, a través de un viaje a Argelia, el conflicto del pueblo saharaui y la responsabilidad que ha tenido en este la España de la tan “admirada” Transición española. “No es una opinión, es un relato”, avanzaba Fuentes. Un relato descarnado, metafórico, intenso y muy exigente que denuncia la situación de los hijos de las nubes (como se conoce a los beduinos nómadas del desierto) y cómo desde aquí les damos la espalda. “¡Cómo cojones puede haber turismo en Tindouf!”, se queja uno de los personajes. Entre gente culta a la que se está echando tierra encima... “En España hay muertos por desenterrar, pero en el Sàhara se está enterrando a generaciones enteras en vida”, critica el director de la obra.

Lola Blasco viajó a Tindouf en plena primavera árabe y vivió cómo se abrían esperanzas de liebrtad para el pueblo saharaui. Con referencias a la cultura clásica, a la tradición oral de los pueblos del desierto y necesarias dosis de ficción (este es teatro, no lo olvidemos) pone en evidencia una problemática sin visos de resolución. “Teatro de urgencia”, lo define.

'Sigue la tormenta' reflexiona sobre la historia europea a través del teatro./Juan Moreno

'Sigue la tormenta' reflexiona sobre la historia europea a través del teatro./Juan Moreno

La intención de Ambiosis es la misma que la de Tranvía Teatro, de Zaragoza, que estrena el miércoles Sigue la tormenta, un texto que su autor, Enzo Cormann, califica de “poelítico”, poético y político, y de cuya directora, Cristina Yáñez, destaca el recorrido que plantea por Europa después de la Segunda Guerra Mundial, con todas sus injusticias: “¿Las admitimos sin pelear?”, se pregunta. La obra cuenta el encuentro entre un joven director de teatro (Nathan Goldring) que acude a buscar a una vieja gloria (Theo Steiner) que se aisló en la campiña francesa 25 años antes, tras la cuarta representación de Macbeth. “Descubriremos el pasado y el presente de ambos personajes, por qué Steiner desapareció justo en ese momento, por qué Goldring lo va a buscar... “Vemos a dos genreaciones que piensan diferente sobre la historia europea y, como dice Cormann, nos demuestra que el teatro es una barrera contra la barbarie”.

La compañía balear Iguana Teatre cerrará el ciclo con una visión renovada de un texto tan conocido como Woyzeck, de Georg Büchner. Se trata de una obra sobre la corrupción y la irracionalidad en la que los diversos personajes plantean la contradicción de sus papeles con ellos mismos, títeres de un drama marcado por la lucha de clases, la oposición entre ciencia y religión o entre progreso y conservadurismo. “Una visión de perdedores, víctimas, tragedias, horror... pero desde lo grotesco, desde la farsa y, también, desde la poética”, resume Julio Álvarez.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha