eldiario.es

Menú

CATALUNYA

Juan Insua: "En Kosmopolis tuvimos la intuición de cómo estaba cambiando la literatura y la manera de concebirla"

Kosmopolis, La fiesta de la literatura amplificada que tiene lugar en el CCCB aumenta de tres a cinco días sus actividades y junta a gente como Juan Marsé, David Grossman, Camille de Toledo o Martín Caparrós.

El gran pretexto de este festival es poner la literatura en el centro de la escena pero en relación con todas las artes y las ciencias, recuerda Juan Insua, su director.

- PUBLICIDAD -
Juan Insua, director de Kosmopolis, La Fiesta de la Literatura Amplificada en su oficina del CCCB / Sergio Collado

Juan Insua, director de Kosmopolis, La Fiesta de la Literatura Amplificada en su oficina del CCCB / Sergio Collado

Aunque es bienal y comenzó en 2002 con esta ya van nueve ediciones de Kosmopolis, La fiesta de la literatura amplificada que se celebra en el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) y viene capitaneada por Juan Insua. Este año aumenta su radio de acción de tres a cinco días y se inscribe de lleno en la candidatura que hace Barcelona para ser Ciudad Literaria de la Unesco. Los ejes "temáticos" de la feria están en Sebald, el Periodismo del s.XXI, Alicia en el país de las maravillas o en Traducir Europa, entre otros y sirven de excusa para ofrecer recitales, talleres, conferencias, debates, proyecciones de películas, performances y otros experimentos. En definitiva, Kosmopolis intenta resumir el mundo literario de los dos últimos años trayendo tanto a creadores consagrados como a emergentes, escritores o no, y mostrando los vínculos entre la literatura y las demás disciplinas de la vida.

Las humanidades de toda a la vida, el hyperlink contemporáneo... ¿Qué es literatura amplificada?

Podría parecer redundante pues la literatura es una de las herramientas de amplificación de la realidad desde siempre. Pero en el s.XXI, y desde que comenzamos el festival, entendemos que la literatura no se manifiesta solamente a partir del formato clásico del libro impreso –nuestra tradición de Galaxia Gutenberg–, sino que tiene muchas puertas de entrada. Por eso hablamos de palabra impresa, oral, electrónica, pintada, filmada… El gran pretexto de Kosmopolis es la literatura en el centro de la escena pero en relación con todas las artes y las ciencias.

Un crossover puesto al día...

El intercambio es doble. Desde la propia literatura con sus instrumentos se amplifica, sigue existiendo toda una tradición experimental muy potente buscándose dentro de la literatura del libro convencional. Pero también las entradas pueden venir del videoarte, de un videojuego, de una novela gráfica, de una serie de televisión… Son la manera democratizante que utilizamos en Kosmopolis, sobre todo para acercarnos a un público joven que nos interesa mucho. A veces detrás de un videojuego o una serie el núcleo es literario, siempre hay algo vinculado con la literatura. ¿Qué en la vida no es literatura?

Literatura amplificada Vs. dispersión. Uno de vuestros trabajos debe ser el de establecer un de dónde a dónde'...

Una cosa es la apertura, adaptándose al signo de los tiempos y lo que creemos que es el horizonte literario del s. XXI, y otra cosa es no acotarlo. A veces hemos usado el eslogan de que Kosmopolis ‘condensa y amplifica’, es un momento de concentración que durante unos días en Barcelona intenta dar un panorama general de lo que creemos que en distintos ámbitos está sucediendo.

¿Cómo habéis estructurado el festival de este año?

'Las variaciones Sebald' nos permiten tratar a este autor, que como Bolaño, son puentes entre el s.XX y s.XXI, con dos estrenos cinematográficos y conferencias. Por ejemplo, creamos paralelismos con Grossman –una de las figuras del Festival – y el del tema de la memoria histórica y el recuerdo que en nuestro país se tiene tan presente. También nos liga a Camille de Toledo y Rivera Garza y sus ensayos. Esto es un ejemplo de uno de los ejes como pueden serlo los laboratorios de escritura, Traducir Europa o Periodismo XXI.

Como también el apartado de efemérides con el 150 aniversario de Alicia en el país de las maravillas

Es un clásico mutante que expresa muy bien la filosofía de Kosmopolis… El libro ha servido de inspiración al psicoanalistas, a los semióticos, a los físicos cuánticos, a la alta cultura a la vez que a la cultura popular de Tim Burton a Disney. Lo tratamos de forma bastante original, por un lado cubriendo todas sus facetas desde la introducción de Mangel y el Instituto de Ciencias Fotónicas de Castelldefels, un campeonato Slam… Celebramos la obra de Carroll desde muchas ópticas.

¿Esta bienal es un evento para los lectores o la industria?

Es un festival para los amantes de la literatura y también, en la medida que podemos, que beneficie a la industria creativa y editorial. El número de editoriales que han colaborado es grande. En el Book Camp de nuestro programa se tratan elementos de la industria y las transformaciones del ecosistema libro, es parte de la complejidad del festival. Tratamos de manera bastante consecuente los cambios del mundo editorial y desde las diferentes ediciones estamos siguiendo muy de cerca el sector: la aparición de Google y Amazon, las fusiones de grandes editoriales y agencias literarias, la aparición de tantas editoriales independientes y librerías de un bottom up muy vital y creativo. Estamos en un momento muy complejo y no se puede ser dogmático, por un lado en papel perecería que está en crisis, y lo está en parte pero a la vez tiene mucha vitalidad. Estamos en un momento revolucionario y de alta transformación.

¿No tenéis miedo de caer en las rutinas de una feria convencional?

Kosmopolis nace precisamente porque las ferias del libro y los festivales convencionales de literatura del s.XX eran un modelo consagrado pero ya hecho. Nosotros lo que queríamos era hacer algo nuevo. No es una cuestión de ego ni de excesiva arrogancia, pero lo que Kosmopolis fue proponiendo de alguna manera se ha ido cumpliendo. Tuvimos la intuición de cómo estaba cambiando todo en relación a la literatura y la manera de concebirla y creo que en eso hemos acertado. Sobre todo en la investigación de los diferentes tipos de formato: una cosa es escribir y otra presentar la literatura en público. La puesta en escena es uno de los grandes retos, sin perder rigor las cosas se pueden hacer con encanto.

Esta año aumentáis de 3 a 5 días, es un síntoma de buena salud

La crisis en cultura ha afectado mucho y los recortes han sido importantes. Este año cobramos un nuevo impulso a partir de haber trabajado mucho, hemos logrado cosas realmente potentes en condiciones de máxima austeridad con alianzas, con ayudas, con redes, tratando de hacer de la necesidad, virtud. Es un festival potente, creemos que somos es el gran festival de literatura de Barcelona.

Es de suponer que Kosmopolis viene a reforzar la candidatura de Barcelona como ciudad literaria de la Unesco…

En este sentido, es un buen momento. Si existe, como se está intentando, una verdadera unión de fuerzas de lo que significa Barcelona como ciudad literaria, será imbatible en algunos aspectos. Es todavía una de las capitales de la edición hispanoamericana, con una literatura catalana que funciona cada vez mejor, una red de bibliotecas realmente impresionante, con festivales de literatura y de género, con centros como el CCCB que dedica tantas exposiciones a la literatura. Si se saben vertebrar bien los elementos, no hay duda de que Barcelona es una de las grandes ciudades de la literatura a nivel europeo. La candidatura a Ciudad Literaria ayuda a evidenciar toda la potencia de Barcelona, y dentro de eso el CCCB y Kosmopolis juegan una carta importante.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha