eldiario.es

Menú

DOCfield: el quid de la cuestión fotográfica

DOCfield consolida Barcelona como una de las capitales de la fotografía documental del sur de Europa y el Mediterráneo

El festival promueve una mirada crítica y realista del mundo a través de una fotografía documental que cuenta historias personales y globales

- PUBLICIDAD -
C:\fakepath\Zizola.jpg

Exposición 'La profundidad del silencio' de Francesco Zizola en el Museu Marítim / MMB

Respaldado por la gran afluencia de público del año pasado (más de 134.000 visitantes), con más recursos económicos (102.000 euros de presupuesto) y con la respuesta positiva de las personas y entidades implicadas en anteriores ediciones, DOCfield ha ampliado el festival con nuevos formatos, más contenidos y la mirada local. En este sentido, Sílvia Omedes, directora de Photograhic Social Vision, apunta que “es importante que un festival de fotografía documental en Barcelona hable de nuestro propio entorno”.

Más de 100 autores muestran sus fotografías en 40 exposiciones, con la participación de 34 sedes como galerías, centros cívicos, museos y otras salas alternativas. Es el plato fuerte del festival, que este año ofrece la novedad de siete rutas organizadas por barrios: Ciutat Vella, Poble Sec, Poble Nou, Eixample, Gràcia, Nou Barris y Sarrià.

Bajo el lema “The Heart of the Matter” (el quid de la cuestión), la tercera edición del festival está orientada a promover una mirada crítica y realista del mundo a través de una fotografía documental que cuenta historias personales y globales. Jessica Murray, directora artística del certamen, 17 exposiciones son propuestas suyas, nos propone que la manera más fácil de salvar la distancia entre dos personas es la combinación de una imagen eficaz y una historia bien contada. Con esa premisa, explora diferentes métodos de narrativa visual mientras aborda algunas de las temáticas más importantes y emblemáticas de nuestro tiempo, como el conflicto, la corrupción, el capitalismo global, el declive económico, la migración, la identidad, la cultura, la autodeterminación o la lucha.

Los proyectos expuestos en diferentes espacios de la ciudad de Barcelona, tanto interiores como exteriores, intentan reducir dicha separación entre las personas promoviendo el diálogo y fomentando la empatía y la comprensión. En conjunto, estas obras derrumban estereotipos, cuestionan el statu quo y, desafiando a lo habitual, apelan a la esencia de nuestra humanidad común.

Una de las exposiciones con más carga social está expuesta en la fachada del Museo Marítimo. Se trata de la muestra de Francesco Zizola La profundidad del silencio, formada por imágenes subacuáticas de gran formato del pesquero libio que naufragó en la costa de Lampedusa el 3 de octubre del 2013. De las cerca de 500 personas que traía a bordo, murieron 366. Un año después Zizola filmó los restos del naufragio de la embarcación, que se encuentra en unos cincuenta metros de profundidad, con la proa hacia el puerto de Lampedusa. Esta obra es un homenaje a las centenares de personas que han perdido la vida en busca de una vida mejor, no únicamente en aquel día trágico, sino también antes y después, en otros barcos como este, no aptos para la navegación.

Otra de las exposiciones impactantes es Blue sky days, de Thomas van Houtryve, en el Arts Santa Mònica. El fotógrafo empezó a trabajar en esta serie de fotografías hechas con drones después de escuchar el testigo de Zubair Rehman el 2013 ante el Congreso Norteamericano. El relato de este niño paquistaní partía del miedo que le hacían los días soleados porque había perdido la abuela, que trabajaba en el jardín, durante el bombardeo de un avión no tripulado. “Ya no me gustan los cielos azules. Ahora prefiero los grises. Los drones no vuelan cuando el cielo está gris”, declaró el chico, que resultó herido junto con su hermana durante el ataque. Van Houtryve cambió la lógica de los hechos y aplicó las mismas medidas de vigilancia a sus compatriotas.

Cabe destacar la colaboración de DOCfield con el prestigioso festival VISA pour l’Image de Perpiñán que presenta tres de las exposiciones de su última edición. Los norteños, sobre la guerra de Vietnam,   El tren de los Olvidados, sobre la línea de ferrocarril rusa, de más de 4.000 Km, y Ucrania, de Maidan a Donbass, ganador del VISA de Oro 2014.

Las muestras integradas al paisaje urbano también son protagonistas gracias a los formatos alternativos a pie de calle. Los visitantes encontrarán en las persianas de 120 tiendas de toda la ciudad, y también cerca de los mercados públicos, el proyecto “Diálogos invisibles” de Joan Tomàs, que presenta un conjunto de retratos imprimidos de inmigrantes para dar voz a su situación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha