eldiario.es

Menú

Hamburgo, donde la riqueza surgió del agua

Su puerto, creado en 1189, es la puerta de Alemania al mundo y uno de los más grandes del planeta

El antiguo barrio obrero de Sankt Pauli anima la vida nocturna de la ciudad con sus discotecas, pubs, casinos y prostíbulos

La ciudad es uno de los centros comerciales más importantes del país, con los barrios de Sankt Georg y Neustad como lugares preferidos por los locales para hacer sus compras

- PUBLICIDAD -
Alster de noche.

Alster de noche. PABLO SUÁREZ

El agua es la fuerza motriz de toda naturaleza. Con esta sentencia el artista del Renacimiento Leonardo da Vinci ponía en valor la importancia del líquido elemento para el desarrollo de la vida a su alrededor. En la ciudad-estado de Hamburgo esta máxima se cumple a rajatabla puesto que todo su desarrollo y crecimiento se fundamenta en el magnífico caudal del río Elba que atraviesa la ciudad de oeste a este. Desde su fundación en el siglo IX la vida de los hamburgueses ha estado vinculada estrechamente a la generosidad con que el Elba ofrecía sus aguas a la agricultura y a la pesca. Pero lo que realmente supone un punto de inflexión en la historia de Hamburgo es la construcción del puerto en el siglo XII. Una infraestructura que con el paso de los siglos se ha convertido en una de las más importantes bases de Europa y a su vez ha hecho de Hamburgo una de las regiones más ricas –y caras- del continente.

Barco de carga entra al puerto.

Barco de carga entra al puerto. PABLO SUÁREZ

Solo hay que andar un rato por las calles colindantes de Hafen City –ciudad portuaria- para darse cuenta del gran nivel de vida que han disfrutado los hamburgueses a lo largo de la historia. En sus alrededores se encuentra Speicherstadt – ciudad de los almacenes, la más extensa del mundo- construida entre 1883 y 1927. Se trata de un conjunto arquitectónico de estilo neogótico donde predominan las paredes de ladrillo rojo culminadas por tejados de cobre que otorga ese color turquesa tan reconocible en la arquitectura del norte de Europa. Estos antiguos almacenes se encuentran atravesados por canales fluviales que antaño servían para cargar y descargar las mercancías directamente del almacén a los barcos. En la actualidad estos edificios han sido restaurados y albergan multitud de curiosidades como Miniatur-Wunderland –un museo de miniaturas que muestra una maqueta de la ciudad con todo nivel de detalles-, el Speicherstadt Museum –para conocer la historia del puerto- y variedad de tiendas de artículos exóticos y artesanías como el ineludible Harry’s Hamburger Hafenbasar.

Al otro lado de la avenida am Sandtorkai se observa el contraste que supone la parte moderna de Hafen City. Atravesando Grosser Grasbrook se levantan multitud de acristalados edificios de nueva construcción alternados con un horizonte de grúas que ofertan nuevas promociones de pisos de lujo con vistas inmejorables al otro lado del Elba. Al fondo, entre las calles, se divisa el nuevo edificio Elbphilarmonie Hamburg, cuyas obras terminaron en octubre, y supone un nuevo elemento icónico en el Skyline y la oferta cultural de la ciudad.

Speicherstadt y Elbphilarmonie Hamburg al fondo.

Speicherstadt y Elbphilarmonie Hamburg al fondo. PABLO SUÁREZ

   

Sankt Pauli y ‘la milla del pecado’

Hamburgo es una ciudad extremadamente llana y, aunque dotada de una muy eficiente -y asequible- red de transporte público, es muy recomendable recorrer sus barrios a pie para no perder ningún detalle de su ambiente y entorno.

Dejando atrás Hafen City en dirección al emblemático barrio de Sankt Pauli se puede realizar una parada en el Fischmarkt –la lonja local- que abre cada domingo y es un lugar de encuentro de miles de hamburgueses que degustan las delicatesen propias de la zona. Sankt Pauli es un barrio de tradición obrera que se ha terminado convirtiendo en un importante centro turístico de la ciudad. Es conocido como el Barrio Rojo dada la cantidad de prostíbulos, pubs, teatros, hoteles y salas de juegos que existen en la zona, como es común en ciudades con grandes puertos o zonas litorales. Su arteria principal es Reeperbahn que atraviesa el barrio de uno a otro lado. Esta avenida se llena de vida cuando el sol de la tarde cae y se encienden sus luces. En ella se puede encontrar todo tipo de tiendas y negocios, desde pequeños supermercados, tiendas de productos locales pasando por restaurantes de comida rápida a negocios de compra-venta de todo tipo de armamento. En la misma calle podemos encontrarnos la comisaría de policía del distrito reconocida por su particular arquitectura. Además en el cruce con la calle Grosse Freiheit se sitúa la Beatles-platz, en honor a la banda de Liverpool, ya que este barrio fue clave en el crecimiento musical y personal del grupo mucho antes de hacerse mundialmente famosos.

Reeperbahn se prepara para una nueva noche de ocio.

Reeperbahn se prepara para una nueva noche de ocio. PABLO SUÁREZ

 

De compras por el centro

En su extremo este Sankt Pauli delimita con el jardín botánico Planten un Blomen –uno de los pulmones verdes de la ciudad- que a su vez hace función de tope con la zona centro de Hamburgo y los barrios de Neustadt y Sankt Georg. Esta es una zona en auge comercial y es donde se nota con total claridad el poder adquisitivo de los habitantes.

El centro de la ciudad está coronado por el lago Alster desde sus aguas emergen varias calles y avenidas principales. En esta área da la impresión de no haber edificios de viviendas. Los edificios tienden a ser modernos y acristalados, con multitud de galerías comerciales en sus bajos, que los dotan de un aspecto de sedes empresariales y de oficinas. En estas calles hay multitud de tiendas de ropa de firma y las clásicas multinacionales textiles que cohabitan en todas las grandes ciudades del mundo. Resulta llamativa la gran cantidad de tiendas de ropa para hombres y el alto número de vehículos de gama alta que circulan por esta zona, lo que deja claro el alto nivel de vida de las personas que por aquí transitan.

 

Por otro lado, los barrios de Sankt Georg y Neustad son los lugares donde se han asentado las nuevas clases medias jóvenes de la ciudad. En ellos conviven con pequeños reductos de inmigrantes, sobre todo turcos, y se alternan los negocios y mercados de productos exóticos con las nuevas y pujantes tiendas de artesanías y diseñadores emergentes locales como Frohstoff o Kaufhaus Hamburg. En los aledaños a la Hauptbanhof –estación central- es muy recomendable hacer una parada en la cafetería – store Mutterland. Un lugar especial, donde degustar gran variedad de productos gourmet artesanales propios de la región y lugar de reunión para muchos jóvenes hípsters de Hamburgo. Estos son, con diferencia, los barrios más vanguardistas y se han ido transformando en una de las mejores zonas para ir de compras y hacer vida cultural alternativa en la ciudad.

Sin duda Hamburgo es una gran desconocida en el circuito de grandes ciudades turísticas, pero sus calles albergan muchísima oferta cultural, gastronómica y comercial. Merece la pena pasar unos días en ella y darnos cuenta de su grandeza.

Vueling vuela a Hamburgo desde Barcelona.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha