eldiario.es

Menú

Las Palmas de Gran Canaria, la ciudad desconocida

Desde 2015 la capital de Gran Canaria ha vuelto a situarse entre los destinos favoritos de los turistas europeos

Los pintorescos barrios obreros de la ciudad ofrecen una estampa poco explorada por los visitantes y cada vez más valorada por los locales

La playa de las Canteras es el principal atractivo para los turistas pero también para los vecinos que la disfrutan todo el año

- PUBLICIDAD -
Joven surfeando en las Canteras con la ciudad al fondo.

Joven surfeando en las Canteras con la ciudad al fondo. PABLO SUÁREZ

Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad desordenada y moderna. Fundada a finales del siglo XV no ha cesado en su crecimiento siempre vinculado al poder estratégico y económico de su puerto hasta llegar a ser la ciudad que hoy conocemos. Este desorden urbano se debe, sobre todo al éxodo rural y al auge de la inmigración peninsular en el desarrollismo franquista donde la ciudad se vio obligada a acoger a decenas de miles de nuevos habitantes en diversos barrios construidos ad-hoc. Barrios –en su mayoría- carentes de personalidad,  en los cuales no se ha respetado la arquitectura tradicional, plagados de edificios de diferentes estilos y alturas carentes de todo concierto.

El barrio de San Antonio muestra una arquitectura colorida y ecléctica.

El barrio de San Antonio muestra una arquitectura colorida y ecléctica. PABLO SUÁREZ

Pero no todos los nuevos núcleos de población surgidos al albor de los años 60 se pueden calificar de esta manera. Hay ciertos lugares que han logrado crear una identidad propia e incluso se han convertido en iconos estéticos de la ciudad. En este grupo se encontrarían los barrios de San Nicolás, San Juan o San Roque. Situados en las laderas de las montañas que franquean a la parte baja de la ciudad, estos barrios son asentamientos autoconstruídos por obreros y agricultores en búsqueda de un futuro mejor. Suponen una visita interesante si eres amante dela fotografía dado el colorido de sus fachadas y las increíbles panorámicas de la ciudad que desde sus atalayas se obtienen.

Cultura de mar

A la entrada de la ciudad por la cara sur encontramos uno de los vecindarios más pintorescos y auténticos de Las Palmas de Gran Canaria. Se trata del Barrio Marinero de San Cristóbal, un reducto en la ciudad resistente a la especulación y a las grandes construcciones. Se podría decir que es un pueblo de pescadores engullido por la gran ciudad. Sus calles estrechas apenas dan cabida al tráfico rodado y por sus rincones se pueden encontrar a los vecinos reunidos en la puerta de sus casas charlando, jugando a la baraja o echando una partida de dominó. Es también un barrio donde priman las viviendas de autoconstrucción, enraizadas desde primera línea del mar que con el paso del tiempo ha descascarillado la pintura de sus multicolores fachadas. San Cristóbal es un gran desconocido por los turistas que visitan la ciudad y es frecuentado principalmente por visitantes locales de otros barrios capitalinos que disfrutan de la brisa marina y el olor a sal que se percibe dando un paseo por su avenida marítima. Este barrio pesquero es reconocido, además, por la cantidad de restaurantes y bares donde degustar pescado y productos marinos de gran calidad. Es recomendable hacer una parada en el restaurante de la cofradía de pescadores que ofrece una comida notable a un precio muy ajustado.  

Calle Cano y alguna de sus terrazas de moda.

Casas de autoconstrucción en la Playa de San Cristóbal PABLO SUÁREZ

 

De tiendas por el centro

Si atravesamos el casco histórico de Vegueta llegaremos a una de las zonas comerciales más especiales de la capital. Se trata del distrito de Triana, centro neurálgico y administrativo de Las Palmas de Gran Canaria y el lugar hacia donde la burguesía pudiente hizo crecer la ciudad vieja más allá del barranco de Guiniguada en dirección al antiguo muelle de la ciudad. En sus calles se encuentran edificios de arquitectura  de estilo neocanario datados entre finales del siglo XVIII y principios del XX donde priman los grandes ventanales y las vistosas portadas decoradas con piedra de cantería local. Desde sus comienzos fue el barrio comercial por excelencia y en la actualidad acoge las tiendas más exclusivas y auténticas de la ciudad. Al margen de la architransitada Calle Mayor de Triana, encontramos en calles como Viera y Clavijo, Pérez Galdós y Cano, donde se abren hueco pequeñas tiendas de diseñadores locales como Trastornados o tiendas hípsters como Regaliz Fun Wear. Además estas calles son conocidas por el gran número de negocios de restauración de calidad como Deliciosa Marta o Qué Leche, considerados de los mejores de la ciudad.

Calle Cano y alguna de sus terrazas de moda.

Calle Cano y alguna de sus terrazas de moda. PABLO SUÁREZ

Ciudad de museos

Para conocer más sobre la historia de esta ciudad siempre es bueno visitar alguno de sus museos principales. Uno de los más interesantes y en auge de popularidad y en organización de eventos es el Museo del Castillo de Mata. Inaugurado en 2015 acoge el recorrido histórico de Las Palmas de Gran Canaria y su relación con el mar desde su fundación hasta la actualidad. El museo está situado en uno delos baluartes defensivos de la ciudad destinados a enfrentar los ataques de piratas y corsarios entre los siglos XVI y XVII. Una de las invasiones más importantes que sufrió la ciudad fue la del pirata holandés Pieter van der Does, que fue derrotado gracias a la dura resistencia de los ciudadanos y que dejó gran parte de la ciudad arrasada. El castillo de Mata sufrió desde entonces diversas reformas y fue utilizado hasta bien entrados los años 90 como acuartelamiento del ejército  español.

Vista exterior del Museo Castillo de Mata.

Vista exterior del Museo Castillo de Mata. PABLO SUÁREZ

Otro de los museos ineludibles para conocer la historia prehispánica del archipiélago es el Museo Canario, situado en Vegueta. Este museo guarda entre sus paredes multitud de piezas arqueológicas del pasado aborigen y una gran colección de momias canarias únicas en el mundo. Además alberga una de las bibliotecas más importantes de la isla y el archivo histórico de la isla de Gran Canaria.

Saboreando la noche isleña

Además, esta ciudad cuenta con una variada vida nocturna. Las Palmas de Gran Canaria se ha sumado a la moda de reconvertir antiguos mercados de barrio en centros gastronómicos de primer orden. El antiguo Mercado del Puerto es ahora un centro de ocio clave en la ciudad. Cada fin de semana se dan cita cientos de personas para degustar tapas y delicatesen de todos los rincones del mundo acompañadas de los mejores vinos y cervezas locales y de importación. Esta iniciativa ha revitalizado esta zona de la ciudad otrora deprimida, pasando a ser un referente en la zona portuaria y situada a dos pasos de la playa de las Canteras. Por otro lado la asociación de empresarios de la restauración de Vegueta –casco antiguo de la ciudad- se ha propuesto desde hace unos años devolver la vida nocturna a este distrito. Para ello han puesto en marcha iniciativas como los jueves de cañas y tapas o la celebración de eventos internacionales como el Oktoberfest o la fiesta de St. Patrick con gran éxito de público.

Para pasar la tarde y noche de viernes y sábado otra zona interesante son los aledaños del auditorio Alfredo Krauss y el Parque de la Música, en el otro lado de las Canteras. En esta zona se celebra la ruta playa viva que da lugar a la organización de conciertos simultáneos en diferentes plazas del barrio de Guanarteme y en diversos garitos de la avenida de la playa.

La mejor playa urbana de Europa

Como no puede ser de otra forma, en nuestra visita a la capital de Gran Canaria no puede faltar un baño en las limpias aguas de la playa de Las Canteras. Joya de la ciudad y lugar de esparcimiento por antonomasia de los vecinos de la ciudad donde disfrutar de sus 22 grados de temperatura media anual. Además es foco de atención de todo tipo de deportistas, aunque predominan los deportes acuáticos como el surf y el body board en la zona conocida como la Cicer. En esta zona de la playa han proliferado numerosos hostales y escuelas para surferos que han sabido explotar este nicho de mercado que demandaba este tipo de ofertas desde hace muchos años.

Es, por tanto, Las Palmas de Gran Canaria una ciudad abierta, cosmopolita y moderna, como ciudad portuaria que es. Pero por otro lado y a pesar del crecimiento desordenado, ha conseguido mantener y crear una nueva idiosincrasia que la convierte en una ciudad muy interesante para conocerla como corroboran los crecientes datos de turistas que la visitan cada año.

Vueling vuela a Gran Canaria desde Barcelona.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha