eldiario.es

Menú

¿Es bella, la arruga?

Con el declive del modelo patriarcal de familia y el brutal avance de los deshumanizados modelos económicos   basados en la competitividad global e individual, las personas mayores han ido perdiendo el lugar que ocupaban  tanto en la vida familiar como en el reconocimiento social.  Están desapareciendo el trato deferente, el respeto por la sabiduría y el trabajo acumulados utilizando para ello dos tipos de discurso que, aunque distintos, van   invisibilizando valores profundamente humanos. El filósofo Reyes Mate en el prólogo de unos de  sus estupendos libros y  refiriéndose a una  respuesta de la administración  al inevitable paso del tiempo, dice haberse sentido  “descatalogado.” No es un caso único. La desvalorización social se expresa de forma cotidiana,  de mil formas distintas. Desde los estamentos oficiales, por un lado, y es tan solo un ejemplo,  se exhiben machacones cálculos sobre el coste de las pensiones actuales e incluso en una  fría operación matemática se calcula lo que va a representar mantenerlas dentro de cincuenta años. Se sueltan las cifras con la contundencia de lo  científicamente  incontestable, como si no hubiera otra forma  de priorizar ni de calcular. Se hace, además, cuando nadie sensato es capaz de prever lo que va a ser de este mundo dentro de cincuenta años.  Otras  formas de ocultamiento de la existencia de mayores,  van apareciendo, algunas mejor intencionadas que otras. El benevolente olvido de su existencia  se acompaña a menudo de específicos fenómenos de negación.   


Algunos nos recuerdan aquella época en que se negaban los efectos de la menopausia sobre las mujeres atribuyendo  su  malestar estrictamente a causas psicológicas y sociales. En este caso  es frecuente  toparse con escritos y trabajos que  tienden a trivializar  y alegremente desdramatizar las diferencias que establece el paso del tiempo en los cuerpos y las mentes de  hombres y mujeres, negación que podría  simbólicamente resumirse en aquel afortunado eslogan “ la arruga es bella…”. Pero a la vez, se expande un potente mercado que ofrece ocultar el paso del tiempo y sus consecuencias mediante operaciones estéticas, cremas milagrosas, autoayudas varios etc. etc.  Lo cierto  es que, las personas mayores resultan  socialmente poco relevantes como seres humanos completos y  se les suele ver  frecuentemente, como farragoso objeto de  gasto o también  en tanto objeto de un ávido mercado. De vez en  cuando, sin embargo, aparecen discursos tan sensatos como los que .expone  Phyllis Korkky en un articulo reciente.. Basándose en una serie de estudios nos dice que un cerebro anciano es más lento pero también mas sabio y utiliza su saber acumulado para responder mejor en  muchas situaciones, Sabiduría que consta de tres ingredientes clave: conocimiento, reflexión y compasión, La vejez, es una etapa mas de la vida, según Eric Ericsson: la ultima, cierto, con sus problemas…. Pero ¿no tiene sus problemas ser niño? ¿O joven? ¿O adulto responsable?

Seguir leyendo »

Mandona

Hace unos días leíamos en los medios de comunicación que la esposa de Pep Guardiola había adquirido en Alemania fama de mujer “mandona”.

En esos mismos días, empezaba a propagarse por la red una campaña, diseñada y elaborada de manera muy inteligente, y liderada por Sheryl Sandberg, la brillante número dos de Facebook. Adivinen cuál es el eslógan de esa campaña: Ban Bossy, es decir, “prohibido (decir) mandona”. La campaña apunta alto; cuenta con colaboradoras tan populares y dispares como Condolezza Rice o Beyoncé. Esta última aporta un lema que no tiene desperdicio: “Yo no soy mandona. Soy la jefa”.

En realidad, la coincidencia entre ambas noticias no es una casualidad.

Seguir leyendo »

Can Vies, también en femenino

A medida que pasan los días resulta más obvio que el movimiento social articulado en apoyo a Can Vies expresa, al tiempo que un profundo malestar de una parte de la ciudadanía, un deseo intenso de construir un mundo nuevo, ese que parece tan difícil en la Europa de la troika. No me estoy refiriendo, claro está, a los actos de violencia, siempre condenables, sino a los cientos de personas que, pacíficamente, nos dicen cosas tan hermosas como “Construim alternatives” o “No podreu desallotjar els nostres somnis” o bien “Can Vies és i serà un espai de llibertat”.


Esos mensajes escritos en pancartas, fácilmente trasladables a la extensión que twitter permite, han sido  difundidos ampliamente y recabado mucha simpatía o tal vez mejor debería decir, empatía, precisamente porque muchas otras personas no ligadas a Can Vies ni habitantes del barrio de Sants han visto reflejados en ellos sus anhelos de un nuevo modo de entender la ciudad y la convivencia.

Seguir leyendo »

10 años de dones en xarxa, #donesenxarxa10

Dones en xarxa cumplimos diez años (2004-2014) y para celebrarlo hemos adaptado nuestro concurso Femitic a Femitic10, con nuevos formatos adecuados a los nuevos tiempos, más ágiles, más cotidiano, más diario, Instagram.

Durante estos meses os invitamos a publicar fotos en favor de los derechos de las mujeres con la etiqueta #donesenxarxa10 en las redes sociales y una vez a la semana, destacaremos una. Podeis publicar la foto en cualquier red pero es muy importante que esté bien etiquetada para localizarla. Os podeis inspirar en las fotografías de las anteriores ediciones de Femitic.

Femitic10 y #donesenxarxa10 nacen para llenar el vacío de la presencia de las mujeres en la red (como reflejo de la sociedad en la que vivimos), para promover la participación de las mujeres en internet y para conseguir la generación de sinergias.

Seguir leyendo »

10 preguntas sobre #BringBackOurGirls

"He secuestrado a vuestras hijas y las venderé como esclavas en el mercado, en nombre de Dios". Dijo Aboubakar Shekau, líder del grupo terrorista islamista radical Boko Haram. Una afirmación cargada de conceptos que implican opresión a las mujeres. Tres palabras son muy significativas: vuestras, venderé y Dios.

"Vuestras". Se trata de un adjetivo posesivo, su significado es claro, las mujeres son propiedad de los hombres. ¿Cuando las mujeres dejarán de ser consideradas como propiedad de un hombre o de algunos hombres?

La "Venta" de mujeres es tan antigua! Explotación, esclavitud y prostitución. Mientras se vendan mujeres, todas las mujeres seguiremos siendo consideradas  objeto y no  sujeto en la sociedad ¿Cuando será un objetivo social acabar con las mujeres como mercancía para poder ser todas ciudadanas?

Seguir leyendo »

Sobre subjetividad política y feminismos

Hemos visto, a las Sras. Diputadas del Grupo Popular aplaudir con entusiasmo la  voluntad del gobierno de modificar la  vigente ley de Interrupción del embarazo, para  sustituirla por otra que facilita que el  cuerpo de la mujer se convierta en un cuerpo “intervenido” en el que muchos pueden mandar, menos ella.  Y, viendo este triste espectáculo, y recordando las muchas batalles  internas dentro del partido socialista y las muchas y antiguas movilizaciones feministas para lograrlo, una no puede dejar de preguntarse si ha hecho bien en propiciar la presencia de mujeres en ámbitos de poder (sea político, económico, cultural etc) que tanto condicionan la vida de la ciudadanía y en ese caso concreto de las mujeres. Cabe preguntarse de qué ha servido  tanto esfuerzo (recordemos la critica a las cuotas primero, a la paridad, de esta derecha)  si, a la postre, ellas se comportan  como ellos y aceptan con  entusiasmo, una clara  derrota para los derechos  de las mujeres. Y perpetúan, con su actitud, la muy arraigada convicción de que hay una sola y única manera de hacer y estar en política y unos únicos contenidos y temas relevantes dignos de ser tomados en serio por lo “publico”. ¿Qué transformaciones  aporta de nuevo  a nosotras y al conjunto de la ciudadanía  el hecho de que  haya tantas diputadas y algunas mujeres en ámbitos de tanta responsabilidad?

Una cosa esta clara: el hecho de ser mujer-en sí mismo-no significa gran cosa en cuanto a cambios en profundidad de contenidos, métodos de trabajo y estilos, a pesar de que  la sociedad en su conjunto y las mujeres especialmente están necesitando nuevas maneras de hacer política,  nuevas metas, nuevos contenidos que se ajusten más  a la realidad cotidiana, a las necesidades de la ciudadanía.

Necesidades y derechos  que parecen haber desaparecido de la agenda pública, tragados por  una manera destructiva de afrontar  esta crisis que es a la vez económica social y ética. Algo tiene de bueno, sin embargo la presencia en la primera línea de la vida política: visualiza la existencia de mujeres preparadas  para ocupar lugares de relevancia social y mediática. Y su presencia y actividad  cumple con el mandato de la igualdad de oportunidades- por lo menos en este terreno tan peleado- para hombres y mujeres. En cierta forma  cumple algo que es de justicia en el marco de los Derechos Humanos, los de la Mujer. Pero, y no es poco, ahí nos quedamos. Y no es suficiente.  

Seguir leyendo »

La paradoja del trabajo a tiempo parcial

El trabajo a tiempo parcial sigue siendo un trabajo fuertemente feminizado. Así lo demuestran las estadísticas. Según datos de Eurostat (2013), el trabajo a tiempo parcial representa en España el 25,5% del empleo femenino y sólo el 7,6% del empleo masculino. Si consideramos el total de personas trabajadoras ocupadas a tiempo parcial, más del 70% son mujeres. Así, de las 140.200 nuevas contrataciones a tiempo parcial registradas durante el año 2012, el 72,32% correspondieron a mujeres (VII Informe perfil de la mujer trabajadora - Adecco).

Este dato " objetivo" permite explicar en parte la brecha salarial entre mujeres y hombres en España, que Eurostat situó en el 17,8 % en el año 2012. En efecto, el trabajo a tiempo parcial se utiliza insistentemente como factor objetivo que explicaría y justificaría en buena parte las diferencias salariales entre mujeres y hombres, alejando estas diferencias de la discriminación retributiva por razón de sexo. Ciertamente, el acceso al trabajo a tiempo parcial debe desligarse, en principio, de la discriminación por razón de sexo. Ahora bien, no podemos obviar que el acceso al tiempo parcial tiene como telón de fondo la desigualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en la esfera doméstica y profesional.


Efectivamente, son las mujeres las que mayoritariamente siguen asumiendo el cuidado de los hijos y de otros familiares dependientes. Siendo así, para muchas mujeres, la conciliación de la vida personal, familiar y laboral no es tanto un derecho como una necesidad para poder acceder a un empleo o mantenerla. Esto implica que el trabajo a tiempo parcial se configure en muchos casos como una de las vías prioritarias para las mujeres para hacer posible la conciliación, teniendo en cuenta tanto la carestía como la insuficiencia de los servicios de atención a las personas dependientes, así como el hecho de que muchas empresas y administraciones no aplican aún medidas de racionalización y flexibilización del tiempo de trabajo.

Seguir leyendo »

¿Más incultas y más obesas?

Entro en la página web del Observatorio del Sistema de Salud de Cataluña (OSSC) de la Generalitat de Catalunya para buscar una información y me encuentro con una iniciativa que, en principio, encuentro interesante: los "Sabías que..." , unas píldoras informativas muy breves que además puedes tuitear directamente haciendo un clic en una pestaña colocada en el mismo recuadro azul. La píldora informativa va cambiando cada pocos segundos y curiosa clico en "Todos los sabías que..." y me quedo mirando fijamente el publicado el 28-02-2014: "... las mujeres con estudios primarios o sin estudios tienen 4 veces más obesidad que las mujeres con estudios universitarios".

Me quedo un rato pensando cuál es la finalidad de piar esta conclusión extraída de la Encuesta de Salud de Catalunya 2012. Los datos son categóricos al respecto, no hay duda, pero eso me hace pensar compulsivamente porque debería piar sin más.

¿Mi tuit hará que los actuales gobernantes se tomen más en serio la educación y la enseñanza en este país? ¿Mi tuit provocará que las personas que me siguen en Twitter se den cuenta de la relación entre educación y salud? ¿Mi tuit desencadenará alguna acción más allá de las redes sociales?

Tal vez estoy pidiendo demasiado a un tuit, así que no pulso el recuadro del pajarito, pero comienzo a pensar en las causas y busco más información sobre la asociación entre educación, salud y obesidad.

Pues resulta que me sorprendo cuando leo un artículo de Patricia Garrido, en el que afirma que los hábitos alimentarios y la predisposición a la obesidad depende más de los factores económicos que la educación nutricional. Es decir, que quizás está mucho más relacionada con la falta de recursos económicos que tiene una mujer con estudios primarios o sin estudios, que no con la falta de educación en sí. No es que una mujer con menos estudios no sepa cómo debe comer, sino que lo importante es el precio de los alimentos y los presupuestos que tenga para hacer la compra.

Y como a veces parece que todo pase a la vez, escucho en la radio una entrevista a José Ignacio Pérez Infante que fue director general de empleo años atrás y hoy es miembro fundador de ‘Economistas frente a la Crisis’ que comenta, a propósito de las conclusiones sobre brecha salarial entre hombres y mujeres del informe anual de la Comisión sobre la igualdad de género: "Es cierto que hay discriminación salarial, pero lo más importante es la discriminación ocupacional".

Es decir, que las mujeres cobramos menos por el mismo trabajo y también tenemos menos oportunidades de tener un empleo a tiempo completo, y esto no sólo repercute en el momento actual sino también en el momento de nuestra jubilación.

Porque en relación a la jubilación, encuentro un estudio publicado este mes de abril: "Impacto de las pensiones en la mujer. Jubilación y calidad de vida", elaborado por IESE y CaixaVida y en el que los datos afirman que a partir de la jubilación el riesgo de pobreza de las mujeres es un 12% superior que el de los hombres.

Muchos datos, demasiados para un tuit... y todo ello mucho más complicado... Y lo que más me angustia: ¿se está haciendo algo efectivo desde los diferentes estamentos políticos y sociales para solucionarlo?

La piulada continúa dando vueltas por mi cerebro, mientras termino este artículo, pero el sabor es aún más amargo al leer “según el ritmo actual de progresión, se necesitarán casi 30 años para lograr el objetivo de tasa de empleo femenino de la UE del 75%, 70 años para hacer realidad la igualdad salarial y 20 años para conseguir la paridad en los parlamentos nacionales", y pienso que quizás no lo veré...


Artículo publicado en Dones en xarxa

Seguir leyendo »

“Tócala otra vez, Sam”… ¡Pero sólo si ella quiere!

El permiso. El permiso robado. El permiso te lo doy yo, no me lo quitas tú. Si digo que no, es que no. Si no te doy mi consentimiento me estás hiriendo. No quiero que lo intentes algo más… No me gusta, no me apetece… ¡Respétame!


La campaña “No Ever” promovida por la policía de Inglaterra es la primera campaña televisiva destinada a abordar las actitudes sociales entorno a los abusos. Una falda corta no quiere decir “Puedes entrar”, un escote pronunciado no significa “Puedes tocar”…

La campaña reflexiona respecto a que nada justifica el abuso, la mujer no provoca con su ropa o comportamiento que la violen. Nos preocupamos de enseñar a las chicas a no ser violadas, pero no a los chicos a no violar. Hacen falta tantos programas integrales que aborden la educación afectiva y sexual que trabajen el saber decir que no, y saberlo aceptar…


Seguir leyendo »

El feminismo del Fondo Monetario Internacional

En la fábrica Cotton de Nueva York, perteneciente al sector textil, coser una camisa se pagaba a un dólar si lo hacía una mujer y a dos si lo hacía un hombre. Las trabajadoras decidieron protestar ante tan clamorosa injusticia y 119 de ellas se encerraron en las instalaciones de la empresa para exigir igualdad y mejora de sus condiciones laborales. Durante el encierro se produjo un incendio (presumiblemente provocado por el dueño de la fábrica) y todas murieron quemadas. Esta tragedia ocurría en marzo de 1909 y fue el motivo de que la socialista Clara Zetkin propusiera a la Internacional de Mujeres Socialistas convertir el 8 de marzo en el Día de la Mujer Trabajadora (posteriormente reconvertido en Día Internacional de las Mujeres para incorporar a todas las que realizan trabajos no remunerados en el hogar).

Pese a ser una historia antigua, sucedida hace más de un siglo, mantiene su plena actualidad a la vista de que la brecha salarial no sólo no disminuye sino que afianza su presencia en los ámbitos empresariales. Al menor poder adquisitivo de las mujeres en Estados Unidos le llaman “backwards and in high heels”, haciendo referencia al comentario expresado por la actriz y bailarina Ginger Rogers lamentándose amargamente de cobrar menos que su compañero Fred Astaire pese a que ella bailaba los mismos pasos que él pero además “hacia atrás y con tacones”. Efectivamente, la mayor dificultad no le impedía cobrar una menor remuneración y lo mismo sucede en la actualidad tanto si hablamos de actrices, como de limpiadoras, directivas o empleadas administrativas. El último estudio de UGT a este respecto publicado en febrero de este mismo año señala que las mujeres en España necesitan trabajar 84 días más que los hombres para cobrar el mismo sueldo. La erradicación de esta antigua discriminación sólo podrá lograrse a partir del diseño e implantación de planes de choque multisectoriales, desde las administraciones y en las empresas pero nadie parece estar muy dispuesto a ello.

La falta de predisposición a luchar decididamente para erradicar la brecha salarial responde, como casi todo en este tema, a prejuicios instalados en el imaginario colectivo que deprecian  y disminuyen el valor del trabajo realizado por las mujeres. Y también a la organización de la vida social que las obliga a responsabilizarse casi en exclusiva (o muy mayoritariamente) de las tareas domésticas y de cuidado no remuneradas, factor estrechamente relacionado con el anterior.

Seguir leyendo »