eldiario.es

Menú

“Feminismo para ser feliz y cambiar el país”

- PUBLICIDAD -

Este 25 de noviembre, dia internacional contra violencia machista, os propongo el lema: “ Feminismo para ser feliz y cambiar el país”. Quiero unir los términos felicidad y feminismo, porque me hace feliz  que los movimientos de mujeres hayamos acabado de conseguir un éxito de movilización, tras años de silencio y dejadez institucional ante la violencia, porque la ley integral cumple 10 años y es necesario un nuevo avance, y porque el feminismo supone defender la vida de la mujeres, pero también implica un modelo social para que las personas sean más felices.

10 años de ley integral requieren una evaluación, más allá de un gobierno, una evaluación conjunta integral propia de un reto social de primer orden, como es garantizar la vida sin violencia de la mitad de la población. La ley integral no ha sido un fracaso, aunque su despliegue ha sufrido un gran parón por los recortes sociales del gobierno de la derecha.

Estos 10 años de aplicación de la ley integral nos muestran que su objetivo final es un reto difícil de alcanzar, ya que conseguir una sociedad libre de violencia contra las mujeres implica un cambio de fondo en los valores de la sociedad, un cambio en que las mujeres seamos considerada como iguales.

Es el momento de evaluar la ley, contemplando tanto los avances, los logros , como las debilidades y los ajustes que hay que realizar para abordar con eficacia la lucha contra la violencia machista. Ya que su propósito es proteger efectivamente a todas las mujeres, para conseguir que puedan vivir libres de violencia. No olvidemos que la proporción de mujeres que han vivido algún episodio de violencia o la intensidad de mujeres asesinadas es inaceptable en una democracia plena, una democracia en la que las mujeres tienen derecho a la libertad y la seguridad.

Las mujeres tenemos más derechos y más conciencia de ellos. Nombraré los avances que ha supuesto la ley, el principal es el derecho de todas las mujeres a la prevención de la violencia machista; además la ley garantiza la atención integral de las víctimas de ésta, y a la obligación de actuar desde todos los ámbitos: judicial, policial, social, sanitario, educativo para la prevencion, deteccion y atencion ante este fenómeno.

Este 7 de noviembre tuvo lugar la marcha estatal contra las violencias de género, una gran manifestación en Madrid. Se trata de la segunda vez que en sólo un año ha habido una gran movilización feminista que consigue un gran soporte social,  situación que nunca había sucedido en nuestra democracia. Paradójicamente las feministas hemos conseguido una movilización social entorno a la marcha del #7N en un momento en que los derechos de las mujeres habían desaparecido de la agenda pública.

Cartel de una manifestana feminista

Cartel de una manifestane feminista

El gran  activismo feminista de principios de siglo, tuvo como éxito la aprobación de la ley integral por el gobierno de izquierdas, y posteriormente la presencia de la igualdad y la lucha contra la violencia en el espacio público durante 10 años, hizo avanzar en rechazo social a la violencia machista. Esa siembra de hace unos años, hace que hoy aunque la igualdad no está en la agenda pública y política, cuando las feministas reaccionamos y decidimos movilizarnos,  hace que seamos más fuertes. Las movilizaciones sociales a favor de los derechos de las mujeres actuales, son fruto de las movilizaciones de hace 15 años, y del éxito conseguido con la aprobación de la ley ,  que resultó en campañas de sensibilización y presencia pública de mensajes contra la violencia como no habíamos vivido antes, y esas acciones consiguieron más concienciación social y más adhesiones a favor de la igualdad.

Quines defendemos los derechos de las mujeres estamos en una situación más fuerte, para esta nueva oleada de movilizaciones necesaria para conseguir subir un peldaño más. Es momento de conseguir un pacto de estado contra la violencia de género, elevar la importancia institucional, los medios  destinados y las mejora de los instrumentos para garantizar la vida libre de violencia de las mujeres.

Feminismo para ser feliz y cambiar el país” decía uno de los carteles que mostraba una joven en la marcha del #7N, quiero subrayar ese mensaje que leí en la marcha de las mujeres. Los hombre y mujeres que participamos de esa marcha no sólo protestábamos contra la lacra social que supone la violencia de género, sino que el feminismo es un movimiento político y social que propone un modelo de sociedad más justo, más humano, más solidario ; evidentemente estos valores pasan por el respeto y la valoración social de las mujeres, por conseguir que hombres y mujeres compartamos como iguales todos los ámbitos de la sociedad. Una sociedad compartida y en igualdad es la garantía de una sociedad libre de violencia contra las mujeres.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha