eldiario.es

Menú

A.J. Ruz, de Sils, un enfrenamiento que ya se acerca el mes de huelga indefinida

 Las reformas laborales han hecho que las huelgas se endurezcan con efectos cada vez más dramáticos

- PUBLICIDAD -
Treballadors en vaga d'A. J Ruz de Sils    : Foto CCOO

Trabajadores en huelga de'A. J Ruz de Sils : Foto CCOO

 

Los conflictos sindicales tras las dos reformas laborales aprobadas por el PSOE y el PP con el voto positivo de CiU tienden a endurecerse. Esto hace que algunas huelgas se prolonguen con efectos dramáticos. Un ejemplo en este sentido es el de la sociedad A.J. Ruz, de Sils (Girona). El viernes, 14 de noviembre se cumplirán 29 días de huelga indefinida y en estos momentos no se ve el fin de la protesta. La empresa, se dedica a la recogida selectiva de basura y en la gestión de diversas limpieza en las comarcas gerundenses y tiene vivo el conflicto desde el 17 de octubre.


Según explica el portavoz de CCOO, Pau Gálvez, el problema se produjo hace unos meses cuando los trabajadores decidieron presentar una candidatura a delegado sindical y se pusieron en contacto con CCOO. "Justo 48 horas antes de abrirse el periodo de presentación de listas la compañía despidió al compañero que se presentaba". La reacción de los trabajadores fue rápida, convocaron huelga indefinida. Los motivos son la readmisión del despedido, conseguir el respeto de la dirección a los trabajadores e iniciar la negociación de un convenio de empresa. Casi un mes después las cosas siguen en el mismo punto.


El conflicto afecta a la mayoría de los 30 trabajadores de la empresa. Hay operarios que no se han sumado. En unos casos porque son parientes de la propietaria, en otros porque tienen problemas que no les permiten secundar a sus compañeros, explican en CCOO.


Durante el tiempo en que se mantiene la protesta se han realizado reuniones de mediación, sin ningún resultado. De hecho, el principal tema que se ha tratado en esos encuentros es el cumplimiento o no de los servicios mínimos por parte de los trabajadores, fruto de denuncias de la empresa.


Pau Gálvez espera que de la próxima reunión salga un avance. La reclamación de los trabajadores se mantiene: readmisión del trabajador despedido, respecto a los trabajadores y negociación de un convenio de empresa. Sobre este último punto se ha recibido una propuesta de la empresa consistente en hacer un acuerdo de empresa. Pero los trabajadores no lo aceptan, porque sólo afectaría a los empleados actuales, lo que les hace temer que inmediatamente serían despedidos los actuales para seguir con las mismas condiciones que les han hecho detener el trabajo.


Las condiciones laborales de los trabajadores de A. J. Ruz son extremadamente duras. "Hacen jornadas de 10 a 14 horas, lo que la semana supone sumar de media hasta 68 horas de trabajo", afirma Gálvez. Los salarios no son tan generosos: un peón, según CCOO cobra de salario base 712 euros al mes y un conductor puede llegar a los 850 euros, lo que hace que con pluses apenas llegue a los 1.000 euros en los casos mejores.

Concesiones municipales

La empresa A J. Ruz tiene muchas de las concesiones de ayuntamientos y entidades supramunicipales en comarcas gerundenses en la recogida selectiva y vial (Begur, Regencós, Pals, Fontanilles, Gualta, Serra de Daró, Ullastret, Palau-sator, Torrent, Mont Ras, Vall-llobrega, La Bisbal, Corçà, La Pera, Rupià, Foixà, Parlavà, Ultramort, Verges, Colomers, Vilopriu, Garrigoles, Albons, La Tallada, Bellcaire, Ullà, Jafre, Riells i Viabrea, Sils, Vidreres) , así como la gestión los centros de recogida de Salt, Cassà, Palamós y Celrà). El trabajo lo obtiene ganando concursos públicos con propuestas económicas muy inferiores a las de otras empresas. Esta ventaja competitiva se consigue, según los trabajadores no con una mecanización importante, sino con una explotación laboral descarnada.
La falta de acuerdo ha hecho que el campamento que tenían instalado los huelguistas ante la sede de la empresa tenga ahora un módulo prefabricado, lo que muestra la voluntad de persistencia de los trabajadores. También han puesto en marcha una caja de resistencia en la que colaboran muchos otros trabajadores de las comarcas gerundenses. En este sentido, también han recibido la solidaridad de dirigentes sindicales y diputados de partidos de izquierdas que han hecho de este caso un asunto de conciencia.

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha