eldiario.es

Menú

Usuarios del transporte público convocan 39 concentraciones en la sexta jornada contra la subida de precios

La protesta ha ido subiendo de tono y ampliando su alcance territorial más allá de Barcelona. Vecinos y sindicatos se quejan de que los billetes han subido hasta 17 veces el IPC de 2013

- PUBLICIDAD -
Documento de la campaña electoral de Xavier Trias (CiU) que muestra como el alcalde se oponía entonces a la subida de precio del tiquet de metro.

El alcalde Trias consideraba exagerado un augmento del 7% en las tarifas del Metro cuando era oposición

Diversas entidades ciudadanas, con la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona al frente, han convocado para este miércoles una huelga de usuarios y usuarias del transporte público contra la subida de las tarifas. La acción consistirá en no coger ni metros ni autobuses de la red pública entre las 20 y las 20,30 h, aunque las concentraciones se han convocado a partir de las 19 h. La protesta, convocada formalmente por la plataforma Stop Pujades Transport, es la continuación de las diversas propestas que se realizan semanalmente desde que se aprobó el último incremento de los precios, a inicios de 2014.

Las acciones, que en algunas ocasiones suponen la paralización de los trenes y autobuses, se han ido extendiendo poco a poco. En esta ocasión, además de las concentraciones en varios puntos de la ciudad de Barcelona, habrá también en Badalona, Sant Adrià, Hospitalet, Castelldefels, Cornellà, Gavà, Premià de Mar, Sant Boi, y Santa Coloma. En total habrá 39 protestas localizadas, según manifiestan los organizadores.
La protesta cuenta también con el apoyo de organizaciones sindicales como CCOO y CGT, y de partidos políticos de izquierda y otras entidades ciudadanas.

La T-10 sube 17 veces el IPC

La plataforma critica duramente el incremento de las tarifas del transporte público en el área metropolitana decidido por la Autoridad Metropolitana del Transporte (ATM). Remarcan que con la revisión de los precios se ha penalizado a la inmensa mayoría de los usuarios de tarifa integrada, que utilizan las tarjetas T-10 y la T-50/30 (cerca del 80% de los usuarios/as según la ATM), con subidas muy por encima de la inflación (17 veces el IPC en el caso de la T-10).

La Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona ve en la subida de precios un "desafío a los barrios más castigados por la crisis, el paro y los recortes" y critican que, además, hayan eliminado líneas de autobús y los autobuses de barrio los domingos y festivos.

A nivel global se pide, por lo tanto, que se reduzcan los precios y que se incremente la financiación pública del transporte en esta parte del territorio. Y se apela tanto al Estado central, que ha rebajado su aportación, como a la Generalitat que también la ha reducido de forma importante. Por tanto, se reclama que se vuelva a los precios del 2013.

Vincenç Tarrats, secretario de Política Territorial del Barcelonès de CCOO, adherida a la protesta, añade un matiz propio. "Nosotros, como sindicato, reclamamos que se convoque una mesa social del transporte, que se convierta en un marco de diálogo estable con la administración para negociar temas como la movilidad". En este sentido recuerda que hace años que se aprobó una ley de movilidad de Cataluña, pero que no se ha desarrollado. De esta norma debería salir también una reglamentación sobre la financiación, lo que tampoco ha hecho, a pesar de que cada año se repiten las protestas ciudadanas al respecto.

Curiosamente, en los últimos años cambia aceleradamente la proporción de fuentes de financiación del transporte de cercanías en Cataluña, que se acerca a un 60% aportado por los usuarios directos y un 40% aproximadamente que saldría de los impuestos. En los países del entorno hace años que la ecuación es casi al revés, un 40% aportado por los usuarios y el resto procede de los presupuestos públicos, indica Tarrats.

En la critica sobre la financiación, el sindicato CGT añade otras puntualizaciones. Considera que el dinero de más que se recaude no se destinarán a mejorar el servicio, ni a renovar las flotas de transporte. Ponen el dedo en la llaga remarcando que aproximadamente el 10% de la plantilla de transportes de Barcelona cobra fuera de convenio, lo que hace que las retribuciones de esa parte del personal sean una incógnita. Hay suman dos aspecto más. El primero es el que entienden como superpoblación de altos directivos, muchos de ellos antiguos dirigentes políticos, que pueden llegar a cobrar hasta 100.000 euros al año, y la segunda, que habiendo personal especializado a las respectivas empresas, se sigan contratando sociedades externas para realizar diversas tareas especializadas.

Sea como sea, los organizadores piensan mantener el pulso reivindicativo al ver que cada vez la protesta se extiende territorialmente más. Ni Tarrats , ni los demás convocados consultados se atreven a comparar la iniciativa en marcha, con la gran huelga de tranvías vivida durante el franquismo en la que los usuarios fueron también los grandes protagonistas de una protesta contra lo que era en un momento de crisis era una subida injustificada de los precios del transporte público. No obstante, creen que motivos para emular aquella protesta hay de sobra.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha