eldiario.es

Menú

Barcelona en Comú: otra política, otra manera de ganar

En los próximos años se tendrá que trabajar mucho en otra manera de ganar que todavía no hemos vivido, como no hemos vivido la democracia a la que aspiramos

- PUBLICIDAD -

No estamos acostumbrados a ganar. Somos los que no ganamos. Podemos jugar bien, pero no acostumbramos a ganar. A mucha gente le pasa, a la mayoría, aunque vote a los que sí ganan. Cuando el 26 de junio del año pasado se presentaba el proyecto Guanyem Barcelona, lo que ahora ha acabado siendo Barcelona en Comú y ha ganado las elecciones al Ayuntamiento de Barcelonam oíamos a Ada Colau hablar de ganar con una naturalidad que nos hacía tomar conciencia de la dimensión de lo que comenzaba. Por mucho que en los debates, y fuera de ellos, se insiste que Barcelona en Comú ya había gobernado porque ICV, incorporada al proyecto, lo hubiera hecho, esto no se ajustaba a la realidad. Este es un proyecto ciudadano de quien nunca ha ganado y ahora quiere hacerlo porque ya no puede más. Los partidos se han sumado a él, se les ha ido a buscar, pero para un proyecto que no será el mismo que ellos serían fuera del mismo.

No haber ganado no significa, sin embargo, ser perdedores, ni derrotados. No haber ganado no significa no poder hacerlo. Y lo más importante, no ganar, en el sentido del uso mayoritario de este verbo, no significa no haber ganado de otra manera. Y mucha de la gente que se encontró en Guanyem Barcelona ya había ganado porque había vivido, por ejemplo, qué se podía hacer desde la PAH, desde el movimiento vecinal, feminista, estudiantil... La historia nos muestra como una experiencia de movilización satisfactoria nos puede llevar a conseguir otra. Dicho de otro modo: un "Sí, se puede" no es extraño que pueda llevar a otro "Sí, se puede". Barcelona en Comú puede ser visto como un proyecto que acumula diversidad de experiencias en el que personas han intentado organizarse para transformar ese mundo que consideraban inaceptable. Experiencias que no fueron todo lo exitosas que se quería y que la historia de los de arriba no ha llevado hasta nosotros. Las hemos tenido que arrancar al silencio. Cada uno tendrá las suyas en la cabeza y no conviene hablar por quien ya no está. Pero estoy convencido de que muchas de estas personas verían en Barcelona en Comú su referente, como lo han hecho Josep Fontana y Maria Salvo. El acto #FemMemòria era mucho más que un acto de las habituales campañas electorales que vivimos.

El proyecto se ha desarrollado trabajando para ganar. Se ha trabajado día a día con conciencia de lo difícil que sería hacerlo, pero sabiendo que era posible. Se quería conectar con la gente que lo está pasando mal, que no quiere seguir aceptando esta realidad y que podía confiar. Se quería reconocer la pluralidad de las personas que estaban en esta situación. Se quería elaborar colectivamente, de forma inclusiva, propuestas radicales (que vayan a la raíz de los problemas) y aplicables. Se quería máxima preocupación por los derechos de las personas y para conseguir garantizarlos. Se quería insistir en la necesidad de construir la democracia que no tenemos. Se quería reivindicar la unión de la ética y la política, por lo que se comenzó por un código ético. Se quería ser coherente en el decir y el hacer. Se quería organizarse y hacer todo esto rápidamente pero con coherencia con los valores y los principios defensados. Se quería hacer política de otra manera. Hay muchos se quería. Todo ello se ha querido hacer. Todo esto está en el programa electoral, en tiempos de partidos que ya no hacen. Y todo esto se ha querido comunicar de la manera más efectiva para un equipo muy potente a partir del diseño, las redes, los actos en los barrios, las publicaciones, las apariciones en los medios...

Ahora ya estamos en el día después de las elecciones y pronto tocará entrar en la institución, y por la noche electoral ya hemos escuchado mensajes del Presidente de la Generalitat sobre su preocupación por el gobierno de la capital. Ahora llega el momento de hacer todo esto posible. Y llega el momento de ver otra cosa que Ada Colau ya anunció en la presentación de Guanyem Barcelona. Hacia el final de su intervención apelaba a la experiencia como activistas de muchas personas asistentes para tener muy presente la fuerza de los lobbys y de los diferentes intereses centrados en la ciudad de Barcelona y decía: "No somos ingenuas y sabemos que incluso consiguiendo ganar unas elecciones, en este caso municipales, que estoy segurísima que lo podemos conseguir... Ni tan siquiera ganando estas elecciones estaríamos seguras de ganar... Sólo podríamos ganar si en este proceso desde hoy mismo somos capaces de abrir un proceso muy amplio donde empecemos a generar una movilización ciudadana que vaya mucho más allá de las elecciones y que el día después de las elecciones sea la autora, la protagonista, de todos los cambios que queremos hacer. Sólo así podremos ganar" No se puede ganar sólo entrando en el ayuntamiento. No se puede entrar delegando en las personas que nos representarán y que aparezca la despreocupación. No se puede ganar sin una ciudadanía organizada, plural, activa, participativa, que ejerza de contrapoder frente, o en soporte, del gobierno de la institución. No se puede ganar sin conseguir una cultura democrática que ahora no tenemos. No se puede ganar sin que ganemos todas. No se puede ganar si no se hace en común. En los próximos años se tendrá que trabajar mucho en esta otra manera de ganar que todavía no hemos vivido, como no hemos vivido la democracia a la que aspiramos. En los próximos años veremos si se consigue.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha