eldiario.es

Menú

De sujetos o marionetas

La unilateralidad, la superación del parlamentarismo y la apertura y retorno del marco de decisión a la sociedad civil es la mejor manera para acabar con el 'processisme'

- PUBLICIDAD -

La aprobación de las conclusiones de la comisión del proceso constituyente sitúa un nuevo capítulo agridulce en la tensión interna de eso que llamamos 'Procés'. Lo de las cosas blancas y negras: por un lado, las tensiones internas; por otro, las externas.

A nivel interno, marca sin duda un punto de inflexión, que ya veremos cuando dura: por primera vez, el Parlament –y con él, el Govern de Junts pel Sí– hace caso omiso de una resolución del Tribunal Constitucional. Fuera bromas: desde que el 9 de noviembre de 2015 se aprobara la declaración de desconexión, JxSí se la había pasado por el forro sistemáticamente. De facto, la había convertido en papel mojado.

Pero también en clave interna hay un punto negativo: situar el referéndum como tercer elemento de la lista de desconexión demuestra el peso que aún tiene el 'processisme' de JxSí y las pocas ganas de una desconexión real, es decir, de la unilateralidad hacia la independencia. Porque hay que hablar claro: después de que incluso el ANC aprobara por amplia mayoría posicionarse a favor del referéndum unilateral de independencia, hacer una apuesta política por un "mecanismo unilateral de ejercicio democrático" es marear la perdiz.

Hace falta unilateralidad en la acción de un sujeto que, a falta de construirse en clave verdaderamente nacional de los Países Catalanes, no puede seguir supeditado a los dictados de Madrid. Y cuando digo Madrid me refiero al Tribunal Constitucional, pero también en el Congreso de los Diputados. Y de ahí salen hilos que mueven marionetas o se dirigen marionetas que quieren que cambien los hilos. Vaya, los de Catalunya Sí Que es Pot y el Partit Demòcrata Català.

Empecemos por estos últimos. Mientras su partido, bajo las siglas de JxSí, apostaba por este "mecanismo unilateral de ejercicio democrático", Francesc Homs se reunía con el rey español, quien sabe si para explicarle cómo utiliza el ábaco para contar los votos que facilitaron la presidencia del Congreso al PP, el supuesto archienemigo. Hay que decir que esta votación en el Congreso es la primera acción notoria desde que Convergència se refundó en el Partit Demòcrata Català, independentista de discurso, autonomista de praxis. Toda una declaración de intenciones.

En cuanto a los de CQSP, parecen haber demostrado, también, que no se puede decidir desde Catalunya. Que la única soberanía reside en el pueblo español o, incluso, en el Congreso. Porque es allí donde se hacen las leyes –españolas– a las que tanto se acogen: curioso como un grupo de izquierdas, ante la diatriba clara de legalidad y legitimidad, elija la primera. Y es más, impide dotar de contenido social a la segunda. Quizás sigan la estela de sus referentes políticas en el Congreso, aquellas que se han quedado sin grupo propio, es decir, sin voz propia.

La unilateralidad, la superación del parlamentarismo y la apertura y retorno del marco de decisión a la sociedad civil, organizada o espontánea, es la mejor manera para acabar con el 'processisme'. Y está claro que hay algunos que queremos que acabe el 'processime' para alcanzar la independencia. En medio, habrá quienes querrán que acabe para volver al autonomismo y otros que ya les va bien vivir instalados en un 'processisme' eterno que no lleva a ninguna parte pero que les sirve, de momento, para seguir manejando el cotarro.

Necesitamos contundencia, necesitamos calle y dejarnos de eufemismos. Necesitamos desobediencia y necesitamos autodeterminación en cada paso que demos. Sin olvidar que nuestra nación son los Países Catalanes y que sin la construcción de una sociedad socialista feminista no habremos hecho nada más que empezar, hay que explotar al máximo el potencial rupturista que hay ahora mismo y que no durará siempre. Conciencia de sujeto, actuación en consecuencia y determinación encaminada hacia la independencia. Ni sucursalismo ni autonomismo ni legalidades post-franquistas ni pájaros en mano, ni pidiendo permiso ni mendigando limosnas. La independencia se hará rompiendo platos y provocando estragos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha