eldiario.es

Menú

CATALUNYA

El videoconferenciante divertido, la esfinge y el seminarista modesto

El grueso de la estirpe de los Pujol ya ha cumplido el trámite de la comparecencia ante el Parlament

- PUBLICIDAD -
Josep Pujol asegura que está "al día" con Hacienda y "limpio" de corrupción

Josep Pujol comparece por videoconferencia en el Parlament

El vía crucis de la familia Pujol en la Comisión que investiga la confesión del patriarca de que tuvo dinero escondido en el extranjero durante 34 años se ha acabado este 9 de marzo. Queda todavía algún familiar colateral, pero el grueso de la estirpe ya ha cumplido el trámite. Una lo ha cumplido rápidamente. Mireia Pujol se ha acogido al derecho a no declarar. Y no ha hecho como sus padres o su hermana Marta, que también dijeron que se acogían a este derecho y finalmente acabaron hablando por los codos.

El mismo día que aparecía una imagen del hermano mayor, Jordi, en La Cerdaña, luciendo de Lamborghini Diablo, un ojo morado y un brazo en cabestrillo, comparecía el hermano pequeño, Oleguer, con una imagen absolutamente opuesta. Recordaba más bien a un seminarista “progre”, con su barba y cabello descuidado, el jersey oscuro y el reloj discreto. Y ha hablado bajito. Tanto que a veces no se le entendía. Del mismo modo que no se entiende porque tanto él como el resto de hermanos hacen ver que ni saben ni les importa saber de donde les cayó medio millón de euros en una cuenta corriente andorrana en 1992.

Oleguer se ha planteado si, vistas las consecuencias, no habría sido mejor renunciar a aquel legado de su abuelo. Pero las decisiones de la familia Pujol se toman por asamblea y es difícil contradecirlas. Quién estuvo acertado fue Josep Pujol, que optó por regularizar el dinero oculto a Hacienda antes de que lo hicieran sus hermanos, tras la confesión paterna. En mayo de 2014 firmó la conformidad con Hacienda para esa regularización. Resultado: Ahora es el único miembro de la familia que no está imputado en ningún juicio.

Y otro resultado de esta decisión es, probablemente, su estado de ánimo alegre. Lo ha demostrado en su comparecencia por video-conferencia desde Miami. Ha sido el más divertido de todos los hermanos que han desfilado por el Parlamento. Se ha permitido incluso imitar a Robert de Niro: “Eres bueno, chico”, le ha soltado a la diputada de las CUP, Isabel Vallet, después de escuchar sus preguntas.

De hecho, este lunes ha sido un día tranquilo en la sala de grupos donde celebra sus sesiones la Comisión del caso Pujol. Como cada día, sin embargo, ha habido su momento de tensión. Lo han ofrecido los portavoces de ERC, Oriol Amorós, y de CiU, Meritxell Borràs. Borràs ha acusado Amorós de hacer de portavoz de Jorge Fernández Díaz y del ministerio Fiscal y el republicano le ha contestado que CiU no ayuda al buen funcionamiento de la Comisión. El efecto cizaña del caso Pujol afecta, incluso, a los dos grupos que acaban de aprobar los presupuestos de la Generalitat de 2015. Y es de prever que, a pesar del buen humor de Josep Pujol, todavía faltan capítulos antipáticos por la familia. “Del legado no quiero hablar, porque quizás perjudico a mi hermano Jordi, según lo que diga”, ha reconocido Josep, desde Miami.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha