eldiario.es

Menú

Johan Cruyff, el holandés errante

El fútbol que llevaba en las botas y que ahora lleva en la cabeza navega como referente por cualquier parte de los campos de fútbol del mundo, aunque él ya no lo ejecuta en primera persona

- PUBLICIDAD -

Johann Cruyff. / (Ilustración: Jaume Bach)

Johan Cruyff. / (Ilustración: Jaume Bach)

Cuenta una leyenda que un barco, 'el holandés errante', con su capitán a bordo, vaga por los océanos de medio mundo sin poder volver a puerto. En parte, la historia, a la que le atribuyen distintos orígenes, puede recordar a la del ex jugador y entrenador del FC Barcelona, el holandés Johan Cruyff. El fútbol que llevaba en las botas y que ahora lleva en la cabeza navega como referente por cualquier parte de los campos de fútbol del mundo, aunque él ya no lo ejecuta en primera persona. Ahora son sus discípulos (Pep Guardiola entre los más aventajados) quienes se encargan de usar y desarrollar la fórmula mágica del genio holandés. Muchos lloran por no poder volver a verle de entrenador.

Cruyff es considerado por la FIFA como uno de los cuatro mejores jugadores de fútbol del siglo XX, con Pelé, Diego Armando Maradona y Alfredo Di Stéfano, y el mejor jugador europeo de todos los tiempos. Estas son las credenciales de Hendirk Johannes Cruyff, un 'catalán' nacido en Amsterdam en 1947. A los méritos anteriores podríamos añadir el de haber sido el primer jugador en ganar tres veces el balón de oro (1971, 1973 y 1974 ). Su mejor etapa como jugador fue en el Ajax de Amsterdam, equipo con el que ganó 3 Copas de Europa consecutivas. Com entrenador, sus logros más relevantes los alcanzó en el banquillo del FC Barcelona, con el que ganó cuatro Ligas españolas consecutivas, y la Copa de Europa de 1992. Aparte del Ajax, el Barça y la selección holandesa, también jugó con Los Angeles Aztecs, Washington Diplomats, Levante Unión Deportiva de Valencia y, al final de su carrera, en el Feyenoord, de Rotterdam. Como entrenador ha dirigido el Ajax y el FC Barcelona.

Entre otros muchos premios, en 1999 recibió el premio Marca Leyenda. En noviembre de 2003 fue nombrado Golden Player neerlandés como el futbolista del país más destacado de los últimos 50 años. En 2006 le fue concedida la Cruz de Sant Jordi por el Gobierno de la Generalitat de Catalunya. También fue nombrado presidente de honor del FC Barcelona en el año 2010 por la junta directiva que presidía Joan Laporta. Tras unos enfrentamientos con el presidente Sandro Rosell renunció al cargo honorífico.

A pesar de no haber hablado nunca catalán, Cruyff ha sabido ganarse la estima de los catalanes desde que decidió fijar su residencia en Catalunya. No sin problemas con la dictadura franquista, el holandés decidió poner el nombre del patrón de Catalunya, Jordi, a su primer hijo. También ha defendido abiertamente el derecho a decidir de los catalanes, además de aceptar la dirección de la selección de fútbol del país, con la que cuando era jugador también jugó un par de veces. En un ámbito más solidario, dedica ahora todo su tiempo a la fundación que lleva su nombre y que fomenta proyectos deportivos para niños con discapacidades.

A Cruyff se le otorga el mérito de haber forjado una mentalidad ganadora en el Barça, y algunos le ensanchan la virtud a nivel de país. También es considerado un filósofo del fútbol, y suyas son míticas frases como "si nosotros tenemos la pelota ellos no pueden marcar", "el dinero deben estar en el campo, no en el banco", "mis delanteros sólo han de correr quince metros, salvo que sean estúpidos"," si el equipo contrario tiene un jugador que se desmarca muy bien, no lo marcamos y así no podrá desmarcarse", "al fútbol se juega con el cerebro"," si no puedes ganar, asegúrate de no perder", y "salid y disfrutad", entre otros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha