Opinión y blogs

eldiario.es

"La deuda pública ilegítima provoca pobreza y desigualdad"

La respuesta al endeudamiento puede ser una causa de empobrecimiento social. Así lo considera la Plataforma Pobreza Cero, que la incluye como uno de sus doce frentes de lucha

"Auditar la deuda pública para dilucidar su legitimidad" es como titula Pobreza Cero este frente de lucha, del cual hablamos ahora con Davide Panadori, investigador  del Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG).

- PUBLICIDAD -

¿El endeudamiento está relacionado con la pobreza y la desigualdad? ¿Cómo?

Históricamente los países del sur global empezaron el proceso de endeudamiento en los años setenta con la crisis de los precios del petróleo. Pidieron préstamos a organizaciones como el Fondo Monetario Internacional simplemente porque los precios de las materias primas subían mucho y no podían pagarlos. En los años ochenta, sin embargo, los precios de las materias primas bajaron y los intereses sobre sus deudas subieron poniendo a estos países en una condición de imposibilidad de repagar estos préstamos y la deuda total.

Por supuesto, el endeudamiento, la pobreza y las desigualdades siguen la misma  tendencia. Este mecanismo lo sufrieron muchos países del sur global, (por ejemplo, Argentina, Brasil y Méjico, en los años ochenta). Se trata de mecanismos en que un país pobre y con desigualdad empieza un proceso con instituciones financieras internacionales (como el FMI) pidiendo dinero. Al final se queda con una deuda externa más alta y se le obliga a aplicar medidas de austeridad que hacen a estos países no solamente más pobres sino más desiguales. Lo que pasa ahora es que los mismos mecanismos de endeudamiento que han sufrido los países del sur global los estamos viendo en los paises del sur europeo, como Espana, Portugal y Grecia.

El Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas lo tiene muy claro. Afirma que "la liquidación de la deuda con fondos oportunistas en condiciones abusivas tiene un efecto negativo directo en la capacidad de los gobiernos para cumplir sus obligaciones en materia de derechos humanos"

Cuando los gobiernos reciben dinero desde organizaciones internacionales no lo reciben gratuitamente. Lo reciben con el compromiso de imponer recortes en los gastos públicos, reformas laborales, que a veces no permiten a los gobiernos nacionales legislar en materia de derechos humanos.

Por esto, la Comisión de Derechos Humanos no solamente expresó su preocupación sino que en marzo de 2016 aprobó una moción sobre esta cuestión. El problema es que muchos analistas jurídicos interpretan que estas resoluciones no tienen valor coercitivo.

¿Vivimos en un mundo demasiado endeudado?

Depende. En términos de deuda pública, sí. En el año 2005 era de 26 billones a nivel mundial. Hoy es de 57 billones. En términos de deuda privada depende de cada país. En 1980, en Europa y España era un 66% del PIB. En los años noventa subió al 76% y hoy está en el 118% en España y en el 98% en Europa. A nivel mundial está en el 130%.

A menudo oímos hablar de ‘deuda ilegítima’, ‘injusta’, ‘odiosa’... ¿Cómo es¿ ¿De dónde sale este tipo de endeudamiento?

Por deuda ilegítima se entiende una deuda donde los términos o condiciones de un préstamo infringen la ley, porque violan los derechos humanos y civiles reconocidos por la legislación internacional.

Esta definición, que en principio solo utilizaban los movimientos activistas, pasó a ser reconocida desde que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo y también el propio Banco Mundial la aceptaran para describir deudas contraídas aceptando condiciones que ponen en riesgo la salvaguarda de derechos humanos.

Sea como sea que se haya producido esa deuda parece que la única forma de reducirla es recortando derechos sociales, servicios públicos, prestaciones a la ciudadanía…

Esto es lo que hemos visto, por ejemplo, en el sur de Europa. La Comisión Europea, el Banco Central Europeo o el Fondo Monetario Internacional no prestan el dinero de forma gratuita sino que lo hacen a cambio de imponer políticas de austeridad, reforma de las pensiones, del mercado laboral,  privatizaciones,… Hay una socialización de la deuda pública.

¿No se podría pedir o exigir algún tipo de acciones judiciales o penales contra los gobernantes que han usado la excusa de la deuda pública para aplicar grandes recortes sociales? 

El partido socialista griego PASOK fue prácticamente eliminado por los ciudadanos en las elecciones porque la ciudadanía estaba enfadada con la clase política que había gobernado hasta entonces. No hay un mecanismo legal, judicial, que permita encausar gobiernos por su gestión política y económica.

El texto del frente de lucha de ‘Pobreza Cero’ contra la deuda ilegítima acaba reclamando ‘pautas para el endeudamiento futuro’. ¿Cuáles deberían ser estas pautas?

Hay otra manera de relacionarse con una deuda ilegítima. El Observatorio de la Deuda en la Globalización participó, el año pasado, en la comisión que auditó la deuda griega y avanzamos algunas propuestas. En primer lugar, la reconstrucción del sector bancario. Luego, préstamos bilaterales de países no europeos y la recompra de bonos griegos en los mercados secundarios. El último paso sería la abolición de la deuda.

La Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda ofrece una alternativa. Por un lado, se informa a los ciudadanos y por otro se analiza si ha habido irregularidades en las negociaciones de esa deuda.

Hay otra manera de luchar contra la deuda que consiste en informarse y pedir a los gobiernos municipales y nacionales que se haga una auditoría ciudadana de la deuda, comprender cómo se ha creado y denunciar a quien se ha beneficiado de ella.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha