eldiario.es

Menú

CATALUNYA

La FAVB califica "de indecente" la actitud del Gobierno en la audiencia de turismo y los partidos marcan perfil

"Sufrimos un gobierno municipal de pésima calidad democrática, elitista, y que desprecia tanto como teme el movimiento vecinal de Barcelona", denuncia la federación de vecinos

El alcalde Xavier Trias se defiende: “El lugar lo pactamos con la FAVB. Si querían que se celebrara el Saló de Cent que sepan que tiene el mismo aforo"

Los partidos, ya en lógica preelectoral, se posicionan: PSC, ICV cargan contra la ausencia de Trias; UpB suaviza la crítica y justifica el alcalde; y el PP enmienda la gestión del modelo turístico

- PUBLICIDAD -
Audiència Turisme 1 / Enric Català

Colas en la entrada de la audiencia, en la biblioteca Jaume Fuster / Enric Català

La gestión del turismo y el modelo que debe imperar en la ciudad será uno de los grandes temas que ocuparán la agenda política y social barcelonesa hasta las elecciones. La audiencia pública de este martes, que pretendía ser un primer paso para consensuar el equilibrio entre el negocio turístico y los derechos ciudadanos, terminó escenificando un choque de intereses agravado, además, por el fondo y la forma de la reunión. El alcalde esquivó la audiencia y muchos vecinos se quedaron fuera del recinto y sin dar su opinión. Pero no sólo eso. Sobre la platea de la biblioteca Jaume Fuster planeó la sensación de que se había facilitado el acceso del sector empresarial.

Pasadas 48 horas de la vista, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona (FAVB) no se ha mordido la lengua y ha sido muy contundente. "Sufrimos un gobierno municipal de pésima calidad democrática, elitista, y que desprecia tanto como teme la vecindad popular de Barcelona". Y es que para la federación de vecinos de la ciudad, lo más grave no fue sólo la ausencia del alcalde, sino "la escandalosa y grosera manipulación" del acto por parte de los organizadores.

"Mientras cientos de vecinas y vecinos hacían cola en la calle durante horas, vigilados por un amplio dispositivo policial y tratando de acceder a un local de aforo limitado, un montón de cargos municipales, empresarios hoteleros, representantes del gremio de apartamentos turísticos, de plataformas digitales y, singularmente, de la asociación de anfitriones ocupaban buena parte del auditorio, convocados por el Ayuntamiento a las 17 horas", explican en un comunicado.

Ante estas críticas, Trias ha salido al paso y ha defendido su ausencia. Desde su punto de vista, muchos asistentes querían convertir la audiencia en una "manifestación", y ha valorado positivamente que se aportaran puntos de vista y confrontar planteamientos, sin matizar si parte de los representantes de los lobbies habían sido, o no, convocados por el Ayuntamiento. Para Trias, los diferentes puntos de vista ponen de manifiesto que el modelo de turismo debe ser un "juego de equilibrios" como, según él, se está produciendo en la elaboración del nuevo pacto local por el turismo.

Sobre las críticas por su baja y la falta de aforo del recinto, el alcalde recordó que estaba en el Ayuntamiento entregando la medalla de oro a Antoni Sansalvador, uno de los impulsores del Banco de Alimentos, por lo que no podía presidir la audiencia. Además, destaca que la biblioteca Jaume Fuster fue el lugar escogido para celebrar el acto en consenso con la FAVB. “Si querían que se celebrara el Salón de Ciento que sepan que tiene el mismo aforo”, espetó.

Ahora, la FAVB pide al Ayuntamiento que responda, punto por punto, al decálogo que presentaron durante la audiencia, plenamente compartido por las plataformas vecinales y las AV de Barcelona. Ante esta petición, Trias se ha limitado a decir que "estudiará" las propuestas de la FAVB, a quien en más de una ocasión ha acusado de quejarse más que de proponer alternativas.

El debate sobre el turismo abre el telón preelectoral

La reacción de los partidos se ha repartido entre reproches a Trias, guiños a la FAVB y críticas por el fondo y forma de una audiencia que ha abierto el telón de la crónica preelectoral. El PSC ha dicho que tomará "punto de partida" el decálogo de la FAVB en un momento en que la izquierda se quiere disputar la proximidad con las plataformas vecinales organizadas, un pulso que hoy por hoy —y según la última encuesta de La Vanguardia— iría ganando Barcelona en Común.

Durante el acto, y en declaraciones a este medio, el alcaldable por el PSC, Jaume Collboni, explicaba que le había sorprendido el desarrollo de la audiencia, "con más presencia, incluso en aplausos, los representados empresariales que no los vecinos ". "Quiero pensar que no se ha adulterado", decía. Al día siguiente y en declaraciones a los medios, ha cargado contra Trias asegurando que la entrega de una medalla de oro no es un motivo suficiente para no haber asistido: "Fue una falta de respeto hacia mucha gente".

Desde las filas ecosocialistas el déficit de la audiencia del martes motiva que mañana viernes, en el pleno municipal, presenten una enmienda para la suspensión de licencias para todo tipo de alojamientos turístico en la ciudad. Una moción que previsiblemente será declinada y a la que se suma la FAVB. Así lo ha explicado la concejal Janet Sanz, que ha criticado que el alcalde no participara en la audiencia “cuando sabemos que se reúne periódicamente con los sectores de la ciudad que deciden sobre turismo, como hoteleros y promotores”.

El presidente del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, no ha entrado en hacer una valoración directa de la audiencia, "donde se pudo ver todo tipo de opiniones, a favor o en contra", y ha insistido en la "mala gestión" del turismo por parte del alcalde, aunque a lo largo del mandato populares y convergentes han impulsado más de una operación conjuntamente. Desde la modificación del plan de usos de Ciutat Vella a principios de mandato, hasta la proyección del hotel de lujo del Deutsche Bank, hace unos meses.

El más moderado de todos ha sido el líder de UpB (ERC+Rcat+Dcat), Jordi Portabella, que ha excusado la no asistencia del alcalde: "no se puede estar en todas partes". Aunque todavía es pronto para identificar estrategias en materia de alianzas, el tono de Portabella, sumado a las manifestaciones del alcaldable Alfred Bosch, se pueden interpretar como los primeros gestos de una política de no agresión con CiU. Sobre la reunión, el todavía líder republicano valoró positivamente el encuentro, aunque apuntó un "error de previsión" por parte del Gobierno, en el alusión a la falta de aforo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha