eldiario.es

Menú

Trias sube el tono de la campaña e iguala BComú con el PP "por mentir" a la ciudadanía

El candidato de CiU en Barcelona, Xavier Trias, ha comparado los discursos xenófobos del PP de Fernández Díaz con las "falsas insinuaciones" de Colau sobre su partido

Trias vuelve a tejer un discurso sin mencionar la independencia, a pesar de las estrelladas que había entre el público, y se limita a "acompañar" el proceso soberanista de Artur Mas

El alcaldable de CiU ha cuestionado si la FAVB es "realmente demócrata" y ha puesto en duda la representatividad que se otorgan "algunos grupitos"

- PUBLICIDAD -
Trias compara Colau amb el PP en l'acte central de campanya de CiU a Barcelona / JORDI MOLINA

Trias compara Colau con el PP en el acto central de campaña de CiU en Barcelona / JORDI MOLINA

Se acerca el 24 de mayo, las encuestas están ajustadas y entre las filas convergentes no quieren que todo se resuelva en el último momento. Quizá por eso, el acto central de la campaña que debe llevar a Xavier Trias a revalidar la alcaldía de Barcelona ha sido el más intenso. El candidato de CiU en la capital catalana se ha erigido como el garante de la "revolución tranquila" en un discurso donde ha acusado en Barcelona en Comú y al PP de "revolcarse en la porquería" para intentar arañar “cuatro votos”.

Trias ha hecho esta acusación entre aplausos. Primero ha tachado de "intolerable" los discursos xenófobos contra la inmigración que ha hecho el PP de Alberto Fernandez Díaz. Un estilo de hacer política que, según Trias, es el mismo que usa Barcelona en Comú cuando “lanza insinuaciones falsas” contra su formación. "Una manera de hacer política “lamentable y vergonzosa", dijo, "porque saben que lo que insinúan es mentira". Trias ha subido aún más decibelios y confesó que la conducta, de unos y otros, le provoca "asco": "Hay gente que le gusta revolcarse en la porquería; pero en política no vale todo", ha advertido.

Trias ha omitido de su discurso PSC y ERC y ha cargado contra los dos extremos ideológicos que representan BComú y PP para ocupar un espacio de moderación en el centro. De hecho, se ha autoproclamado como el "cambio del sentido común", y ha pedido el "voto útil" para revalidar su gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona. En este sentido, Trias ha pedido "un gobierno fuerte" y ha tachado de "desastre" sacar 10 o 11 concejales, como le pronostican algunas encuestas, por debajo de los 14 que ha tenido este mandato.

"Tenemos que sacar 14, 15, 16, 17 regidores, y hacia arriba", reivindicó el alcalde: "Cuando quieres sacar 11 sacas 9, y cuando buscas 16, sacas 15". Trias ha recordado que, cuando hace cuatro años se presentó, nadie les daba como favoritos y explicó que un gobierno débil el condenaría a tener que pactar cada coma de su programa. "No podemos estar haciendo pactos para todo, necesitamos un gobierno fuerte", reiteró.

Cerca de 500 personas han llenado el recinto de la Universidad Pompeu Fabra para apoyar a Trias en el ecuador de la campaña. Aunque ha sido el acto, de largo, con más banderas independentistas entre el público -la mayoría de las cuales las llevaban las JNC, la sección joven de CDC-, Trias ha vuelto a pasar de puntillas por esta cuestión, relegada a un segundo plano. Sin embargo, aseguró que estará junto al presidente Mas, "trabajando codo con codo por el derecho a decidir", eso sí, "siempre desde el sentido común". Una proclama que ha aplaudido tanto la familia convergente como las filas de Unió.

Trias evita parlar "d'independència" davant d'un públic amb banderes estelades / JORDI MOLINA

Trias evita hablar de independencia ante un público con banderas 'estelades' / JORDI MOLINA

Críticas a la "poco demócrata" FAVB

Después de un mandato donde Trias ha tenido importantes enfrentamientos con la FAVB (Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona), a la que acusó de hacer política, hoy ha sido la primera vez que se ha referido en campaña. A propósito de la reforma de la Diagonal, Trias ha cuestionado el “espíritu democrático" de la entidad. Según el alcalde "el 80% de los vecinos" -cifras en alusión al controvertido referéndum que convocó el alcalde socialista Jordi Hereu en la zona- no querían que el tranvía pasara por este eje de la ciudad. "Si la FAVB si que lo quiere y me crítica quizás es que no son demócratas".

Esta crítica ha ido acompañada de un tono de menosprecio del todavía alcalde, que ha hablado "de algunos grupitos" que, según el líder de CiU en Barcelona, se otorgan más representatividad de la que tienem. En cambio, Trias se ha deshecho en elogios por su eqiuopo de gobierno, y en especial por el teniente de alcalde de Hábitat Urbano, Antoni Vives, por el diseño de plaza de las Glòries.

Bajando al terreno de las propuestas, Trias ha hablado de sus tres ejes principales: Trabajo, vivienda y educación. El alcalde, aprovechando el entorno en que se encontraba, ha dicho que no quiere “una ciudad de universidades, sino una ciudad universitaria". Además, ha prometido 6.000 viviendas sociales y ha presumido de haber impulsado 110 procesos participativos para construir Barcelona “entre todos”.

Mercè Homs y el polémico mandato en Ciutat Vella

Antes de que Trias entrara en escena, la concejala de Ciutat Vella, Mercè Homs, ha dado la bienvenida y ha hablado de Trias como "el alcalde de todos". Ha puesto varios ejemplos: "De los que no tienen trabajo, de las personas mayores, y de los jóvenes". La concejala también ha disparado contra Barcelona en Comú: "Estamos aquí para hacer política, ni nueva ni vieja; política en mayúsculas".

Este mandato la concejala Mercè Homs ha sido repetidamente caricaturizada por una original Merced Fongs ( hongos en castellano), concejala del imaginario distrito de Ciudad Paella. La forma en la que los vecinos y vecinas más críticos de Ciutat Vella han protestado por la excesiva turistificación que ha sufrido un distrito que concentra el 26% de las plazas hoteleras de toda la ciudad mientras representa solo un 4,58% de su superficie.

Saliendo del terreno estrictamente político, el acto central de CiU ha sido especialmente festivo. Juegos infantiles, animadores, música e incluso un chiringuito donde se podía pedir vermut. Los concejales, asistentes -e incluso algunos periodistas- se han prestado al ambiente poniéndose sombreros tatuados con las gafas de Trias, el logo que identifica la campaña que debe conducir a CiU, con el permiso de la emergencia de Barcelona en Comú, a revalidar una alcaldía que se podría decidir en la foto finish.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha