eldiario.es

Menú

CATALUNYA

La ley de consultas populares sigue adelante en el Parlamento catalán

CiU, ERC, PSC, ICV y la CUP rechazan las enmiendas a la totalidad que habían presentado PP y Ciutadans

El texto no abre la puerta a organizar un referéndum de autodeterminación, ya que no es competencia de la Generalitat, pero el debate se ha vuelto a centrar en la independencia

- PUBLICIDAD -
Mas pide retirar la reforma educativa porque es "una chapuza inaplicable"

La ley debe abrir la puerta a que el Presidente de la Generalidad, los entes locales y los ciudadanos puedan convocar una consulta popular

El Pleno del Parlamento ha rechazado este miércoles las enmiendas a la totalidad que tanto el PP como Ciutadans habían presentado a la ley de consultas populares que está preparando la Cámara. Esta ley, que por ahora tiene el apoyo de CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y la CUP, debe abrir la puerta a que el Presidente de la Generalidad, los entes locales y los ciudadanos -si consiguen suficientes firmas- puedan convocar una consulta popular.

El objetivo de esta ley es dar más voz a la ciudadanía e intentar acercar las instituciones a la población. A priori hay poco margen para la discusión, pero la posibilidad de que se aproveche esta ley para convocar un referéndum de autodeterminación ha encendido el debate y ha vuelto a dividir el Parlamento entre los que están a favor del derecho a decidir y los que no quieren ni oír hablar de ello.

La ley de consultas está contemplada en el artículo 122 del Estatut de Catalunya, que apenas se empieza a desplegar ahora, pero tiene muchas limitaciones. Una de las más importantes es que la consulta no se puede hacer utilizando el censo electoral, por lo que será necesario establecer a quién se podrá preguntar. Otra limitación es que la consulta no puede ser refrendaria, es decir, sobre ninguna cuestión política. Además, su resultado no será vinculante. Finalmente, y este es el punto polémico, la última limitación de esta ley es que no permitirá convocar ninguna consulta que trate de un tema sobre el que la Generalitat no tenga competencias. Es decir, según el propio texto, no se podrá utilizar esta ley para organizar un referéndum sobre la autodeterminación de Cataluña.

Rechazadas las dos enmiendas a la totalidad, la comisión encargada ya puede seguir trabajando para establecer cómo se deben organizar las posibles consultas y qué criterios se utilizarán. El texto definitivo no estará terminado y listo para votar en el Parlamento hasta el mes de octubre. Por ahora ya se ha establecido que cada vez que se consulte a la población, podrán votar las personas mayores de 16 años, pero todavía hay que decidir cómo se elaborará el censo.

Participación ciudadana aparte, el debate sobre la ley de consultas se centró una vez más en el hipotético derecho a decidir. Tanto PP como Ciutadans están convencidos de que este es el objetivo final de la ley, aunque el texto no lo contemple. Albert Rivera, de Ciutadans, ha criticado que "ustedes todavía están reclamando derechos tribales" y que su formación quiere defender "los que crean en la unión". Santi Rodríguez, del PP, se ha expresado en términos similares al asegurar que "esta proposición no quiere escuchar a los ciudadanos, los quiere separar". Como es habitual siempre que se discuten temas nacionales, los populares han atacado al PSC y los han acusado de "contribuir a poner la cerilla en manos del pirómano".

El diputado socialista Ferran Pedret ha defendido el texto, aunque ha advertido que "esta ley comienza con mal pie". El joven diputado ha criticado que los dos partidos unionistas, PP y Ciutadans, los traten de "tontos útiles" o de "ingenuos", ya que están dando instrumentos a las posiciones independentistas. "Una cosa es lo que el texto dice y otra cosa es lo que usted cree que quiere hacer el Gobierno con esta ley", ha defendido. Pedret ha insistido en que el primer punto del texto deja claro que las consultas serán sobre temas "competenciales de la Generalitat".

En sus intervenciones, el resto de partidos también ha defendido la ley de consultas, alabando que fomenta la participación ciudadana y que puede servir para ayudar a recuperar la credibilidad de las instituciones, pero también han aprovechado para defender la autodeterminación. El diputado de la CUP, Quim Arrufat, ha dicho que las consultas pueden sacar "poder de decisión a las instituciones y los mercados y darlo a la ciudadanía". Arrufat ha pedido a los representantes de PP y C's que "no sufran" ya que, en caso de que se intente aprovechar esta ley para hacer una consulta de autodeterminación, "los tribunales españoles no les abandonarán".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha