eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Repensando la ciencia a partir del caso de la agricultura ecológica

Cultivos ¿Eco-logicos? - Kike Villar

Como el lector habrá podido comprobar, este blog de Ciencia Crítica ha estado muy silencioso durante los últimos meses. Eso no significa ni que la ciencia haya estado aburrida ni que los autores hayamos estado quietos durante este tiempo. Ha sido el resultado de un cúmulo de circunstancias que queríamos compartir abiertamente con quienes tengan a bien seguir leyéndonos. Por un lado nos envenenamos un poco tras escribir tantos posts sobre lo mal que va la ciencia en nuestro País, la falta de financiación, la burocratización y el nepotismo crecientes, el exilio de los jóvenes investigadores, el desconcierto o la ignorancia de nuestros gobernantes (porque son nuestros gobernantes, aunque no nos gusten). Por otro lado porque el verano impuso su ley de desconectar, en algunos casos para desarrollar nuestro trabajo de campo en lugares remotos, y descuidamos un poco la reconexión al regreso.

 

Pero también, y eso quizá pueda interesar más al lector, nuestro silencio se debe a que estuvimos enzarzados en discusiones sobre el método científico, sobre cómo funciona y como debería funcionar la ciencia, sobre la validez de las publicaciones científicas, sobre lo que se sabe y lo que no interesa que se sepa. Y en esas refriegas entre los autores que conformamos el equipo de Ciencia Crítica dimos un poco la espalda al lector y nos crujimos unos a otros con densos mensajes electrónicos. Hemos salido renovados de la experiencia, aunque con algunas heridas causadas por el cuestionamiento profundo de las cosas en las que uno vive, y no solo de las verdades en las que uno cree, como distinguía Ortega y Gasset. Y aquí es donde hemos pensado en compartir estas reflexiones con vosotros.

Seguir leyendo »

Ecólogos y ecologistas, no intercambiables pero afines

Miembros de Ciencia Critica en el reciente congreso ibérico de ecología celebrado en Junio en Coimbra. De izquierda a derecha: Luis Santamaria, Miguel Angel Rodriguez-Gironés, Jordi Moya, Fernando Valladares, Sara Magalhaes, Joaquin Hortal y Adrian Escudero

La preocupación por el medio ambiente se comparte por amplios sectores de la sociedad y aquellos que se organizan para hacer algo al respecto entran en la categoría de ecologistas.  El ecologismo como movimiento social tiene su origen en la segunda mitad del siglo XX y cobra definición e impacto a partir de la publicación de dos libros de divulgación científica claves, la Primavera silenciosa (1960) de Rachel Carson y la Bomba demográfica (1968) de Paul y Anne Ehrlich. Ambas obras contribuyeron sin duda a despertar conciencias, cambiando para muchas personas la visión prevalente hasta la fecha de que vivíamos en un medio ambiente inagotable.

 

Pero realmente poco se puede hacer por el medio ambiente sin una base científica, y esa base la aportan la ciencia de la ecología y los científicos que la practican, que se denominan ecólogos . La ecología arranca mucho antes que el ecologismo, el nombre fue acuñado por Ernst Haeckel en 1866, aunque se pueden identificar los primeros conceptos ecológicos, no ecologistas, en filósofos griegos como Hipócrates o Aristóteles. Pero la ecología apenas tiene notoriedad hasta que los ecologistas la ponen en las portadas de la prensa y sobre la mesa de negociaciones a finales de los 70 del pasado siglo.

Seguir leyendo »

Contra el acoso, tolerancia cero. Salvo en España

Acoso, por Werens

Esta semana ha sido en el Instituto Ciudad de Jaén. Pero antes fue en Gijón, en Ciudad Real, en Fuenterrabía... El goteo de casos de alumnos que se suicidan o  tienen que abandonar su centro por el acoso de sus compañeros es solo la punta del iceberg que revela la increíble tolerancia al acoso escolar que hay en España.

En el tratamiento del acoso escolar falla casi todo. Fallan los mecanismos de corrección, centrados en ese enfoque punitivo que preside las políticas españolas, que olvida completamente que la prioridad debe ser proteger y apoyar a la víctima – y reeducar al maltratador (que, no lo olvidemos, es también el resultado de un contexto educativo y social del que lo más cómodo es abstraerse).

Fallan también los mecanismos de detección. La práctica totalidad de los casos de acoso que conocemos (algunos en primera persona) no fueron detectados a tiempo por los centros (en algunos casos, a pesar de estar avisados de que el alumno afectado había cambiado su comportamiento y mostraba síntomas preocupantes), que tampoco aportaron el apoyo adecuado a las víctimas – ni siquiera cuando se produjo la correspondiente denuncia en comisaría.

Seguir leyendo »

Crónica de un suspenso anunciado

Pucherazo

No sabemos a qué hora se levantó Alfonso Martínez Sánchez-Lafuente el día que lo iban a suspender, pero podemos relatar los hechos que llevaron a este triste suceso con la tenue esperanza de que la historia deje de repetirse algún día.

En el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía número 95, de 20 de mayo de 2009, aparece una resolución de la Universidad de Sevilla por la que se convoca un concurso público de méritos para la contratación de Profesores Contratados Doctores. Entre las plazas ofertadas, con número de orden 06/6/09, se encuentra una – en adelante “la plaza” – para el área de botánica (Licenciatura de Biología). A partir de ese momento, comienzan más de cinco años kafkianos, durante los que la Administración Publica hace gala del mejor repertorio surrealista para adornar una injusticia. En concreto, se inicia la siguiente sucesión de eventos de final tan esperable como indeseable:

Separado de las tareas docentes e investigadoras desde 2009, la carrera del Dr. Martínez Sánchez-Lafuente entre el 2009 y el 2015 ha sido tortuosa, y en la actualidad está preparando oposiciones de gestión procesal. Por tanto parece seguro que no preparó la oposición con el esfuerzo y entusiasmo con que lo hizo en 2009. Así que, para evitar un argumento irresoluble, supongamos que si la función del tribunal que evaluó al candidato en 2015 consistiese en determinar si un candidato sin historia merecía una plaza sin historia, su decisión de suspender al candidato y declarar la plaza desierta hubiese estado justificada.

Seguir leyendo »

La modernización del CSIC y su imprescindible autonomía

Modernización y autonomía del CSIC

Los genios capaces de realizar grandes descubrimientos científicos surgen en cualquier momento y lugar. Sin ir más lejos, dos españoles han obtenido el Premio Nobel de Fisiología y Medicina (y otros seis el de Literatura), aunque sólo uno de ellos por trabajos desarrollados enteramente en nuestro país. Sin embargo, la correlación entre el nivel de competencia de una institución científica y su número de laureados es indudable (Cambridge, Chicago, Columbia, el MIT, Harvard, Berkeley...).

La labor de las instituciones científicas y sistemas educativos es promover la aparición de mentes brillantes,  proporcionando en primera instancia una formación y desarrollo de calidad y, posteriormente, atrayendo el talento. Para ello es necesario tener la capacidad de generar grupos de buen nivel que se muevan en un entorno con las mejores condiciones posibles. La ciencia actual es una empresa de equipos, no de individuos, y el objetivo fundamental de las instituciones científicas es favorecer la formación de estos equipos.

Hace unos meses presentamos en este blog una propuesta genérica de reformas para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), tras la que desarrollamos los puntos de relativos a la gestión transparente y eficiente de los recursos de la institución.

Seguir leyendo »

Hacia un CSIC eficiente y transparente

Reformando el CSIC, por Angel Pérez y Mario Díaz

Nos adentramos en un año repleto de elecciones, y uno de los temas estrella de debate es la gestión transparente y eficiente de los recursos públicos, un problema al que no es ajeno el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El CSIC estuvo a punto de cerrar en 2013, salvándose in extremis mediante una inyección de 95 millones de euros. Un ‘rescate’ muy similar, excepto en (ordenes de) magnitud, al que recibieron varias entidades financieras. El rescate fue acompañado por medidas draconianas de control del gasto: supresión de convocatorias de contratos y otros recursos propios, cierre temporal de edificios, y aplicación estricta de las medidas dirigidas a adelgazar las Administraciones públicas. Hubo incluso que reducir los gastos asignados a proyectos en curso, posponiéndolos también al máximo para asegurar liquidez.

Sin embargo, muy poco tiempo después, un CSIC sustancialmente adelgazado en personal y en capacidad de captación de fondos externos anuncia la recuperación de 24 millones de fondos propios. ¿De dónde salieron esos fondos? Solo sabemos que, mientras tanto, científicos de muy alto nivel abandonan sus proyectos o incluso el país, ante las dificultades para ejecutar los fondos obtenidos en convocatorias internacionales.

Seguir leyendo »

España se DesMarca: El gobierno acumula impagos en los programas internacionales de I+D

España se DesMarca, por Les

Durante la durísima negociación de la deuda griega, nuestro gobierno se ha presentado a la opinión pública con la que considera su imagen de marca: Rajoy, y por extensión todo su equipo de gobierno, es un hombre de honor. Cumplir con las obligaciones y con la palabra dada a los poderes económicos es, para él, un deber incuestionable. Aunque cause un sufrimiento desproporcionado a toda la población.

Por ese motivo, y en colaboración con el anterior gobierno, santificó el deber de pagar la deuda en nuestra Constitución, dando a esta obligación prioridad absoluta. Sin importarle lo que opinara la población, ni el resto de grupos parlamentarios.

Por ese motivo hizo aflorar, en cuanto llegó al Gobierno, la deuda “oculta en los cajones”. Aunque, siempre según sus explicaciones, hacerlo le obligara a incumplir el objetivo de déficit, llevando éste último a cifras récord.

Seguir leyendo »

Dinero público para imponer contenidos religiosos opuestos a la evidencia científica: es España y el siglo XXI

Las enseñanzas de la religion - Por Thierry Torres

El artículo 27.3 de la Constitución Española de 1978 establece que “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.” Y como  España es un estado aconfesional, ya que según el artículo 16.3 de la Constitución “ninguna confesión tendrá carácter estatal”, parece razonable interpretar (como hacen, por ejemplo, la administración y jueces de muchos países europeos de nuestro entorno y EEUU) que la enseñanza de la religión pertenece al ámbito privado. Sin embargo el Gobierno español actual tiene otra interpretación:  la forma “ natural”  de implementar el artículo 27.3 es establecer, según las resoluciones 1849 y 1850, publicadas en el BOE de 24 de febrero de 2015, la inclusión de "la religión católica como área o materia en los niveles educativos que corresponda, que será de oferta obligatoria para los centros” (Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre).  

 

Esto, de por sí, podría ser motivo de preocupación y seguro que seguirá dando pie a muchos artículos o comentarios en los medios. Pero nosotros hablamos de Ciencia, así que vamos a ceñirnos a un aspecto quizás pequeño pero esencial: el currículo de la asignatura de religión católica. El currículo propuesto, que como ya hemos mencionado deberá ser impartido en todas las escuelas públicas, con cargo a las aportaciones de los contribuyentes, rezuma creacionismo (prohibido por sentencia judicial en Estados Unidos, donde es recurrente) y muestra una impresionante falta de respeto hacia la evidencia científica e histórica. La asignatura de religión (católica) revisada ahora supone un retroceso en la conciliación del conocimiento científico, la diversidad cultural de la sociedad y las creencias íntimas y personales de cada ciudadano. Generará, además, contradicciones radicales en el eventual estudiante que el BOE no resuelve. ¿Se indicará en el BOE algo así como "en caso de contradicción con el currículo de otras asignaturas obligatorias, el contenido impartido en Ciencias Naturales, Historia, Física o Biología será prioritario sobre lo indicado en el currículo de la asignatura de Religión”? ¿o se dejará al estudiante decidir qué contenido es correcto o como reconciliar evidencias y creencias cada día un poco más alejadas entre sí? Ya destacamos hace casi dos años la falta de argumentación lógica de la iglesia católica y la sorpresa que nos supuso leer sobre lo que sus responsables llamaron entonces el saber científico y estructurado de la fe. Está bien argumentada la falta de terreno común entre el pensamiento científico y la religión. Ahora denunciamos una nueva vuelta de tuerca en la injerencia de la religión católica en la cultura científica de la sociedad española del siglo XXI, apuntando a una diana sensible y crucial: la formación de las  nuevas generaciones de ciudadanos.

Seguir leyendo »

Yo también quiero un fondo de contingencia como el de la Casa Real

Bolsa de contingencia Real

Hablar de la Casa Real desde nuestro blog de ciencia crítica parece un alarde inexplicable ¿no? ¿Qué diablos tiene que ver esa vetusta institución con nuestro quehacer científico? Poco, por no decir nada... quizás  un par de líneas en algún discurso sobre la importancia de nuestra tarea o un reservorio de regios nombres para las Universidades que se van creando. Menos mal, de no ser por estas pocas líneas genéticas, ¿de dónde sacaríamos nombres para nuestros centros?

En realidad la lectura de las noticias aparecidas estos días sobre los presupuestos de la Casa Real y del ejercicio de modernidad del monarca para repartir esos dineros es lo que nos ha empujado a cruzar esta frontera.

¡Qué ejercicio de ajuste y, sobre todo, qué suerte! ¡No les rebajan el presupuesto!!!

Seguir leyendo »

Representación gráfica de datos: claridad, manipulación y fraude

Captura de pantalla de RTVCM

Hace unas semanas hablábamos de estadística: de la ubicuidad de la estadística en una sociedad saturada de información y donde lo incorporación de datos numéricos parece conferir un plus de credibilidad a las noticias, de la necesidad de tener un entrenamiento riguroso para realizar análisis estadísticos correctamente, de lo fácil que es manipular la opinión utilizando estadísticas que son ciertas a medias y de la imposibilidad de detectar el fraude sin acceso directo a los datos. Es por ello que queremos dedicar un post a mostrar ejemplos concretos de manipulación y fraude con las estadísticas más sencillas que cabe imaginar: el número de observaciones. No tendremos que calcular valores medios ni desviaciones típicas, ni que comparar la variabilidad de varios grupos; podemos obviar todo tipo de cálculo complicado… nos limitaremos a contar. Y con una cosa tan sencilla, ¿se puede manipular y mentir? Sí, claro que se puede.

 

Los ejemplos que traemos a colación tienen que ver con la evolución del desempleo, que está comenzando a cambiar de tendencia. Empezamos con el caso menos grave, el caso de manipulación. Un informativo de la televisión de Castilla-La Mancha, RTVCM, comparaba la  tasa de desempleo en septiembre de 2013 y septiembre de 2014 apoyándose en el gráfico con el que abrimos este post y que ha circulado ampliamente por las redes sociales.

Seguir leyendo »