eldiario.es

Menú

Agentes medioambientales encuentran una nueva población de dragoncillo de roca

El cuerpo ha encontrado un nuevo foco poblacional en la zona de Paterna del Madera, que se une a las tres ya identificadas en la provincia, en Bogarra y en el Río Mundo

- PUBLICIDAD -
Agentes medioambientales dragón de roca en Albacete

Agentes medioambientales de Castilla-La Mancha han realizado un informe sobre la situación actual del dragoncillo de roca en la provincia de Albacete, una de las especies catalogadas como en peligro de extinción en Castilla-La Mancha. El cuerpo cuenta entre sus funciones la de la vigilancia y custiodia de las especies amenazadas y también la elaboración de censos e informes sobre los animales, como ha ocurrido en este caso. Fu un agente adscrito a la demarcación territorial de Riopar el encargado de llevar a cabo el estudio, que comenzó en mayo de este año y se concluyó en el mes de agosto.

El dragoncillo de roca es un arbusto enano que habita en roquedos calizos verticales,acomopañado normalmente de otras plantas como el  Sarcocapnos enneaphylla subsp. saetabensis, ó el  Sarcocapnos baetica subsp. Según el Atlas y Libro Rojo de la Flora Vascular Amenazada de España, existían tres poblaciones en Albacete, dos en Bogarra y uno en el Río Mundo y dos en Murcia. La población mundial no superaría el millar de individuos, según ha informado el cuerpo de Agentes.

El cuerpo accedió a pie a todos los lugares a los que pudiera accederse, intentando que el mayor número de individuos fueran detectados a simple vista o con la ayuda de prismáticos. El resto de paredones fue revisado con telescopio terrestre, revisando cada paredón "al menos" dos veces, llegando a usar un vadeador para acceder por el río al "mayor número" de paredones posibles.

El resultado más importante fue el descubrimiento de una nueva población en Paterna Del Madera, no descrita hasta la fecha, descubierta durante una visita de campo en julio de 2015 y comunicada por primera vez a los vecinos del municipio en unas jornadas de medio ambiente en las que participaban agentes medioambientales. Así, se pretendía que los ciudadanos fueran los primeros en conocer y valorar la importancia ambiental de la sierra que los rodea.

Los agentes precintaron también varías vías de escalada "no autorizadas" junto a una pequeña población tampoco descrita anteriormente, evitando así posibles daños a la especie por efecto de pisadas o rozaduras, además de recabar información relevante sobre otras especies del entorno, como la Lagartija de Valverde, catalogada como vulnerable en Castilla-La Mancha.

El estudio se remitió a la Sección de Áreas Protegidas y Biodiversidad de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural en Albacete, de la cual se obtuvo permiso para la extracción de una ramilla de la nueva población, con objeto de ser entregado a personal de la Universidad de Castilla-La Mancha y formar parte del herbario gestionado por el Jardín Botánico.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha