eldiario.es

Menú

Ai Weiwei relatará sus 81 días en prisión en 'S.A.C.R.E.D'

El artista disidente chino expondrá en el claustro de la catedral de Cuenca desde el 26 de julio junto a otros grandes como Francisco Farreras o Rafael Canogar

El nombre de la exposición responde a las iniciales, en inglés, de las palabras cena, acusadores, limpieza, ritual, entropía y duda, escenas que componen la muestra

- PUBLICIDAD -
Ai Weiwei

Ai Weiwei Las Noticias de Cuenca

‘S.A.C.R.E.D’. Es el nombre de la instalación del artista disidente chino Ai Weiwei (Pekín, 1957) que podrá verse en el claustro de la Catedral de Cuenca a partir del 26 de julio dentro de la muestra ‘La poética de la libertad’, que también incluirá obras de Francisco Farreras, Rafael Canogar, Martín Chirino o Luis Feito y una muestra dedicada a Cervantes, tres exposiciones que defienden la capacidad del arte como vehículo de libertad, en lucha por los derechos humanos.

 ‘S.A.C.R.E.D’, que debe su nombre a las iniciales, en inglés, de las palabras cena, acusadores, limpieza, ritual, entropía y duda, escenas que componen la muestra, data del año 2013 –cuando pudo verse en la iglesia de San Antonio, en Venecia– y en ella Ai Weiwei interpreta y representa, de forma “realista” pero a su vez “profundamente lírica”, los momentos más dolorosos e íntimos que sufrió durante los 81 días que en 2011 estuvo preso en China por un supuesto delito económico, un “atentado implacable a la dignidad personal y a la libertad que él ha sufrido, como tantos otros que siguen haciéndolo a manos de las autoridades chinas o en otros países donde la libertad de expresión está sometida por la fuerza”, apuntan en Eulen Art.

Ai Weiwei lo cuenta a través de una serie de piezas escultóricas compuestas por 136 toneladas de barras de acero que se retiraron de las ruinas de cinco escuelas chinas que fueron derrumbadas por el terremoto que en 2008 registró la provincia de Sichuan, en el que más de 5.000 niños murieron aplastados.

La instalación se presenta en seis grandes cajas de metal con pequeñas aperturas similares a las que se encuentran en la puerta de una celda, a través de las cuales el espectador puede asomarse a su interior, donde observará unos dioramas que representan al artista y sus captores de un modo hiperrealista: aparecen las diferentes etapas del encarcelamiento de Weiwei, desde que es conducido a su celda hasta el interrogatorio. Se narran además momentos íntimos, como cuando se veía obligado a usar el inodoro o a lavarse desnudo bajo la mirada de sus captores. 

Arte y compromiso

Desde Eulen Art se destaca que Ai Weiwei es “el creador chino más influyente de las últimas décadas, un artista ecléctico cuyo trabajo aborda la escultura y la pintura, pero también las técnicas mixtas, la instalación, la fotografía, el cine, la música y la arquitectura, que ha investigado la corrupción gubernamental de su país de origen y los encubrimientos políticos”. Es el suyo así un arte “comprometido, que promueve los derechos humanos y la libertad de expresión”, lo que precisamente le llevó a ser acusado, perseguido y detenido en su país.

A destacar, además, el modo en que toma elementos simbólicos de su patrimonio cultural para modificarlos fusionándolos con rasgos del mundo capitalista occidental y romper esquemas tradicionales para ofrecer un discurso “ecléctico y variado” que entremezcla “los valores y emociones de la cultura antigua con lo más controvertido de la cultura actual”.

Alta expresión

A esta exposición se suma ‘Alta expresión’, formada por obras de Feito o Canogar, figuras esenciales del informalismo español, intercaladas con fotografías de Juan Barte, que los retrata en “plena acción creativa”. Una muestra que refleja su lucha, durante la España franquista, por “romper el cautiverio ético e intelectual de una época que, después de ellos, ya no volvió a ser la misma en el territorio del arte”, para lo que utilizaron un lenguaje críptico pero también subversivo para hablar de la libertad sin toparse con las barreras de la censura.

Y la tercera muestra que compone la obra es ‘Cervantes y la libertad’, que según los organizadores “indaga desde nuestro tiempo en la manera en que la libertad constituye un concepto integral en la vida y en la literatura de Miguel de Cervantes, para quien sus años de cautiverio fueron definitivos a la hora de trazar, a través de la escritura, el retrato moral de su época”. La exposición, comisariada por Carlos Aganzo y Florencio Galindo y en cuya financiación colabora la Junta de Comunidades, está encuadrada en los actos del IV Centenario de la muerte de Cervantes  Con motivo de esta muestra, profesionales vinculados al sector turístico de Cuenca participan estos días en varias sesiones informativas organizadas por Eulen Art.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha