eldiario.es

Menú

Bono y Barreda cierran filas con García-Page y creen que Sánchez debe dimitir

Los dos exsecretarios generales del PSOE castellano-manchego se sitúan del lado del sector crítico

Bono habla de la necesidad de ir de "derrota en derrota" aunque reconoce su "tristeza" por la deriva en el partido

Barreda cree que Pedro Sánchez está jugando a ser "un martir" y critica que haya enfrentado al partido hablando de "bandos"

- PUBLICIDAD -
Barreda: Sánchez está jugando a ser un "mártir" pero debe dimitir

Barreda: Sánchez está jugando a ser un "mártir" pero debe dimitir

José María Barreda y José Bono avalan la postura de la federación socialista castellano-manchega, una de las que ha exigido el relevo de Pedro Sánchez al frente de la dirección del partido. También cierran filas con el actual líder del PSOE en la región, Emiliano García-Page, que junto como las también castellano-manchegas Manuela Galiano y Luz Rodríguez,  presentaba ayer su renuncia como miembro de la Ejecutiva Federal.

José Bono ha pedido hoy desde Bogotá que sea "otra dirección" la que marque el nuevo rumbo de su partido, puesto que la actual ha llevado a la organización "de derrota en derrota".

"Tiene que decidir otra dirección, esta dirección ya ha acreditado que nos ha conducido a un lugar donde la derrota es lo que abunda", señaló Bono sobre el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en una entrevista con Efe.

Este miércoles se produjo una implosión en el partido cuando el expresidente del Gobierno Felipe González (1982-1996) criticó al actual secretario general, Pedro Sánchez, y reforzó así a los dirigentes regionales que cuestionan su liderazgo. González declaró que se siente "engañado" por Sánchez, y aseguró que le dijo en junio que el PSOE se abstendría en la segunda votación de investidura de Mariano Rajoy para facilitar la formación de un Gobierno del Partido Popular. Una tesis y un estado de ánimo de dijo compartir Emiliano García-Page y que a la postre se traduciría en dimisión. 

"Aferrarse al cargo no es decoroso ni inteligente"

Sánchez anunció la convocatoria de unas primarias para renovar su mandato el 23 de octubre y un congreso federal a primeros de diciembre. En este sentido, Bono dijo que le produce una "gran tristeza" ver así a su partido y añadió que la historia del PSOE merece generosidad por parte de quienes hoy están afiliados.

"Hay que saber pasar el testigo, aferrarse al cargo ni es inteligente, ni es decoroso, hay que cambiar el rumbo en mi partido", agregó el exministro, que está en Bogotá para participar en una charla sobre La Transición española en el Colegio Reyes Católicos.

En este sentido, dijo que el PSOE está yendo "de derrota en derrota" y "cada vez la derrota siguiente es mayor que la anterior". Por ello, Bono consideró que "en estas horas difíciles" no tiene una receta, pero reclamó que se escuche a "quienes han tenido y tienen el apoyo mayoritario de los ciudadanos".

Entre ellos citó a González y a los presidentes autonómicos más votados porque ellos han encontrado la forma de "acercarse a la población". "No podemos ser egoístas con España, acabar teniendo los mismos votos que militantes desde mi punto de vista es un error y es algo que no le conviene a un partido que tiene vocación de Gobierno. Es mucho más útil para el PSOE quien consigue votos que quien busca aplausos en ámbitos internos", apostilló.

En este sentido, Bono que fue presidente del Congreso entre 2008 y 2011 y ministro de Defensa entre 2004 y 2006, dijo que "lo útil es convencer a aquellos que no han votado" al PSOE. De ese modo, se puede ganar a la derecha, a quien considera sus adversarios, y reclamó que en su partido no haya "bandos".

"En estas horas difíciles nuestro objetivo no puede ser ganarnos los unos a los otros, sino ganarle a la derecha, esa es desde mi punto de vista la posición en este momento. Aferrarse al cargo ni es inteligente ni decoroso y es un espectáculo deplorable", reiteró Bono.

El exministro hizo hincapié en que el PSOE "no es una asociación de acólitos ni de monaguillos, es un partido político y ganar las elecciones es muy importante". Sin embargo, agregó que quien pierde las elecciones "no tiene culpa desde un punto de vista moral o personal, pero los partidos tienen que buscar ganarlas".

"Lo que haya que hacer en el PSOE no está escrito, no es lo que diga uno u otro, tendremos que decidirlo en nuestro partido. Desde mi punto de vista lo tiene que decidir otra dirección", destacó Bono. Pese a todo ello, dijo que "desde un punto de vista personal" no tiene "nada que decir contrario" a Sánchez, ya que "el juicio sería insensato y verdaderamente injusto".

En su opinión, a los dirigentes políticos "no hay que juzgarles por sus palabras, sino por sus hechos", ya que contra ellos "no valen razones". Bono se mostró particularmente crítico con la reacción tras las elecciones del 20 de diciembre de 2015, cuando, según recordó, el PSOE perdió 20 diputados "y se dijo por parte de quienes estaban en su cercanía (de Sánchez) que era una noche histórica".

"Después vinieron las elecciones (de junio de 2016) y sobre los 20 que habíamos perdido perdimos otros cinco. No se trata de no querer bien a Pedro Sánchez, sino de querer bien al PSOE y lo que debemos hacer es ganarle a la derecha, quien mejor y peor daño hace a la derecha es quien le gana, no quien la insulta", concluyó.

Barreda cree que Sánchez "juega a ser mártir"

El expresidente de Castilla-La Mancha, el diputado socialista José María Barreda, ha lamentado hoy que su partido esté en "un callejón sin salida", ha acusado al todavía secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, de estar jugando a ser "un mártir", y le ha pedido que dimita de inmediato.

En una entrevista en RNE, Barreda ha mostrado su confianza en la capacidad de recuperación de su partido, aunque también cree que, a día de hoy, unas terceras elecciones serían catastróficas para las aspiraciones del PSOE. "Si los ciudadanos piensan que una persona no es capaz de gobernar su casa cómo va a gobernar la casa de todos", se ha preguntado.

Ha reprochado a Sánchez que se haya enfrentado a la mitad del partido, haya hablado de "bandos" y además dijera que no dimitiría aunque perdiera la confianza del Comité Federal, el máximo órgano del partido entre congresos.

"Yo creo que debería dimitir", ha insistido Barreda, que cree que lo que se ha planteado ahora es un "conflicto de legitimidades" entre la democracia directa de los militantes y la democracia representativa de los órganos del partido.

"La situación es muy difícil pero saldremos de ésta", confía Barreda, que considera que hay "personas" capacitadas en el partido para reconducir la situación. Sobre el debate de fondo, Barreda ha reconocido que habría apoyado un gobierno "transversal" con Podemos y Ciudadanos, pero cree que es "hacerse trampas en el solitario" apostar por un acuerdo que no es posible por el veto cruzado de los dos posibles socios.

Las otras dos opciones son una abstención responsable al candidato del PP, Mariano Rajoy, o las terceras elecciones porque un pacto con los independentistas tampoco es posible. Ha alertado de que en unos terceros comicios no está en absoluto garantizado que el PSOE mantenga sus 85 diputados. "Tal y como están las cosas es para que lo pensemos muy seriamente", ha alertado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha