eldiario.es

Menú

Cospedal anuncia 400 plazas sanitarias tras provocar un déficit de 3.750 profesionales

Quiere destinar 10 millones de euros anuales a fomentar la “productividad por objetivos” en este sector.

Trabajadores de hospitales de la región denuncian que los objetivos por productividad han provocado el recorte de material sanitario y de plantillas.

- PUBLICIDAD -
Trabajadores formándose para entrar en actividad / Foto: SESCAM

Trabajadores formándose para entrar en actividad / Foto: SESCAM

Cinco días faltan para las elecciones autonómicas y la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores, ha decidido que es al final de la legislatura el mejor momento para anunciar una oferta de empleo público con 400 nuevas plazas para profesionales sanitarios. Todo ello después de una legislatura en la que sindicatos, plataformas en defensa de la sanidad pública y colectivos de profesionales sanitarios no han dejado de criticar los continuos recortes en sanidad y hasta un déficit de 3.750 profesionales en el sector, según CCOO.

Además, Cospedal también ha considerado importante avanzar que dedicará una partida de 10 millones de euros anuales para incentivar la productividad por objetivos de estos profesionales, cuando esta cuestión también ha generado parte de las denuncias de trabajadores sanitarios por los consiguientes recortes en material y plantillas de hospitales de la región.

El anuncio de nuevas plazas para profesionales ha venido acompañado de su compromiso para transformar más puestos temporales eventuales en interinos y para que "la temporalidad de estos profesionales se reduzca". También ha avanzado que devolverá a los profesionales sanitarios 14 millones de euros que se les adeudaba desde el año 2010 por un reconocimiento de la carrera profesional pendiente de abonarles desde este año. Mesas de negociación y diálogo también han estado en boca de Cospedal en su batería anuncios sobre sanidad.

Sin embargo, son medidas en periodo electoral que contrastan con el panorama dibujado por las federaciones sanitarias de los sindicatos durante estos últimos cuatro años. A la falta de medios, han venido alertando un “recorte sistemático” de las plantillas de trabajadores. Concretamente, CCOO aseguró en su balance de legislatura sobre el sector sanitario que en total se han perdido 3.750 puestos de trabajo, con el consiguiente “deterioro progresivo” de la calidad asistencial a los pacientes de la sanidad pública.

Es más, varios sindicatos han insistido en una campaña “orquestada” desde el Gobierno regional para desacreditar a los profesionales sanitarios, haciéndoles culpables de la situación. También han denunciado la negación sistemática al diálogo social y a la negociación que ahora ofrece Cospedal, con mesas sectoriales de negociación convocadas para “dar sensación formal de diálogo” pero en las que “todo estaba atado de antemano”.

Recortes en pruebas farmacéuticas para conseguir productividad

El otro anuncio de la presidenta, el de los 10 millones anuales para incentivar la productividad, tampoco está al margen de la polémica. Mientras Cospedal asegura que el cobro de estos incentivos (que no cuantifica) solo será posible cuando se alcancen determinados objetivos, olvida que este tipo de medidas son las que han provocado también las quejas de profesionales sanitarios. Precisamente, la Gerencia de Atención Integrada del Área de Salud Cuenca recortó el gasto en pañales, pruebas farmacéuticas de glucemia e ingresos de pacientes para cumplir con esa productividad, según informó la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública.

El colectivo afirmó además que para que los trabajadores se adhirieran a ese “despropósito” y lo firmaran, se “les puso el caramelo” de ofrecerles firmar esos recortes para poder cobrar la “productividad variable”, a través de la cual recibirán cantidades económicas que van desde los 80 hasta los 800 euros al cabo del año.

Es un caso similar al que se ha dado en el Complejo Hospitalario de Toledo, donde en la hoja de los Objetivos del Servicio de Enfermería para 2015 aparece, como uno de ellos, la reducción de la plantilla en un 10% respecto al número de contrataciones de personal eventual en el año 2014. Es una entre una serie de metas a conseguir que los trabajadores de ese departamento deben firmar para poder cobrar el plus de productividad fijado por la gerencia, a lo que hasta el momento se han negado, puesto que, según valoran, supondría avalar despidos.

El sector de enfermería ha sido precisamente uno de los más críticos en torno al recorte de plantillas. Hace solo unos días, SATSE entregó un total de 13.000 firmas al Servicio Regional de Salud (SESCAM) pidiendo el aumento de las plantillas de enfermería en los centros sanitarios públicos de Castilla-La Mancha.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha