eldiario.es

Menú

“Fuerte” retroceso anual de la tasa de emancipación juvenil en Castilla-La Mancha

El índice de jóvenes con posibilidades de independizarse en la región sigue siendo inferior a la media nacional

Se ha producido también una mayor precarización del trabajo en este colectivo, según el último Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud

“Castilla-La Mancha ha pasado de ser receptora de población joven en 2008 a ser emisora hacia otras regiones de manera constante y cada vez más acentuada”

- PUBLICIDAD -
BBVA prevé una ligera revalorización del precio de la vivienda para este año

EFE

Aunque los datos de desempleo entre la población juvenil han mejorado con respecto al año pasado y a la anterior legislatura en Castilla-La Mancha, el escenario de emancipación para los jóvenes en esta comunidad autónoma sigue sin ser positivo. Según el Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España correspondiente al primer semestre de 2016, hay una notable mejoría anual en cuanto a la creación de empleo joven, pero la actividad laboral de las personas jóvenes de la comunidad y la tasa de empleo son inferiores a la media de España.

Señala así que la creación de empleo entre la población joven se ha traducido en una "mayor precarización" del trabajo en este colectivo. “La débil posición de las personas jóvenes frente al mercado de trabajo delimita la independencia económica necesaria para emprender la emancipación residencial”, argumenta. De esta forma, la capacidad adquisitiva de la población joven asalariada es la cuarta más menguada de España y el 67,3% de la población joven de menos de 30 años carece de salario. De hecho, en el informe se establece que en el año 2015 el 49,3% de la población joven se encontraba en riesgo de exclusión social, lo que representa la segunda tasa más alta de las registradas por comunidades.

Concretamente, en el segundo trimestre de 2016, Castilla-La Mancha presenta una tasa de emancipación entre la población joven de 16 a 29 años “ligeramente inferior” a la media de España, tras haber experimentado un “fuerte retroceso anual”. Los procesos de independencia residencial en solitario entre la población joven son “menos frecuentes en la comunidad que en el conjunto de España”.

A esta situación contribuyen también los movimientos migratorios. Los datos provisionales sobre esta cuestión correspondientes al año 2015 muestran una pérdida de población joven en la comunidad entre el colectivo de 25 a 34 años y un aumento de la población de 16 a 24 años. El balance anual se ha concretado en una merma de 5 personas por cada 1.000 habitantes de 25 a 29 años y una pérdida de 6,5 personas por cada 1.000 residentes de 30 a 34 años. La emigración de la población joven de Castilla-La Mancha con destino al extranjero aumentó con respecto a 2014. En 2015, el 31,2% de la emigración de personas de 15 a 29 años ha sido de nacionalidad española, 5,2 puntos porcentuales más que la media de España.

Los jóvenes emigrantes tienen una edad de entre 25 y 35 años

De la misma forma, en 2015, fueron más los jóvenes de 16 a 34 años que emigraron hacia otras regiones de España, que los que decidieron establecerse en Castilla - La Mancha, constatándose una pérdida de población de 11,9 personas por cada 1.000 habitantes de 16 a 29 años y de 9,5 personas por cada 1.000 residentes de 30 a 34 años. “Castilla-La Mancha ha pasado de ser receptora de población joven en 2008 a ser emisora de población joven hacia otras regiones de manera constante y cada vez más acentuada”, detalla el Observatorio.

En relación con la actividad profesional, el informe desvela que las condiciones de acceso al mercado laboral han mejorado para la población joven activa de la región. En el último año, ha aumentado la ocupación joven y el desempleo juvenil ha descendido de manera considerable. Sin embargo, ambos indicadores muestran un mercado laboral “más restrictivo que el del conjunto de España”. En la actualidad, la tasa de ocupación entre las personas de 16 a 29 años es del 32,7% y la tasa de paro del 40,2%. Se aprecia asimismo una “mayor exclusión laboral” de las mujeres jóvenes con respecto a los hombres de la misma edad.

Otro dato significativo es que el número de personas jóvenes 'subocupadas' por insuficiencia de horas laborales en Castilla-La Mancha ha aumentado entre las personas de 16 a 24 años y las mujeres jóvenes. En la actualidad, el 22% de las personas ocupadas de menos de 30 años en la comunidad tiene una jornada laboral insuficiente en relación a la que desearía desempeñar y tendría disposición de asumir, lo que representa el cuarto porcentaje más abultado de los registrados por comunidades.

Capacidad adquisitiva y acceso a la vivienda

Además, la capacidad adquisitiva de los hogares jóvenes una de las más bajas de España. En relación a un año atrás, los ingresos medios de un hogar compuesto por personas jóvenes de menos de 30 años se ha reducido un 0,88% y el salario medio de las personas jóvenes ha descendido un 1,40%. Por otro lado, el 67,3% de la población joven de menos de 30 años carece de salario y el 21,2% de los hogares compuestos por jóvenes no tienen ninguna persona ocupada. En 2015, la tasa de pobreza entre la población joven de menos de 30 años de la comunidad, del 49,3%, era la segunda más elevada de España.

Finalmente, en cuanto al acceso de la población joven a la vivienda, el Observatorio reitera que el mercado inmobiliario de la región es uno de los más “permeables” de España y que en el último año, aunque ha aumentado el precio de alquiler de vivienda, los precios de compra-venta de vivienda se han flexibilizado aún más. Pese a ello, con el sueldo de las personas asalariadas de menos de 30 años de Castilla-La Mancha emprender la emancipación residencial en solitario, hoy por hoy, representaría “asumir un nivel de endeudamiento excesivo”: del 48,6% del salario en el caso de alquiler y del 38,6% en el supuesto de la compra de vivienda.

“Con los ingresos de un hogar compuesto por jóvenes sería viable económicamente comprar o alquilar una vivienda con plenas garantías de solvencia en cualquiera de las provincias. En la actualidad, un hogar joven debiera dedicar el 23,1% de sus ingresos a afrontar el pago mensual de la cuota hipotecaria o el 29,0 % al pago de la renta de alquiler de vivienda, ambos porcentajes por debajo del umbral máximo del 30% recomendado”, concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha