eldiario.es

Menú

García-Page se muestra seguro "de que con Rivera podría hablar de muchas cosas"

Emiliano García-Page tampoco ha querido referirse a pactos con Ciudadanos, sino que se ha limitado a señalar que, a diferencia de con Cospedal, el dialogo sería fácil.

El candidato socialista se muestra seguro de tener un resultado "claro de victoria del PSOE" y ha restado credibilidad a todas las encuestas que otorgan la victoria a María Dolores de Cospedal.

- PUBLICIDAD -
García-Page se muestra seguro "de que con Rivera podría hablar de muchas cosas"

García-Page se muestra seguro "de que con Rivera podría hablar de muchas cosas"

El candidato del PSOE a presidir el Gobierno de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, cree que tendría "una conversación muy agradable" con el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y se muestra "seguro" de que podría hablar con él "de muchas cosas".

Page hace este "guiño" a Rivera en una entrevista con la Agencia Efe en el autobús de campaña, y asegura que él es "partidario de hablar" porque "no tiene mucho sentido el frentismo ni el tacticismo" e incluso afirma que "hay cosas" que comparte con Rivera, como "su planteamiento sensato sobre la idea de España", aunque "hay muchas otras cosas" en las que no coinciden, añade.

Preguntado por si esa conversación con Rivera tendría lugar para hablar de pactos de gobierno en Castilla-La Mancha, el candidato socialista responde: "Para hablar en general de todo lo que sea, me parece que tiene una conversación fácil, lo mismo que Cospedal es muy difícil de conversación".

No obstante, señala que no ha tomado contacto con Ciudadanos y no sabe "exactamente qué composición de lugar se hacen", aunque dice que no cree que "tengan una decisión tomada a priori" sobre pactos de gobierno.

"Creo que están esperando a ver por dónde sale la cosa", opina García-Page, quien cuestiona que Ciudadanos "tenga identificados a todos sus votantes".

El candidato socialista a la Presidencia de Castilla-La Mancha vaticina "un resultado claro de victoria del PSOE y de cambio" en la región y resta credibilidad a las encuestas que pronostican que ganará la presidenta regional y candidata del PP a la Junta, María Dolores de Cospedal.

Según cree, el PSOE está consiguiendo "un reagrupamiento muy importante de voto" porque "la gente tiene muy claro que las cosas no pueden seguir igual y hay mucho cabreo social".

"El lema de mi campaña ('Vamos a cambiarla') lo ha puesto la gente", afirma el candidato socialista, quien señala que "todo el mundo" le dice en la calle que "hay que cambiar a Cospedal".

Así, acusa a la candidata del PP de haber estado "sentimental, psicológicamente y, en casi todos los momentos, físicamente fuera de Castilla-La Mancha" y opina que, "si ganara en Castilla-La Mancha, va a utilizar su victoria contra Rajoy, contra Soraya Sáenz de Santamaría y contra el proyecto mayoritario del PP".

De hecho, cree que Cospedal "tiene más ganas de reirse en la cara de Soraya Sáenz de Santamaría con el resultado de Castilla-La Mancha que de gobernar esta tierra".

Si es elegido presidente regional, su gobierno será "paritario" y dice que ya "tiene nombres para todos los puestos", aunque no quiere decirlos porque "significaría una relativa, aunque sea íntima soberbia, de pensar que está ganado".

No obstante, señala que huirá de fórmulas clásicas y "habrá sorpresas desde el punto de vista organizativo", como la constitución de un foro ciudadano "con el que discutir de forma sistemática y permanente".

Preguntado por las primeras medidas que tomaría si fuese elegido presidente, García-Page señala que "la más emotiva" será avisar a toda su familia y, sobre todo, a sus vecinos de que no piensa cambiarse de casa.

No obstante, reconoce que esta medida tiene sólo "su pequeña importancia" y subraya que "la que importa es poner inmediatamente en agenda un encuentro del más alto nivel con sindicatos y empresarios" para "construir un acuerdo cuanto antes" y "poner en marcha los cimientos de la recuperación", para lo que se marca un límite de seis meses.

Del mismo modo, desvela que planteará "un estudio urgente de toda la normativa que hay que derogar" con el fin de "paralizar la etapa Cospedal, sobre todo para no seguir ahondando en el daño" y, entre las leyes que derogaría, apunta la normativa sobre dependencia que "ha esterilizado Cospedal".

"Lo más importante es parar la hemorragia", expone García-Page, quien añade que también será "bastante importante" poner en marcha un "estatuto del comportamiento de la vida pública en la región" así como un plan de empleo para dar trabajo a 60.000 parados.

Además, apuesta por "intentar establecer un nuevo calendario con la deuda", algo que considera que "tienen que hacer todas las administraciones".

Preguntado por cómo afronta los últimos días de campaña electoral, el candidato socialista responde que "con mucha serenidad" y con la "conciencia tranquila" de estar dejándose "la piel".

Y a la pregunta de sobre qué diría a un ciudadano al que encuentra en la calle y le pregunta por qué "Cospedal no y Page sí", el candidato socialista contesta: "Por él, porque si yo soy presidente va a poder seguir dirigiéndose a mí en la calle y preguntarme, no ya por qué, sino que es lo que tengo que hacer. Con Cospedal es imposible que se cruce en la calle y le haga esas preguntas".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha