eldiario.es

Menú

Llega el 26J: ¿habrá vuelco electoral en Castilla-La Mancha?

Casi todas las encuestas han pronosticado que el ‘sorpasso’ en esta comunidad autónoma se lo dará Unidos Podemos a Ciudadanos

Los candidatos presidenciables de las cuatro principales formaciones políticas han visitado la región, donde ‘bailan’ hasta cuatro escaños

- PUBLICIDAD -
Mapa físico de Castilla-La Mancha / artehistoria.com

Mapa físico de Castilla-La Mancha / artehistoria.com

Desde el día siguiente a las elecciones generales del pasado 20 de diciembre, se hicieron los primeros cálculos de qué habría sucedido en Castilla-La Mancha si Izquierda Unida y Podemos hubieran concurrido juntos a los comicios. Según los cálculos por asignación de escaños que entonces realizó eldiarioclm.es, la situación hubiera sido totalmente inversa a la que arrojaron las urnas, que dieron cuatro diputados nacionales a la formación de Albert Rivera y solamente uno a la de Pablo Iglesias. Lo cierto es que los dos partidos políticos cambiaron el tradicional reparto de poder entre PP y PSOE en Castilla-La Mancha en la Cámara Baja, aunque lo hicieron con mayor perjuicio para los ‘populares’.

El escenario dibujado en la última encuesta electoral del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) confirmó también este posible escenario. Según la misma, el PP sería el más votado en esta región aumentando un escaño con respecto al 20D, el PSOE se mantendría en sus siete escaños en el Congreso, Unidos Podemos lograría tres diputados y Ciudadanos se quedaría con uno.

Son datos muy diferentes a las predicciones que ha realizado el profesor de Matemáticas de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) Virgilio Gómez Rubio, mediante un meta-análisis de las distintas encuestas electorales publicadas. Sus pronósticos han dado  como resultado que en esta comunidad autónoma el PP bajaría a ocho escaños, a seis el PSOE, Unidos Podemos obtendría hasta cinco parlamentarios y dos Ciudadanos.

Cuatro cincunscripciones en liza

Al margen de encuestas, lo cierto es que cuatro circunscripciones castellano-manchegas pueden jugar un papel decisivo en el reparto de poder en el Congreso de los Diputados entre los partidos tradicionales y las fuerzas políticas emergentes. En el tablero que se configura para las elecciones de este domingo, Ciudad Real se ha convertido en circunscripción clave. En esta provincia, ni Ciudadanos ni Podemos consiguieron ningún escaño en diciembre, pero ahora sí puede obtenerlo la confluencia de izquierdas. La suma de los votos de ambos hace seis meses habría hecho que consiguieran ese diputado en detrimento del PP, que hubiera bajado a dos escaños.

La aritmética es diferente en el caso de la provincia de Albacete. Aquí la disputa se realizará en función del peso que tengan en las urnas los nuevos partidos políticos. El PP perdió su tercer escaño por esta provincia a favor de Ciudadanos en las elecciones del 20D, pero ahora la suma de Izquierda Unida y Podemos puede volver a dar la vuelta al resultado. La formación morada se quedó a 1.500 votos de la naranja, y añadiendo los más de 9.000 votos de IU, el diputado caería del lado de la confluencia si el resultado se repitiera.

Toledo fue la provincia castellano-manchega en la que el PP se dio el mayor batacazo en los anteriores comicios. Perdió más de 70.000 votos y dos diputados que fueron a parar a Podemos y Ciudadanos. El tercer escaño ‘popular’ se hizo de rogar hasta el último minuto. En este caso, la confluencia no hubiera marcado ningún cambio significativo en el reparto, aunque la suma de IU y la formación morada en la provincia sí puede propiciar que se sitúe como tercera fuerza política.

Finalmente, en Guadalajara, Podemos tampoco obtuvo ningún parlamentario nacional en las elecciones del 20D. También en este caso se quedó a unos 1.000 votos de Ciudadanos, que sí consiguió representación. Pero la suma con Izquierda Unida supera con creces ese número de sufragios, por lo que también existe la posibilidad de que el tercer parlamentario de esta circunscripción caiga del lado de la confluencia.

Los actos de los candidatos a la Presidencia

No es extraño, por tanto, que los candidatos a la Presidencia de los principales partidos políticos hayan acudido a esta Comunidad Autónoma. Quien más lo ha hecho ha sido el presidente en funciones, Mariano Rajoy, quien ha mantenido además una intensa agenda en la región antes de las elecciones. Ha visitado Guadalajara, Toledo y Ciudad Real, circunscripciones donde el PP perdió votos hace seis meses y que pueden decantar la balanza de un lado u otro.

Albert Rivera también ha protagonizado actos de campaña en Guadalajara y en las zonas de Ciudad Real donde obtuvo un mayor número de votos en diciembre; mientras que Pedro Sánchez ha estado en Toledo, Ciudad Real y Albacete; y Pablo Iglesias esta misma semana en Guadalajara. Por su parte, Alberto Garzón no ha tenido actos de campaña en Castilla-La Mancha pero sí ha dedicado unas palabras a los votantes de la provincia de Ciudad Real, donde IU confía en conseguir ese disputado escaño.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha