eldiario.es

Menú

PSOE y Podemos inician una histórica etapa de Gobierno en Castilla-La Mancha

La entrada de José García Molina e Inmaculada Herranz en el Ejecutivo supone un momento clave en la historia de la comunidad autónoma pero también en Podemos

"No me veo entrando en un Gobierno del PSOE. Me veo compartiendo acción de gobierno con el PSOE", ha explicado el secretario general del partido en la región

El Grupo Parlamentario del partido estará formado por María Díaz, secretaria de Organización, y el diputado crítico, David Llorente

- PUBLICIDAD -
Emiliano García-Page y José García Molina

La entrada de Podemos en el Gobierno de Castilla-La Mancha supone un antes y un después en la historia de la región y también de la formación morada. Será la primera vez que gobierne una coalición y será también la primera vez que la formación morada se una a la acción de Gobierno de una comunidad autónoma. "Hacemos política para cambiar las cosas. A veces, sólo gobernar garantiza el cambio", afirmaba Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, al felicitar a José García Molina tras conocerse el acuerdo entre ambos partidos.

El acuerdo fue el punto final de una crisis política que se vivió en la región, después de que Podemos decidiese en el último momento rechazar el proyecto de presupuestos regionales. El Gobierno acusó a ambos parlamentarios de "irresponsabilidad" política y de que "no eran de fiar". Por su parte, la formación morada llegó a hablar de prácticas "casi mafiosas" en el quehacer del equipo de Emiliano García-Page. Las diferencias parecían insalvables, y la dinámica se mantuvo durante meses.

No era la primera ruptura que sufrían ambos partidos en la región. En septiembre de 2016, Podemos anunció que el acuerdo de investidura que llevó  a García-Page a ser presidente de la región estaba "muerto" "Más ocupado en anuncios que en obras. Más ocupado de lo que se mueve en Ferraz que de lo que pasa en las Cortes y en Fuensalida. Más ocupado de decapitar a Sánchez que dar vida a Castilla-La Mancha", criticaba la formación morada.

De la enmienda de la totalidad al acuerdo

Los días antes de que José García Molina y Emiliano García-Page saliesen juntos a anunciar el acuerdo de ambas formaciones, cualquier tipo de encuentro entre los partidos parecía imposible. De hecho, Podemos aseguró que presentarían una enmienda a la totalidad, un anuncio de José García Molina que provocó el rechazo abierto del otro diputado, David Llorente. Llorente, de una corriente abiertamente crítica con la dirección regional del partido, criticó duramente al secretario general por no consultar con el Consejo Ciudadano o las bases este tipo de decisiones. 

La división dentro de Podemos se volvió crítica después de conocer el posible acuerdo entre ambas formaciones. El partido consultó a sus bases sólo una pregunta,  "¿Crees que Podemos Castilla-La Mancha debería votar sí a los presupuestos si con un acuerdo de gobierno se garantiza la puesta en marcha y el control de políticas propias como la Renta Garantizada o el Plan de Garantías Ciudadanas?", que recibió el apoyo de cerca el 80% de las bases que votaron. 

David Llorente aseguró que acataría como diputado la decisión de las bases regionales, pero aseguraba que entrar en el Gobierno de PSOE "garantizaría" la desaparición del partido como "alternativa política". Llorente también fue muy crítico con la pregunta, la que tachó de "esperpéntica" y de obedecer a los intereses personales de José García Molina, no del partido.

Un resultado "histórico" de participación

El partido celebró unos  resultados "históricos" de participación entre las bases, no sólo desde la formación regional sino también a nivel estatal. María Díaz, secretaria de Organización, señalaba que con los resultados de la consulta empezaba un "nuevo tiempo político" para la región y explicó que el partido nunca "traicionaría la confianza de la mayoría aplastante que sabe que podemos gobernar. Nunca hemos tenido miedo en asumir nuestras responsabilidades. Nos vamos a dejar la piel para que Castilla-La Mancha sea ejemplo", afirmó.

José García Molina  dimitió como diputado el 4 de agosto y comunicó que su sucesora sería María Díaz. " Sabemos que es una gran responsabilidad y estamos convencidos de que con nuestra capacidad y con la determinación seremos capaces de hacer las cosas un poquito mejor", afirmaba el secretario general. Más tarde, se comunicó que Díaz también ocuparía el espacio de vicepresidente primera en la Mesa de las Cortes.

Eldiarioclm.es adelantó esta misma semana el nombre de la segunda incorporación de la formación morada al Ejecutivo de García-Page.  Se trata de Inmaculada Herranz, vicedecana de Investigación y Profesorado de la Facultad de Ciencias Sociales de Talavera de la Reina (centro donde García Molina también es profesor). Herranz participó también en la redacción del Plan de Garantías de Podemos y es parte del llamado "gobierno en la sombra" de la formación, del que también son parte Gloria Elizo y Juan Pablo Wert, entre otros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha