eldiario.es

Menú

Pinchos y clavos traen el peligro a los caminos públicos

Los agentes medioambientales denuncian una práctica “muy peligrosa”, que, remarcan, es un delito al llegar a poner en peligro la vida de quienes se encuentren con estos obstáculos.

El cuerpo profesional llama a la cooperación de los ciudadanos para denunciar los ataques, al tener los agentes un alcance limitado de los caminos públicos.

- PUBLICIDAD -
Un agente medioambiental muestra una trampa de clavos en un camino

APAMCLM

Pinchos, clavos y púas se han encontrado camuflados entre los caminos públicos por los agentes medioambientales. Estos obstáculos afectan en especial a ciclistas y automóviles. Lamentablemente, no se trata de una práctica novedosa, sino que se ha mantenido en los caminos públicos castellanomanchegos desde hace “bastantes años”. Así lo confirma el presidente de la asociación profesional de Agentes Medioambientales, Rubén Cabrero, quien ha dividido a los responsables de estos obstáculos en dos grupos.

Cabrero señala que, por un lado, se trata de dueños de fincas particulares que colindan con los caminos públicos y que optan por poner los clavos o los pinchos para que la gente use el medio rural de forma recreativa. “Son caminos de uso público, que puede usar todo el mundo, muy cerca de sus terrenos privados”, señala el Agente. Por otro lado, los ataques también irían directamente destinados a los agentes por los cazadores furtivos que intentan impedir el acceso de los profesionales a las zonas en las que están cazando.

Se trata de un delito, asegura el presidente de la Asociación Profesional, quien también señala que la preocupación ha llegado ya a la Fiscalía General del Estado que ha emitido un comunicado para que todas las denuncias que se hagan por este tipo de situaciones sean trasladadas al órgano público. Se trata de un delito, señala Cabrero, porque puede tener como consecuencias lesiones muy graves e incluso mortales. “Hay casos documentados de personas que han quedado paralíticas o que han fallecido”.

Este año, en Castilla-La Mancha, se han dado casos en las provincias de Toledo y Ciudad Real, mientras que durante el 2014, se dieron también en Albacete. Cabrero señala que, por ejemplo un agente medioambiental destinado a cubrir la extinción de un incendio sufrió el “pinchazo” de todas las ruedas de su coche debido a una trampa con clavos.

El cuerpo de agentes medioambientales hace un llamado a la ciudadanía en general, en especial a ciclistas y caminantes, que hagan uso frecuente de usos públicos para que comuniquen cualquier tipo de trampas u obstáculos que vean en los caminos a través del 112. “Acudiremos a solucionarlo, pero para eso la cooperación internacional es fundamental”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha