eldiario.es

Menú

Un “santuario laico” para los amantes de El Quijote

Argamasilla de Alba (Ciudad Real), la ciudad donde Miguel de Cervantes estuvo preso e “inspirado”, está embarcada en un amplio programa para la conmemoración del IV Centenario de la Segunda Parte del El Quijote.

Su alcalde, Pedro Ángel Jiménez, destaca el pasado pleno de la RAE y las numerosas actividades culturales para declarar al pueblo “visita obligada” para amantes del Siglo de Oro.

- PUBLICIDAD -
Cueva de Medrano / Foto: Ayuntamiento de Argamasilla

Cueva de Medrano / Foto: Ayuntamiento de Argamasilla

Tras pasar por las numerosas aventuras de ese personaje de personajes llamado Alonso Quijano que componen la primera parte de ‘Don Quijote de La Mancha’, al final del libro encontramos un conjunto de sonetos y epitafios dedicados a los académicos de Argamasilla, “lugar de la Mancha, en vida y muerte del valeroso don Quijote de La Mancha". Es uno de los numerosos motivos por los que esta localidad está considerada el lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiso acordarse Miguel de Cervantes cuando escribió su gran obra, y por el que sus sucesivas generaciones de habitantes llevan más de un siglo rindiendo tributo a esta joya de la literatura universal.

Después de las actividades que en 2005 se sucedieron con motivo de la conmemoración de cuatro siglos de El Quijote, y las del año pasado en relación al apócrifo Quijote de Avellaneda (que también dedica su personaje al alcalde y regidores de esta “noble villa”), este pueblo se encuentra ahora embarcado en la celebración cultural del IV Centenario de la publicación de la segunda parte de la obra magna de Miguel de Cervantes. Un programa enfocado a todos los públicos que entra actualmente en su fase más intensa.

Según el alcalde de Argamasilla, Pedro Ángel Jiménez, todos estos actos son la puesta de largo de una tradición, de un lugar considerado cuna de El Quijote, que en el pueblo se remonta hasta antes de la misma publicación de la primera parte en 1605. La prueba es un cuadro-exvoto de 1601, cuya leyenda habla de un hombre llamado Rodrigo Pacheco, habitante del pueblo, que está “enfermo de una frialdad en la cabeza”, es decir, loco como Don Quijote.

Cuadro exvoto con referencia a Rodrigo Pacheco

Cuadro exvoto con referencia a Rodrigo Pacheco

El primer edil relata que en 1905 fue el único pueblo que conmemoró el III Centenario de la obra de Cervantes, representando por los barrios estampas quijotescas, el primer antecedente de la actividad ‘Quijote en la calle’ que este año cumple su décimo sexta edición y que desde el Ayuntamiento se está comenzando a tramitar para que sea declarada de Interés Turístico Regional. A su tradición quijotesca se une también el paso por la localidad de personajes como Azorín, a la que menciona en ‘La ruta de Don Quijote’, así como Ruben Darío o el ilustrador Gustavo Doré. De todos ellos da buena cuenta el libro ‘Peregrinos por Argamasilla de Alba’.  

Todo un conjunto de hechos históricos que el alcalde considera esenciales para destacar la importancia nuclear del pueblo en las actividades culturales relacionadas con El Quijote. De hecho, una vez planificadas las actividades de este año, el Consistorio ya está trabajando en la conmemoración el año que viene de la muerte de Cervantes, en colaboración con la Sociedad Cervantina.

Pero para las presentes celebraciones, el “evento estrella” previo, cuenta Pedro Ángel Jiménez, ha sido el pleno que la Real Academia Española (RAE) celebró en el Teatro Auditorio del pueblo hace un mes, un “acontecimiento enormemente importante e histórico”, al ser la segunda vez que los académicos mantienen sesión plenaria fuera de Madrid (la primera fue con motivo del segundo centenario de la Constitución de Cádiz). Este acto ha supuesto “todo un impulso a nuestra tradición quijotesca”.

Sin apoyo del Gobierno regional

Lamenta, eso sí, la falta de apoyo del Gobierno regional tanto en este evento puntual como en todas las celebraciones relacionadas con la obra de Cervantes. La presidenta regional, María Dolores de Cospedal, no acudió a la invitación que le realizaron desde el Ayuntamiento al pleno de la RAE y ofreció una recepción oficial a los académicos en la sede del Gobierno regional en Toledo. Tampoco contestó, cuenta el alcalde, a su petición del año pasado para presidir la comisión del IV centenario del Quijote de Avellaneda, “demostrando así su preocupación por la cultura quijotesca”.     

Tampoco el Gobierno regional ha colaborado con el programa actual de los actos de la segunda parte, salvo por la única excepción del convenio en el marco de la asociación Ruta de Ensueño con cinco municipios cervantinos, dentro de un paquete turístico llamado ‘País del Quijote’ donde sí ha participado la Dirección General de Turismo.

El alcalde de Argamasilla de Alba, Pedro Ángel Jiménez

El alcalde de Argamasilla de Alba, Pedro Ángel Jiménez

Al margen de ello, el alcalde de Argamasilla se felicita por la gran variedad de actividades que componen el programa de este año, orientadas especialmente a escolares y a fomentar los hábitos de lectura y el conocimiento de los clásicos. En la programación, hay eventos que desarrolla el Ayuntamiento y otros que son iniciativa del tejido cultural y asociativo de la localidad, a los que ha querido expresar “un agradecimiento enorme”, en especial a los académicos de Argamasilla.

Precisamente, son estos últimos los que han organizado una de las presentaciones más importantes de la programación: la presentación el 8 de mayo del libro ‘Don Quijote o el poder del delirio’, de Francisco Alonso-Fernández. Tras las jornadas cervantinas que se realizaron con motivo del Día del Libro, otros actos destacados del programa son el IX Mercadillo Cervantino, la Teatralización del Quijote en francés, el Mercado Temático, la Ruta Senderista a la Cueva de Montesinos y Lectura Colectiva del Quijote, o la III Mountain Bike ‘Ruta del Quijote Kilómetro 0’.

Pedro Ángel Jiménez dice que es por toda esta actividad cultural, que se mantiene siempre al margen de centenarios, y por su tradición, por lo que Argamasilla es ahora más que nunca “el punto de partida” de todo aquel que quiera conocer de primera mano las aventuras de Don Quijote. “Es una visita fundamental para todos aquellos que quieran saber dónde se inspiró Cervantes para esta obra, el santuario laico al que todos los aficionados al Siglo de Oro del mundo deberían acudir”, concluye, haciendo suyas las palabras de Arturo Pérez-Reverte sobre la necesidad de que toda las acciones en torno a la cultura cervantina y quijotesca sean “una cuestión de Estado”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha