eldiario.es

Menú

La calidad de las aguas es una de las "máximas" preocupaciones en las Tablas de Daimiel

Un informe del CSIC apunta a episodios de contaminación para explicar la turbidez de las aguas que persiste a pesar de los esfuerzos municipales en su contra

El Patronato de las Tablas de Daimiel asegura que las visitas al parque están por encima de la media nacional, con un total de 170.000 en el último año

- PUBLICIDAD -
Tablas de Daimiel

Jorge Sierra / WWF

El Patronato de las Tablas de Daimiel ha celebrado la cifra de 170.000 visitantes en el último año, un número por encima de la media nacional de visitantes a parques nacionales. Así lo indicó el el presidente del Patronato de Las Tablas, Sebastián García, quien aseguró que se supera en unos 50.000 visitantes la media del resto de los parques. Sin embargo, la reserva sigue teniendo un problema que se sitúa como una de las "máximas" preocupaciones para sus encargados: la calidez de las aguas.

Sebastián García, junto a la alcaldesa de Villarrubia de los Ojos, y el alcalde de Daimiel, Leopoldo Sierra, celebró los datos "positivos" de los visitantes, a los que también se une el agua de los humedales que llegan "aproximadamente" a la mitad de su máximo encharcamiento, a pesar de la escasez de las lluvias. Sin embargo, las aguas todavía arrastran consecuencias de episodios contaminantes del pasado, según un informe del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Este documento fue encargado para esclarecer las causas de la turbidez del agua, que persiste "a pesar de los grandes esfuerzos realizados por los ayuntamientos de Villarrubia de los Ojos y Daimiel".  Las conclusiones, señalaba el presidente del Patronato, señalan que estos episodios de contaminación de otros años que han causado un "empobrecimiento del ecosistema acuático agravado por la presencia de  peces invasores como la carpa o el lucio". De este modo, Sebastián García ha anunciado que ya se está trabajando en la solución a este problema.

Así, se ha licitado por un total de 148.000 euros para que, durante ocho meses, una empresa especializada se ocupe de pescar las especies invasoras y también incorpore nuevos ejemplares de especies autóctonas como el cacho o el barbo. La contaminación, aseguró García, también ha traído como consecuencia la escasez de plantas subacuáticas. Esto no ha impedido que la fauna sea uno de los "grandes atractivos" del parque, lo que se demuestra con la llegada de 3.000 grullas que usan la zona como dormidero en invierno.

Por otro lado, el Organismo Autónomo de Parques Nacionales va a llevar a cabo "una restauración forestal del parque que afectará a 14,5 hectáreas", mientras que el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del humedal se encuentra "pendiente de informe" por parte del Consejo de la Red de Parques que se reunirá próximamente. Esto es el paso previo a su aprobación definitiva por el Consejo de Gobierno de Castilla-La Mancha. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha