eldiario.es

Menú

‘El azar de los caminos’, el viaje de un niño partido por la mitad

Es la tercera novela escrita, pero primera publicada de Luis Hervás, donde cuenta "la historia de un personaje imposible" que emprende un largo viaje acompañado de un perro

Asume que si en algo se parece a la historia de Don Quijote de La Mancha es “en cuanto a las localizaciones, puesto que es un ambiente rural”

- PUBLICIDAD -
Portada de 'El azar de los caminos', de Luis Hervás

Portada de 'El azar de los caminos', de Luis Hervás

“En realidad es la historia de un personaje imposible, porque es un niño que nace partido por la mitad”, explica Luis Hervás, autor de ‘El azar de los caminos’, natural de Piedrabuena pero afincado en Ciudad Real. Es la tercera novela que ha escrito, pero la primera que ve la luz para contar la historia del viaje de un niño a ninguna parte que, acompañado de un perro, a lo largo del trayecto aprende y sufre por partes iguales. En el pueblo donde nace, pasa de la curiosidad morbosa de los vecinos por verle, a un olvido por parte del padre, que lo abandona en una huerta, y que da pie al inicio de su gran aventura.

“Al principio no conoce a nadie, incluso ni sabe hablar”, marca Luis Hervás las dificultades de su personaje al inicio del libro. Pero es la historia de una superación personal, pues en los distintos capítulos va aumentando su capacidad de comprensión sobre la Naturaleza o las personas. Por su condición física y su corta edad, sufre rechazos y en algún sitio hasta malos tratos. “Yo creo que la novela trata de hacer ver cómo es la sociedad en general”, a lo que añade el autor que “en la novela, como en la vida misma uno se encuentra gente de todas clases: unos que ayudan y otros que rechazan”.

“Cuando yo la escribí no se me ocurrió pensar en esa posibilidad, pero sí puede ser que tenga algo de quijotesco”, afirma cuando se le cuestiona sobre una posible similitud a la obra maestra de Cervantes. Luis Hervás aclara que “el niño no es un idealista, no tiene ideas preconcebidas ni va buscando nada en concreto, como sí hacía Don Quijote”, por lo que cree que “en ese sentido yo creo que se aparta bastante”. Él prefiere enmarcarla en el realismo mágico manchego, pues “a pesar de ser un personaje imposible, cuando uno profundiza en las páginas lo da por alguien tremendamente real”.

Asume que si en algo se parece a la historia de Don Quijote de La Mancha es “en cuanto a las localizaciones, puesto que es un ambiente rural”. Aunque “no está basado en ningún lugar concreto”, reconoce que “sí se entiende que se desarrolla en la España mesetaria, con una geografía muy dura”. Y es en presencia de esos paisajes donde el protagonista, acompañado del perro, no va a ningún sitio en concreto y “por eso es lo de ‘El azar de los caminos’, porque cada vez que se encuentra con una bifurcación de caminos toma uno de los que le parece bien, sin ninguna razón”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha