eldiario.es

Menú

León también existe: ¡escapada gastro de primera!

Proponemos una visita exprés a esta ciudad norteña en la que disfrutar de la estupenda cocina y productos leoneses aprovechando que pronto se inaugura el AVE.

- PUBLICIDAD -
Nimú Azotea

Nimú Azotea

Por unos 30 euros y 4 horas de viaje uno se planta en el centro de León saliendo desde Madrid gracias a la cómoda red ferroviaria de nuestro país (que, además, a finales de septiembre inaugura trazado de AVE, dividiendo a la mitad el tiempo de este recorrido). La ciudad, enclave fundado en tiempos romanos, es hoy día una atractiva urbe norteña merecedora de una escapada gastronómica. El casco antiguo acoge muchos bares de tapeo estando, la mayoría de ellos, especializados en una o dos tapas concretas. Ideales para recorrer en horas de aperitivo, el plato fuerte viene después de la mano de restaurantes como Casa Mando y Nimú Azotea.

En mi parecer, el orden sí importa. Casa Mando  es un restaurante para disfrutar de día. Ubicado donde antes se hallaba el mesón Conde Luna (un clásico de la ciudad abierto en 1964), este nuevo restaurante continúa por la senda de la tradición gastronómica. En su carta se ofrecen los mejores productos de la provincia y de zonas aledañas. No faltan los embutidos de León ni las verduras frescas de la huerta cercana. Muy presentes están las legumbres de La Bañeza, así como las carnes leonesas, ya sea de ganado vacuno o lechazo. Para el apartado del mar, los productos viajan de las cercanas Galicia y Asturias. Y claro está: en tierra de vinos la carta de estos no puedo fallar. Y no lo hace. En torno a 100 referencias, con vinos de origen local con D.O. El Bierzo o Tierras de León,  la carta hace un recorrido por las principales denominaciones.

Fresas gratinadas en Casa Mando

Fresas gratinadas en Casa Mando

La cocina de mercado de Casa Mando es apta para todos los paladares, algo que solo logra un recetario tradicional ejecutado con mimo y oda al producto. Y no solo se encuentran platos potentes de la contundente cocina castellanoleonesa como la morcilla de León con patatas paja, los huevos rotos con picadillo casero de matanza o manitas a la leonesa con garbanzos pico pardal de Vegas Bañezanas; también las hortalizas y verduras frescas tienen papel protagonista, eso sí, respetando la estacionalidad. La carta de postres también bucea en platos clásicos y uno, especialmente, es perdición de quien escribe: las fresas gratinadas. Y tomad nota: tienen un estupendo menú del día a 22 euros, y el tícket medio de carta oscila entre los 30 y los 45 euros.

Cae la noche y preferimos desmarcarnos de un ambiente familiar como el de Casa Mando y apostamos por un entorno moderno y con maravillosas vistas de la ciudad donde destaca la imponente catedral leonesa. Bien es cierto que ya ha llegado el fresco por la noche (más en León, lugar de temperaturas extremas) pero la terraza de Nimú Azotea , en los altos del hotel Conde Luna, no tiene desperdicio. Además, como en las ciudades europeas más punteras, en Nimú te facilitan manta para que la velada al aire libre no resulte en absoluto fría.

Nimú Azotea es el hermano pequeño de Nimú Bistró, un restaurante elegante pero informal (del que ya hablaremos más adelante) situado en el madrileño hotel Adler. Este restaurante leonés está decorado por el diseñador catalán Pascua Ortega y transmite un estilo moderno, confortable y desenfadado, al igual que la carta que tiene propuestas de picoteo ideales para ir en pareja o con amigos. Si bien todos los platos son muy apetecibles, en mi opinión en una comanda no pueden faltar los nigiris de huevo frito de codorniz con trufa o la burrata con vinagreta de tomate y orégano. La tortilla de patata poco cuajada con cebolla caramelizada o las patatas bravas son, asimismo, algunos de los platos más demandados de la carta. También hay espacio para platos tradicionales como la merluza de pintxo con pimientos del Bierzo o los chipirones de anzuelo en su tinta con arroz, por poner un par de ejemplos. No tiene que asustar una oferta gastronómica tan buena: el tícket medio se sitúa en unos 30 euros.

Y si la descripción de platos y espacios no te ha convencido para hacer una escapada gastronómica a León, quizás tu conciencia social sí lo haga. Ambos restaurantes son colaboradores del programa Cocina Conciencia de la Fundación Raíces, una iniciativa que tiene como objetivo la inserción de jóvenes en riesgo de exclusión social. Un proyecto que ya explicamos en su día  en estas páginas.

Para pasar noche, el hotel ideal por situación y por solera es el Alfonso V , un establecimiento con casi un siglo de historia. Su decoración es una singular mezcla de clasicismo y vanguardia, y está situado en pleno centro de de la ciudad.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha