Opinión y blogs

eldiario.es

¿Qué dicen los partidos políticos respecto a la muerte digna?

Alberto Garzón

La Asociación por el Derecho a Morir Dignamente ha aprovechado la cercanía de las próximas elecciones generales, para volver a recordar las reivindicaciones que persiguen alrededor de la eutanasia y la posibilidad de una muerte digna. En este sentido, el colectivo recuerda que se debe desvincular de forma jurídica la eutanasía de la figura del homicidio en el artículo 143 del Código Penal y también establecer diversos criterios para la autonomía plena del paciente.

Entre estas, DMD señala que se debe garantizar la formación para los sanitarios para los casos terminales, así como la instauración del 'Observatorio de muerte digna' y también la información y formación en los medios de comunicación. Pero, con especial relevancia, Derecho a Morir Dignamente pide el posicionamiento del Congreso a través de la apertura del Debate alrededor de la eutanasia. Con esto, también sería posible una reflexión pública, y una implicación de profesionales de la medicina, jueces y fiscales para lograr la legalización de la conductas eutanásicas.

DMD ha analizado los distintos programas de los partidos políticos para observar la postura de las formaciones que se presentan a la Presidencia de Gobierno alrededor de la eutanasia. En este sentido, señalan, en primer lugar, que el PP no hace mención a la muerte digna, la eutanasia o ningún concepto relacionado. En contraposición, sí hay mención a la libertad de elección del paciente, aunque la asociación señala que con la modificación aprobada por el partido de la Ley de Autonomía del Paciente, "consiguiendo justo lo contrario".

Seguir leyendo »

Testamento Vital: cuando en momentos de crisis no somos dueños de nuestro destino

Habitación de un hospital / Tomasz Sienicki, Wikimedia Commons

La disposición final segunda de la Ley de Protección a la Infancia y Adolescencia desvirtúa por completo el objetivo de protección a la infancia y adolescencia y afecta a la esencia de la Ley de Autonomía del Paciente. Pero hay una manera de poder burlar esta nueva, nocturna, y alevosa reforma que el Gobierno hizo de esta fundamental Ley y que la desvirtúa de tal manera que también deberían haber cambiado su nombre al de “Ley del Paciente Desahuciado”.

La mayoría parlamentaria del Partido Popular aprovechó la soledad y estanqueidad del mes de agosto para lanzar su modificación de esta ley. A través de ella, en sus disposiciones adicionales, ha alterado sustancialmente el contenido de la Ley de Autonomía del paciente (41/2002), quitando poder de decisión a quienes representan al enfermo en decisiones como el consentimiento o rechazo de un tratamiento. Es decir, que llegado el momento de tomar decisiones, si no podemos comunicarnos o no estamos en condiciones de tomar ninguna decisión, será el médico al cargo quien decida los cuidados a llevar a cabo teniendo como objetivo último siempre el mantenimiento de la vida.

Nuestras parejas, esposas, maridos, hijos, cuidadores, amigos, etc, que han compartido toda una vida con nosotros y conocen a la perfección nuestra forma de pensar y ser, y nuestros deseos llegados cierto momento crítico, ya no pintan nada. El médico, figura todopoderosa, será quien pincha y corta. Y nunca mejor dicho, pues la nueva reforma lo que pretende primar, sublimando, es “la vida”: cualquier vida.

Seguir leyendo »

Presión a futuros parlamentarios para despenalizar la eutanasia

Foto: DMD

Este jueves 8 de octubre, a las 19.00 horas, se presenta en la Cineteca del Matadero de Madrid (Sala Azcona) la campaña con la que se pretende insistir a los candidatos, de cara a las próximas elecciones generales, en la necesidad de legalizar y despenalizar la eutanasia. 

Esta campaña se engloba en las acciones que se están llevando a cabo desde hace años para concienciar a los partidos políticos sobre la necesidad de regular la eutanasia. Entre otras acciones se estrenará el video, en el que afectados, activistas, actores, cantantes, periodistas, filósofos, escritores, caras famosas y anónimas, han participado para mostrar su apoyo.

Paralelamente se relanzará la campaña de recogida de firmas en Change.org por un cambio legislativo que regule el derecho a morir dignamente.

Seguir leyendo »

La eutanasia quiere entrar en campaña

Debate sobre la eutanasia / Asociación DMD

Derecho a Morir Dignamente (DMD) organizó, el pasado 22 de septiembre, el debate 'Partidos Políticos y Eutanasia', en el que representantes de PSOE, IU, Equo/Compromís, Podemos y Ciudadanos expusieron su postura al respecto. Introducir la eutanasia en el debate político, sensibilizar a los partidos para que la incluyan en sus programas electorales y arrancarles el compromiso de que impulsarán y apoyarán una ley que regule la eutanasia en la próxima legislatura, han sido los objetivos de este encuentro.

DMD invitó a los principales partidos con representación parlamentaria y a aquellos con más proyección de cara a las próximas elecciones generales. El Partido Popular, Convergència, Unió y el Partido Nacionalista Vasco excusaron su ausencia por problemas de agenda. Sí participaron PSOE, Izquierda Unida, Equo/Compromís, Podemos y Ciudadanos.

El debate, que fue conducido por la directora de El Huffington Post, Montserrat Domínguez, sirvió para que los representantes políticos se posicionaran abiertamente. Izquierda Unida, Podemos y Equo/Compromís se manifestaron a favor de la despenalización y la regulación de la eutanasia y se comprometieron a incorporarlo en sus programas y a defenderlo en el Congreso. A título personal, el representante del PSOE, José Manuel Freire (portavoz de Sanidad en la Asamblea de Madrid), manifestó su defensa de la eutanasia y se comprometió a presionar a su partido en este sentido. Ciudadanos reconoció que la eutanasia no está en su agenda política pero mostró su interés en abordar el tema a fondo y escuchar las distintas opiniones para tomar una posición clara. 

Seguir leyendo »

DMD lamenta que la situación de la paciente terminal de Santiago sea un "atropello habitual"

Derecho a Morir Dignamente destaca que los padres de la niña enferma terminal de 12 años en el Hospital de Santiago ya han rechazado el tratamiento con alimentación e hidratación artificial, y han solicitado también que se alivie el sufrimiento de la paciente a través de una sedación paliátiva. Junto a esto, señalan que el Comité de Bioética del Hospital ha dado el visto bueno a la petición. Esto, señalan, es parte de uno de los principios básicos que establece la Ley Básica de Autonomía del Paciente, aprobada en 2002. En el artículo 2 de la normativa, se señala que "el paciente tiene derecho a decidir libremente entre las opciones clínicas disponibles y a negarse al tratamiento".

Además, la organización puntualiza que, en el caso de que el paciente no sea capaz de comprender el alcance de la intervención, será el representante legal del menor el encargado de tomar esta decisión, después de haber escuchado el paciente y si el mismo tiene doce años cumplidos. Por otro lado, aclaran que en Galicia estos derechos se han visto reforzados por una Ley Autonómica de Muerte Digna, en su artículo 3. DMD lamenta que este conflicto entre una familia y un equipo asistencial que "ignora lo que establece la ley e impone sus creencias personales a los valores y la voluntad del paciente es un atropello habitual"

En este sentido, la organización destaca que se provoca un "sufrimiento añadido" a una situación que, de por sí, es dramática y pide que los derechos de los pacientes no queden al "albur de la interpretación" de los profesionales médicos. Además, recalcan que las leyes autonómicas en regiones como Galicia, Andalucía o Canarias, entre otras, han demostrado ser herramientas "insuficientes" para lograr el respeto de los pacientes y la mejora de la calidad de la muerte de los ciudadanos. Además, señalan al Código Penal como una normativa que ejerce una "presión social" que "distorsiona" la toma de decisiones del final de la vida. 

Seguir leyendo »

El Partido Popular modifica la Ley de Autonomía del Paciente y da más poder de decisión a los médicos

La mayoría parlamentaria del Partido Popular ha aprovechado la reciente modificación de la Ley de protección a la infancia y la adolescencia para alterar sustancialmente el contenido de la Ley de Autonomía del paciente (41/2002), con lo que se quita poder de decisión a quienes representan al enfermo en decisiones como el consentimiento o rechazo de un tratamiento. La disposición final segunda de la Ley de Autonomía del Paciente "desvirtúa por completo" el objetivo de protección a la infancia y adolescencia.

Pero, tal como señala la Asociación por el Derecho a Morir Dignamente, esta modificación no solo afecta a niños y adolescentes, sino que alcanza a todas las personas con incapacidad legal para comprender, gestionar y decidir libremente sobre su propia situación clínica. La reforma solo considera "válidas" las decisiones del representante que aseguren el "mayor beneficio para la vida o salud del paciente" y deja, además, en manos del médico la valoración de si la decisión del representante legal es contraria a tal interés. En tal caso, le impone la obligación de ponerlo en conocimiento de la autoridad judicial, facultando al médico para adoptar "las medidas necesarias en salvaguarda de la vida o salud del paciente" si la decisión judicial se demora.

DMD señala que "no puede quedar de tal manera anulada la autonomía del paciente" de modo que prevalezca la autoridad técnica del médico cuando el paciente quede arrinconado y, si quiere algo, tiene que acudir al amparo de la autoridad judicial. En este sentido, la organización destaca que, de esta supeditación de toda actuación y decisión médica al mantenimiento de la vida "no es optativa sino obligatoria". La nueva norma establece que el cumplimiento del deber es suficiente justificación para actuar de forma contraria a la voluntad expresada por el representante. Necesidad de hacer el testamento vital.

Seguir leyendo »

La Constitución Española solo protege la vida digna y no cualquier vida

Hasta la fecha, en el Estado Español, la eutanasia y las diferentes formas de colaboración al suicidio son conductas ilícitas tipificadas en el artículo 143 del Código Penal (de 1995). Pese a ello, las conductas penadas son exclusivamente los actos, no las omisiones. Es decir, que se penaliza el administrar un fármaco o un veneno que produce la muerte pero no el dejar de hacer algo que mantiene con vida al enfermo. Y, a efectos jurídicos, tanto da no iniciar como retirar una vez empezado. Queda así despenalizada tanto la renuncia a iniciar un tratamiento por parte del enfermo, aunque ello conduzca a la muerte, como la retirada de una medida de sostén que lo mantenía con vida.

Dice la norma, además, que los actos castigados son sólo los necesarios y directos. Quedan pues despenalizadas también aquellas acciones que puedan provocar o adelantar la muerte de un modo indirecto como sería el caso de la sedación terminal en la que, supuestamente, las medidas para alivio del sufrimiento pudieran adelantar la muerte. 

A pesar de esto, que ya supone un cierto avance pues hasta 1995 la persona que intentaba suicidarse (en el caso de que dicho intento no le produjera la muerte) y el colaborador, si lo hubiere, iban directamente a la cárcel, queda un gran vacío legislativo respecto de numerosas situaciones en las que el sufrimiento de las personas no encuentra alivio de ninguna manera y solicitan medidas extraordinarias como puede ser el disponer de la propia vida mediante una eutanasia o suicidio médicamente asistido.

Seguir leyendo »

Fernando Marín: "El debate de la eutanasia se posterga porque resulta incómodo para algunos"

Parlamento de Bélgica: la situación "ideal" de la eutanasia

Fernando Marín describe su profesión de médico como un “compromiso” con los enfermos, pero, en su rol como ciudadano, considera que es un “privilegio” contribuir participando en la Asociación Derecho a Morir Dignamente. El profesional presentó el libro “Qué hacemos por una muerte digna” recientemente en Talavera de la Reina, texto co-firmado también por Luis Montes, presidente federal de la asociación, el periodista Fernando Pedrós y Fernando Soler, secretario de DMD en Madrid. Marín nos recibió brevemente para explicar algunos puntos clave de la publicación, la eutanasia, el debate en España y su situación en el mundo.

¿Cuál es el objetivo de “Qué hacemos por una muerte digna”?

Se trata de conocer cuáles son los derechos que tienen los pacientes en el proyecto final de su vida en la actualidad. Cómo se pueden ejercer estos derechos y qué pasa con el privilegio fundamental de las personas: su capacidad de decidir cómo y cuándo morir. Repasar también su situación en el mundo, y también en España.

Seguir leyendo »

Qué hacemos por una muerte digna

Fernando Marín, uno de los autores, médico especialista en Cuidados Paliativos, y presidente de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD) en Madrid, será el encargado de presentarnos esta obra y de resolver dudas o guiar el debate que se pueda generar.

El libro hace una análisis crítico de la situación legal y de cómo aborda el sistema nacional de salud los últimos momentos de la vida de los españoles. Por otro lado, también resume y aclara todos los derechos que los ciudadanos tienen cuando están al cuidado de este sistema en forma de pacientes.

Por último, realiza un breve repaso histórico de cómo, desde los tiempos de la transición, han afrontado los diferentes agentes políticos el debate sobre la disponibilidad de la propia vida en el país. Cómo a pesar de lo que decían los estudios del CIS (encargados por los propios gobernantes), se hacían oídos sordos a las demandas de la ciudadanía, y se dejaba el debate siempre en el tintero.

Seguir leyendo »

Los partidos políticos se muestran ambiguos sobre cuidados paliativos, testamento vital y eutanasia

Foto: Europa Press

Hasta ahora, cinco comunidades autónomas (entre las que no se incluye Castilla-La Mancha) tienen vigente una ley acerca del proceso de morir y la muerte. A nivel estatal, también existe la Ley 41/2002 Básica de Autonomía del Paciente.

Las leyes nos debían haber hecho más conscientes y exigentes en el respeto de los derechos y en el cumplimiento de las obligaciones tanto por parte del personal sanitario como de los usuarios de la sanidad. Al contrario, la realidad es que la consejería de Sanidad de la Junta de Comunidades tiene pendiente profundizar de manera efectiva en el desarrollo de los derechos y autonomía de los pacientes.

Ahora, en plena campaña electoral, la falta de concreción y la ambigüedad siguen siendo la tónica dominante en el modo en el que los distintos partidos recogen la muerte digna en sus programas para las elecciones autonómicas del próximo 24 de mayo.

Seguir leyendo »