eldiario.es

Menú

La desaparición de plantas, principal causa de merma de aves en Las Tablas de Daimiel

Un estudio elaborado por la Universidad de Castilla-La Mancha aconseja controlar la población de peces no autóctonos en el humedal

Investigadores del Instituto de Recursos Cinegéticos y del Centro de Estudios del Agua alertan también de la contaminación del agua por vertidos residuales

- PUBLICIDAD -
Diferencia entre la zona fuera del cercado sin crecimiento de vegetación y dentro de él / Foto: Celia Laguna

Diferencia entre la zona fuera del cercado sin crecimiento de vegetación y dentro de él / Foto: Celia Laguna

Un estudio realizado por investigadores del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), el Centro Regional de Estudios del Agua (CREA), ambos dependientes de la Universidad de Castilla-La Mancha, y el Real Jardín Botánico confirma que el exceso de carpas en el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel incide en el mal estado, e incluso desaparición, de la vegetación sumergida, uno de los principales factores que han influido en el descenso de la población de aves acuáticas en el humedal. El problema en la sobreabundacia de carpas en Las Tablas se se suma a la contaminación del agua debido principalmente a vertidos de aguas residuales insuficientemente tratadas en los ríos que confluyen en este espacio.

Los investigadores, con Rafael Mateo del IREC a la cabeza, desarrollaron su trabajo al constatar que en los últimos cinco años, y pese a la mejora y buen nivel de inundación del parque, las aves acuáticas, una de las principales atracciones de visitantes al lugar, habían descendido notablemente. Para ser más precisos, los investigadores comprobaron que las aves acuáticas que se alimentan de vegetación sumergida, como patos y fochas, son las que han sufrido ese declive, mientras que las que se alimentan de peces, como garzas y cormoranes, han ido en aumento.

Ello les llevó a identificar que el principal problema se encontraba en la desaparición de las praderas de plantas acuáticas del humedal, lo cual podría ser debido a un empeoramiento de la calidad del agua y el sedimento durante el largo periodo de inundación o bien al efecto de peces como la carpa que se alimentan de estas plantas y además remueven el fondo y no permiten su enraizamiento.

Con estos datos, el equipo de investigadores llevó a cabo un experimento que recientemente ha sido publicado en la revista 'Science of the Total Environment' del que la primera autora es la investigadora predoctoral Celia Laguna. En él se estudió el crecimiento de las plantas sumergidas dentro y fuera de cercados de exclusión a los que no podían acceder los peces o las aves. Al mismo tiempo se estudiaron diversos parámetros indicativos de la calidad del agua y el sedimento, ya que el exceso de algunos nutrientes puede afectar a la ecología del humedal, incluidas las plantas sumergidas.

Alta salinidad, exceso de fósfoto y niveles bajos de carbono inorgánico

Con los resultados obtenidos, los investigadores observaron que en un mismo punto del Parque Nacional la vegetación sumergida crecía perfectamente dentro de los cercados para excluir los peces y estaba ausente fuera de ellos, y que el crecimiento de las plantas acuáticas dentro de los cercados no era homogéneo en todo el humedal, lo que indica que existen características del agua y el sedimento en cada zona que limitan el crecimiento de la vegetación, como alta salinidad, exceso de fósforo y niveles bajos de carbono inorgánico y nitrógeno orgánico.

Estos resultados, aplicados a la gestión del Parque, indican según los investigadores que además de mantener un control estricto de los vertidos contaminantes que llegan a través de los ríos y arroyos que inundan Las Tablas, también se debe controlar la población de peces no autóctonos, como la carpa, que alteran enormemente el ecosistema acuático. En base a estas evidencias, señalan que el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel ha empezado a realizar una pesca selectiva de carpas y otras especies invasoras tras constatar su elevada densidad, lo que en su opinión permite esperar que en la próxima primavera el crecimiento de la vegetación sumergida mejore y con ello las poblaciones de aves acuáticas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha