eldiario.es

Menú

La música no se destruye, se transforma: el caso de la Sala Babylon de Cuenca

El apoyo a la música local y la pasión por la gestión cultural se unen en el festival Babylon, que hereda su nombre de la conocida sala conquense

Las entradas para la segunda edición del evento ya están disponibles, y el cartel este año cuenta con bandas como La Raíz o Eskorzo o los locales Xofoko.

- PUBLICIDAD -
Festival Babylon Cuenca

El cierre de la sala Babylon de Cuenca fue la crónica de una muerte anunciada a principios de 2016 y que se consumó el último domingo de febrero de ese año. Tras cuatro años de trayectoria, la organización explicaba que fue una "confluencia de motivos" los que los llevó a dar por terminada la aventura que les permitió "forjar cientos de relaciones de amistad". "De lo que estamos convencidos es que nos seguiremos viendo arriba, abajo o a un lado de algún escenario. Eso es incuestionable", concluían.

Y eso fue lo que pasó. Los organizadores de la sala decidieron mantener la marca que se habían forjado para iniciar la aventura de un festival en la capital provincial, que en su primera edición contó con artistas como La Gran Pegatina, Boikot y artistas locales como los conquenses Expolike, los taranconeros The Coast Cats y también la batucada SambasColgadas. Contaron con el apoyo del Ayuntamiento de Cuenca y el patrocinio de Bares de Cuenca, patrocinios que, puntualizan fueron "pequeños", ya que fue mayormente autogestionado.

La historia de la sala se remontaba a octubre de 2002, después de que los organizadores cerrasen un bar de copas que gestionaban "muy cerquita". En ese momento, explica uno de los miembros de la organización, Sini Barquín localizaron el local que les permitía cumplir un requisito que "valoraban mucho": la posibilidad de tener actuaciones en directo. Sin embargo, las exigencias del proyecto fueron muchas y prefirieron cerrar a dejarlo que "muriera poco a poco".

Así se abre la puerta del festival

El apoyo que recibió el proyecto Babylon cuando anunciaron su cierre fue indiscutible, lo que se tradujo, por ejemplo, en el lleno absoluto en su último concierto, de la banda Eskorzo. Esto fue parte de lo que los impulsó a no abandonar la marca y seguir adelante. Y es que, los organizadores no querían dejar la música, sino mantener los contactos logrados en todos los años de experiencia programando conciertos. "Empezamos a darle vueltas y al final nos decidimos empujados por la respuesta de nuestros amigos y clientes", afirman.

Sala Babylon Cuenca

En este sentido, también puntualizan que sienten que más que un proyecto, lo que hacen bajo la marca es una "inquietud": "Nos apasiona la gestión y la programación de eventos musicales que se salgan de los circuitos comerciales e institucionales", explica Sini. Y por eso, su objetivo era, en la sala, y es, con el festival, ayudar a dar cabida a los grupos y propuestas musicales que se "alejan de lo puramente comercial", algo que "nunca" tiene cabida en la programación de un Ayuntamiento, afirman.

La apuesta por un festival autogestionado

En la primera edición del festival Babylon fue "autogestionada", principalmente con fondos propios, que se consiguieron a través de pequeños patrocinios, la venta de entradas o las barras. "Fue un inicio complicado en en este sentido. Cuesta mucho arrancar compromisos de las instituciones cuando estás planteando un nuevo proyecto", explica Sini. Sin embargo, afirman que el resultado fue positivo, porque se consiguió equilibrar las cuentas a la vez que se ofrecía un evento " a la altura" no sólo en lo musical, sino también en lo organizativo.

Para la segunda edición, cuyas entradas se pusieron a la venta este pasado miércoles 22 de marzo, los objetivos son superar las cifras de asistencia de 2016 y también mejorar las "debilidades" que se detectaron. "Queremos crecer poco a poco, pero siempre de forma sostenible", asegura los organizadores, y para eso cuentan con un cartel "bastante ambicioso" con el que quieren afianzar el proyecto mediante el apoyo del público. "Nuestro compromiso con los grupos locales es indudable. Queremos que el festival pueda servir de plataforma para los grupos locales que están empezando, como es el caso de Xofoko", concluyen. El cartel lo lidera la banda valenciana La Raíz, e incluye a Eskorzo, Fizzy Soup, Vendetta y SambasColgadas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha