eldiario.es

Menú

Cuando comprar una botella permite que el agua llegue a quien más lo necesita

La empresa Auara, que forma parte del programa social BBVA Momentum, dedica el cien por cien de sus dividendos a financiar proyectos de acceso al agua potable

También mantiene un compromiso ambiental fabricando sus botellas con plástico “sin una gota nueva de petróleo”

- PUBLICIDAD -
Pozo de agua en Tamarou (Benín) / Auara

Pozo de agua en Tamarou (Benín) / Auara

Auara significa “tormenta del desierto” en idioma amárico, una antigua lengua de Etiopía. Es el momento en el que estos habitantes de las zonas más secas del planeta necesitan el agua con mayor urgencia, porque todo se cubre de arena. Y con este término decidieron varios emprendedores bautizar su proyecto social, que tiene como objetivo llevar agua potable a las personas más necesitadas y reducir el impacto ambiental de  las botellas que consumimos. En pleno proceso de mentorización y formación dentro del programa social BBVA Momemtum, Auara es una marca de agua mineral que invierte el cien por cien de sus dividendos en llevar agua potable y saneamiento a aquellas personas que no la tienen, casi 700 millones en todo el mundo.

En una entrevista con eldiarioclm.es, su director financiero, Luis de Sande, explica en una sola frase el objetivo, único en España, de este proyecto: “convierte un acto cotidiano como es beber en un acto de solidaridad”. Todo surgió cuando dos jóvenes, Pablo Urbano y Antonio Espinosa, con una gran experiencia de voluntariado en países como Camboya, Bolivia o Brasil, se encontraron en 2013 con un proyecto para construir un hospital en Etiopía. Allí detectaron que la falta de agua era el problema más grave porque “genera desigualdades y no te da opciones de vivir”.

Los dos voluntarios, que habían sido compañeros de colegio, decidieron entonces que dedicarían su carrera profesional a un proyecto que ayudara a paliar este gran problema. Gracias a su experiencia con las ONG idearon Auara, una empresa social para la que solicitaron la ayuda de Luis de Sande, especialista en finanzas, además de íntimo amigo y compañero de trabajo del padre de uno de ellos. Después de un año enfrascados en el montaje del proyecto y su introducción en el mercado, lo consiguieron. Ahora, Luis dedica el cien por cien de su tiempo a esta tarea. Ahora son 12 personas en plantilla.

Antonio Espinosa, Pablo Urbano y Luis de Sande / Auara

Antonio Espinosa, Pablo Urbano y Luis de Sande / Auara

“Hicimos un contraste de mercado y vimos que realmente no existía nada así en España, pero sí en otros países como Inglaterra y Estados Unidos. Aunque el negocio del agua es turbio y muy competitivo, conseguimos lanzar la compañía y ahora mi implicación es total. No puede ser de otra manera si quieres sacar adelante una empresa social”, explica.

Auara arrancó en marzo de 2015 ofreciendo agua embotellada procedente de un manantial de la provincia de León, para su comercialización. La novedad es que dedican el cien por cien de los dividendos -el importe que deberían cobrar los accionistas- para su fin social. O lo que es lo mismo, dedican todo el dinero que les corresponde del capital social para poner en marcha sus compromisos.  

Ese dinero se destina a tres nichos fundamentales. El primero de ellos es garantizar el acceso al agua mediante la construcción de pozos o la reparación de los mismos, que ya han puesto en marcha en un colegio de Tamarou (Benín) junto con Manos Unidas. El segundo se centra en el saneamiento y salubridad. Ha sido así en el caso de otro proyecto en Roka (Camboya) junto con la organización Sauce. Allí, un chamán utilizó la misma jeringuilla para todo el poblado e infectó con VIH a la mitad de sus habitantes. Auara trabaja en la fabricación de unos baños para que puedan tener condiciones sanitarias adecuadas y en un depósito de agua para un paritorio. El tercer bloque está centrado en la agricultura y en este caso, la empresa ya está realizando contactos con empresas.

Construcción de un baño en Roka (Camboya) / Auara

Construcción de un baño en Roka (Camboya) / Auara

En septiembre de 2016 empezaron las primeras operaciones de venta de agua, tras fabricar los envases y realizar los contratos. Y desde el principio comenzaron los proyectos sociales.  “Para nosotros no tenía sentido poner una botella en el mercado y no realizar el objetivo fijado desde el principio; por eso hemos realizado un compromiso de inversión, mediante el cual todos los años debemos realizar proyectos”. El año pasado ya se pusieron en marcha los mencionados de Benin y Camboya, y además “ninguno de los proyectos se abandona, sino que se mantiene su continuidad en el tiempo”. En el presente año, su objetivo es realizar otros ocho compromisos de inversión.

En Auara también apuestan por el compromiso ambiental. “No podemos trabajar en dar acceso al agua y al mismo generar más problemas con el plástico”, explica De Sande. Por eso su formato de medio litro tiene  forma cuadrada para optimizar los viajes y además está realizada con  plástico reciclable R-Pet, es decir, sin ninguna gota de petróleo nueva. “Es más caro, pero también es necesario”.

Con todo este contexto, el objetivo de Auara hasta 2020 es asegurar el acceso al agua potable a 50.000 personas, evitar el empleo de 10 millones de litros de petróleo en pet (derivado de esta sustancia), invertir 2,5 millones de euros en proyectos sociales, reutilizar el plástico de 90 millones de botellas y concienciar sobre la crisis del agua.

Dentro del programa de apoyo social de BBVA Momemtum, que busca impulsar la innovación social en las empresas para un impacto positivo en la sociedad, esta compañía se encuentra actualmente en pleno proceso de mentorización. Han realizado tres sesiones de formación en las que “el apoyo ha sido espectacular” y donde básicamente han podido profundizar en nociones sobre “cómo no perder de vista el objetivo social y que quede siempre reflejado en la estructura y el recorrido de Auara”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha