eldiario.es

Menú

Un hospital verde y saludable que cura a los pacientes del futuro

Desde hace un años el Hospital de Hellín forma parte de la Red de Hospitales Verdes que trabaja para disminuir la huella ecológica 

El objetivo es unir ecología y sanidad para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y mermar el impacto que la contaminación del entorno tiene en la salud.

- PUBLICIDAD -
GAI de Hellín

Aparcabicis, recomendaciones para subir las escaleras andando, cambio de luces, comida sana en la cafetería... Desde hace unos meses en el Hospital de Hellín se están viviendo cambios para inculcar hábitos de vida saludables y y para reducir gasto energético. El motivo es conseguir curar a los enfermos y evitar por todos los medios dejar una huella ecológica en el camino.

Siguiendo esta premisa el Hospital de Hellín es, desde el año pasado, un hospital verde y saludable que trabaja para descender la contaminación que genera el día a día del centro hospitalario.  

“Todo surgió de los trabajadores”, explica Remedios Calero, directora de gestión de la Gerencia Integrada de Hellín, que asegura que tras informarse se inscribieron en la Red de Hospitales Verdes y Saludables. De momento es el único en la región y que se ha adherido a la iniciativa que en el último año les ha llevado a hacer cambios que afectan al día a día.

“Adoptamos la metodología de la Red que tiene una agenda global”, explica Calero. Una metodología que pasa por no dañar el entorno en el ejercicio de la medicina. “Se puede y lo estamos haciendo especialmente porque sabemos que el que no es paciente hoy será paciente mañana y cuidar del medioambiente y darle pautas para que tenga una vida sana, reducirá las enfermedades que puedan padecer en el futuro”.

Evitar dañar el medioambiente dando ejemplo

Disminuir los efectos que sobre el medioambiente genera el funcionamiento de los hospitales y centros de salud de la GAI de Hellín pasa por cambios en las infraestructuras y también en las formas de trabajar y moverse dentro de los propios centros. 

El reciclaje es una de las patas fundamentales para conseguirlo y desde el año pasado se ha trabajado en ello incorporando “18 triadas de  contenedores de reciclaje  de vidrio, plástico y cartón para poder  recoger todos los residuos que estamos generando”, añade la directora.

A ello se suma la instalación de aparcabicis que incentiva el uso de este medio de transporte tanto en trabajadores como en pacientes, y la señalización junto a los ascensores aconsejando del uso de las escaleras que , a su vez, fomentan hábitos de vida saludables a través de “conductas ejemplares” o lo que es lo mismo “hacer nosotros lo que recomendamos a los pacientes”.

GAI de Hellín

Tanto así que en la cafetería de este hospital se ha incorporado fruta fresta y verdura que ofrecen un menú más sano. Hasta aquí son gestos que no cuestan dinero a los que ha habido que sumar otros que requieren de inversión. Un ejemplo es el cambio de calderas. “Teníamos calderas de combustible y desde  el 1 de diciembre son de gas natural”  para reducir  las emisiones de CO2. 

Además se ha cambiado la carpintería metálica en el Centro de Salud de Socovos  y la iluminación del Centro de Salud de Ontur ha pasado a ser de led con lo que han conseguido reducir el consumo en hasta en un 30 por ciento.  Se gana, por tanto, en ahorro y se pierde en contaminación aunque “queda mucho por hacer” dice Calero, que explica que en la farmacia “hemos puesto un punto sigre para reciclar las medicionas que caducan y que son altamente contaminantes”.

El de Hellín es el primer GAI  verde de toda la región pero sus iniciativas han generado interés en otros puntos de Castilla-La Mancha para seguir sus pasos. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha