eldiario.es

Menú

Castilla-La Mancha ha perdido 173 millones de euros para inversión en energía fotovoltaica

La Unión Fotovoltaica Española reconoce a la región en su producción de energía fotovoltaica como la líder en España, pero señala que el papel de la Junta de Comunidades debe ser el de "compensar" las barreras del Gobierno central

José Donoso, presidente de la UNEF, señala que las administraciones deben dar ejemplo a la ciudadanía haciendo pedagogía y no sólo las regionales, sino también las locales

- PUBLICIDAD -
Los fotovoltaicos de Anpier piden a Nadal igualdad de trato entre inversores extranjeros y españoles

Castilla-La Mancha ya tiene un logro en materia de energías limpias y sostenibles. Es la mayor productora de energía fotovoltaica en España, lo que ha significado un ahorro para la región de unos 7,3 millones de euros, según señala la Unión Fotovoltaica Española (UNEF). Sin embargo, los recortes adoptados por el Gobierno central en esta materia han hecho que la región pierda cantidades importantísimas de dinero para el sector. La UNEF señala que la industria de este sector ha perdido en la región unos 173 millones de euros, sólo en 2014.

Con 1.685 GWh de energía fotovoltaica producida durante 2014, la región es la que más electricidad de este tipo produce en España, y este tipo de energía supone casi el 15% de las necesidades eléctricas regionales. Este tipo de avances han evitado también la emisión de más de mil toneladas de CO2. Y, a pesar de que en el último año se ha acelerado de forma "importante" las instalaciones fotovoltaicas en la región, todavía queda mucho por hacer. Y aquí entra el papel del Gobierno regional. 

José Donoso, presidente de la UNEF, señala que el principal papel que juega la Comunidad Autónoma a la hora de impulsar la producción de energías como la fotovoltaica es la de "compensar la barrera" que ha puesto el Gobierno central con legislaciones como la llamada el 'impuesto al sol'. "El papel que debe cumplir la Comunidad Autónoma, y también los Ayuntamientos, es la de promover y ejemplificar en sus propios edificios el uso de energías de este tipo", afirma Donoso. Pero, principalmente, el objetivo es no imponer nuevas barreras administrativas, que y existen en España. "Esperamos que esta regulación tenga una vida corta, y que en el momento político que vivimos haya un cambio", señala José.

En este sentido, la UNEF propone que se haga uso del autoconsumo en los edificios institucionales, y también campañas de promoción y explicación a los ciudadanos. Entre las propuestas, se encuentra la creación de mesas de energía renovables en las que se incluya a las administraciones, organizaciones y los centros de consumidores ambientales, que enseñen a los ciudadanos como principales actores de las energías renovables. "En este momento desde el sector no pedimos subvenciones, sino reglas del juego claras para las energías limpias. No queremos más barreras", afirmó Donoso.

Y es que las ventajas son claras, y no sólo desde el punto de vista económico. "Debemos impulsar un compromiso con un clima más sostenible, ciudades sostenibles y edificios orientados hacia un consumo de energía cero. Debe primar la corresponsabilidad entre los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas", afirma la UNEF. Pero, por supuesto, también existe un factor económico que debe ser reconocido. Donoso señala que los precios de la energía fotovoltaica, por ejemplo, ha caído en un 80%, por lo que para instalaciones como hospitales o universidades las condiciones económicas son "bastante atractivas". 

La Unión Española Fotovoltaica celebra unas jornadas en Toledo este próximo 25 de noviembre, en la que abordarán diferentes aspectos del mercado fotovoltaico en Castilla-La Mancha dentro del contexto en el que se encuentra España. El evento reunirá a los principales partidos políticos, sindicatos y asociaciones de ciudadanos y expertos, y contará también con la presencia del Gobierno regional. La jornada analizará el impacto de las últimas reformas del actual Gobierno de España en materia de renovables en Castilla La-Mancha, que han supuesto una merma de ingresos estimada en 173 millones de euros netos para los inversores fotovoltaicos castellano-manchegos en 2014.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha