eldiario.es

Menú

Los libreros de Castilla-La Mancha prevén vender un 25% menos este curso escolar

La Federación regional de Librerías y Papelerías alerta sobre el “negro futuro” de un gremio que ‘compite’ con la crisis, la guerra de precios y la venta a través de internet

El gasto medio por hijo en libros de texto puede oscilar entre los 90 y los 300 euros con sustanciales diferencias entre centros públicos y concertados

La Junta destina para este curso tres millones de euros a ayudar a familias con problemas económicos y extiende el sistema a los alumnos de 1º y 2º de Primaria

- PUBLICIDAD -
Libros de texto

Las librerías y papelerías de Castilla-La Mancha prevén vender un 25% menos de libros de texto en el arranque de nuevo curso escolar. La crisis persiste. Es una tendencia que calca lo ocurrido el año anterior. “No hay dinero y los padres tienden a la compraventa entre ellos de libros del curso anterior”, dice José Herrero, presidente de la Federación de Empresarios de Papelerías y Librerías de Castilla-La Mancha.

El gasto medio por hijo depende de muchos factores. Entre otras cosas, depende del colegio. “Por ejemplo en Primaria puede oscilar entre los 120 euros de un centro público hasta los 300 euros necesarios en un concertado. El precio de los libros es similar, la diferencia está en la cantidad de libros que te pueden pedir en un centro religioso”. En Infantil, las familias desembolsan entre 90 y 100 euros por hijo y en Secundaria se puede llegar a los 170 euros. “Aunque ni en ESO ni en Bachillerato se compran todos los libros depende del profesor”, aclara Herrero.

La digitalización de las aulas o la implantación de la LOMCE también han variado el panorama. “En los últimos dos años ha habido que cambiar todos los libros”. Eso beneficia al librero. Pero no lo hace tanto la proliferación de la venta a través de internet. El 51% de las familias, según una encuesta realizada para Amazon, ya los compran a través de este sistema. “Están vendiendo los libros al costo y hasta es posible que haya casos en los que se infrinja la Ley de Comercio pero ante eso…Es especular pero supongo que se trata de hundir a las empresas para quedarse con el monopolio”.

Por eso, los libreros atisban un futuro “negro” si las administraciones no echan una mano al comercio y en particular a las librerías como centros culturales. “Muchas cerrarán, es imposible mantenerlas. No digo que se subvencionen pero al menos que se busque un sistema para competir con dignidad”. Y es que, recuerda este librero con negocio en Albacete que “el libro de texto es el pilar fundamental del sustento de las librerías. Es nuestro oxígeno para hacer frente al resto del año”.

La gratuidad favoreció la proliferación de librerías

En Castilla-La Mancha existen unas 50 librerías y papelerías a las que hay que sumar otro tipo de comercios que venden libros de texto, unos 600 puntos de venta en total. La crisis también les pasó factura, sobre todo en los municipios más pequeños. Desde el año 2008 han desaparecido la mitad, según los datos que manejan los libreros castellano-manchegos.

La política de gratuidad instalada por gobiernos socialistas en la región permitió la proliferación de estos negocios, comenta Herrero. “Se favoreció a las librerías y a las familias. El programa estaba muy bien hecho. El problema es que cuando la Junta y el Gobierno de España se quedaron sin dinero, adiós muy buenas. No era caro pero si no había un duro…El último año hubo problemas en los pagos”.

Este año, tres millones en ayudas para libros

La desaparición del sistema universal de gratuidad de los libros de texto dejó paso a un sistema de ayudas para rentas familiares con determinadas características. Precisamente esta semana, el  Gobierno de Castilla-La Mancha ha acordado ampliar el sistema de ayudas para materiales curriculares durante el próximo curso a los alumnos y alumnas de 1º y 2º de Primaria.

El Ejecutivo dice que así se “garantizan” las ayudas a cerca de 60.000 escolares de todas las etapas obligatorias, que pertenecen a familias que por circunstancias socioeconómicas o por motivos familiares tienen limitados sus recursos. Este curso, Educación facilitará a los centros educativos públicos y concertados el coste de estos materiales, para que los adquieran y se los entreguen a los beneficiarios al inicio del curso, con inversión prevista de unos 3 millones de euros. Las familias de los cerca de 6.500 escolares de 1º y 2º que tienen escasos recursos pueden solicitar desde este jueves, 1 de septiembre, los materiales curriculares en su centro educativo. Los escolares beneficiarios utilizarán el material curricular durante el próximo curso, sin que deban devolverlo al finalizar el mismo, por tratarse de material fungible.

Hay que recordar que en el mes de junio se convocaron ayudas para el resto de los cursos, de 3º a 6º de Primaria y 1º a 4º de Secundaria, destinadas a más de 53.000 alumnos y alumnas de esas etapas educativas. En estos niveles también es el centro educativo el que se encarga de la adquisición de los libros de texto y de la gestión de su devolución, al finalizar el curso para su reutilización en años posteriores.

Sin embargo, el presidente de los libreros castellano-manchegos cree que el nuevo sistema “es más complejo, la gente no sabe si tiene o no derecho, cuántos libros le van a entrar. Es un sistema imperfecto”. También afecta “mucho” a los libreros incrementa un factor competencia que no preocupaba en tiempos de la gratuidad de los libros de texto. “Las grandes superficies ofertan libros muy baratos como táctica comercial porque lo que interesa es que vaya toda la familia y compre otras cosas”.

Por eso, los libreros aspiran ahora a volver al sistema de gratuidad de libros de texto. “En las librerías nos cuentan verdaderos dramas. Hay gente que lo está pasando muy mal. El programa igualaba a todos  aunque para los que tenían dinero los libros también fueran gratis”.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha