eldiario.es

Menú

‘Goliath’: Billy McBride, honda y piedra, contra el corporativismo judicial

David E. Kelly y Jonathan Shapiro, con gran experiencia en el tema judicial, son los creadores de este drama legal

Billy Bob Thornton y William Hurt son protagonistas y eje de la narrativo de la serie

- PUBLICIDAD -
Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

‘Goliath’, es un producto que pueden llegar a disfrutar mucho los amantes de las series de abogados; y más, en los tiempo que corren. Así, esta semana me meto en el terreno del drama legal, como gran fan de ‘The Good Wife’ o ‘Damages’, aprovechando que se puede ver a través del servicio de Prime Video de Amazon Studios.

David E. Kelly (‘Boston Legal’, ‘Ally McBeal’, ‘The Practice’) y Jonathan Shapiro (‘The Practice’, ‘Boston Legal’), creadores de ‘Goliath’, tienen una gran experiencia en el tema legal, ya que ambos han sido abogados. Kelly, con una dilatada carrera, aprendió bajo la sombra gran Steve Bochco (‘Hill Street Blues’) en ‘L.A. Law’ y, más tarde, crearía varias ficciones que le valdrían para ganar sendos premios televisivos. Mientras, Shapiro, se convertiría en ‘The Practice’ en el pupilo de David.

Tras superar la temporada de pilotos de Amazon, donde los usuarios votan para dar luz verde o no a la serie, consiguió una temporada de ocho episodios. A principios de febrero decidieron renovar ‘Goliath’ por una segunda temporada.

Foto: bento.de

Foto: bento.de

El atractivo de esta ficción que se estrenaba en el último trimestre de 2016 era, sin lugar a dudas, sus dos protagonistas o cabezas de cartel: Billy Bob Thornton y William Hurt. El primero, ganó el Globo de Oro a Mejor actor de miniserie gracias a su papel en ‘Fargo’ que, además, recogería a principios de este 2017 el mismo galardón pero en la categoría de Mejor actor de serie de televisión por ‘Goliath’. El segundo, un camaleónico actor con una gran carrera a sus espaldas, que se llevó el Oscar por su trabajo en ‘El beso de la mujer araña’ a mediados de los ochenta. Ellos dos serán el eje donde pivota todo el ramillete de personajes que forman este drama legal.

Billy McBride (Billy Bob Thornton) es la historia de un habilidoso y extraordinario abogado venido tras la expulsión de ‘Cooperman & McBride’, un prestigioso bufete que él mismo fundó junto a Donald Cooperman (William Hurt). Su particular descenso a los infiernos le llevó a una vida bañada en alcohol y a la ruptura matrimonial con su mujer Michelle McBride (Maria Bello). Ahora, sobrevive en una pequeña oficina destartalada atendiendo pequeños casos de poco calado, mientras Brittany Gold (Tania Raymonde), escort de lujo a tiempo parcial, le ayuda como asistente legal.

nyt.com

nyt.com

En el lado del gran bufete de abogados se encuentra el gran jefe Donald Cooperman que vive recluido y, prácticamente inaccesible, en la cima del edificio. Su comportamiento un tanto excéntrico y misterioso provocará cierto magnetismo e impresión ante los juniors. Él moverá todos los hilos desde su pantalla de tonos rojizos. Callie (Molly Parker), es su perro de presa y la encargada de dirigir los casos más difíciles.

El extraño caso de un suicidio en un barco, cerrado años atrás, se reabre por la insistencia de un familiar. Esto apunta directamente a la mala praxis de una de las corporaciones armamentísticas más grandes de EEUU que el bufete ‘Cooperman & McBride’ representa. Esto lleva al enfrentamiento directo entre Billy y Donald donde afloran las envidias, rencillas y rencores que hay entre ambos.

Así, como bien define el título, la serie narrará la historia bíblica de David y Goliat pero, trasladada al mundo judicial con la lucha entre un pequeño bufete y uno grande -gigantesco- al lado del corporativismo. La primera temporada se guiará en el desarrollo de un único caso donde se irá alternando entre ambos equipos judiciales.

Foto: nypost.com

Foto: nypost.com

En el bufete liderado por Billy McBride se encuentra la historia mejor elaborada y desarrollada. Un interesante relato sobre las segundas oportunidades y la redención de un personaje que transpira credibilidad y empatía, por culpa de la gran actuación de Billy Bob Thornton; de hecho, y vuelvo a repetir, le valió para ganar un Globo de Oro contra todo pronóstico. La oportunidad para redimirse del pasado y, de alguna manera, vengarse de Donald, es a través de este caso que recae en sus manos por Patty (Nina Arianda), una abogada acostumbrada a causas menores.

Su asistente legal, Brittany Gold, es para mí el personaje femenino más interesante en ‘Goliath’ por su desarrollo; aunque, en general, el bloque femenino deja cierto desazón narrativo. Muchas de ellas hacen papeles menores y dan la impresión de ser meros títeres a lado de los dos protagonistas masculinos. Para mí, es una cuestión a resolver en la próxima temporada; de hecho, me parece una verdadera pena que actrices como María Bello o Nina Arianda no hayan dado mucho más juego.

Mientras, en el lado del gran bufete comandado por Donald Cooperman es, quizás, la parte más imperfecta. Primero, William Hurt le toca lidiar con un personaje odioso, excéntrico y rimbombante, vamos, un malo, malísimo de libro. Para mí, la parte más excesiva del relato que te puede llegar a sacar, a veces, de la serie. No sé si era su misión pero me resulta insoportable.

Foto: vox.com

Foto: vox.com

Otro problema que lastra la serie es la poca sutileza, en general, de todo lo que hace el bufete corporativista para intentar parar el juicio. Todo muy evidente y, a la vez, tan torpe que no deja dudar al espectador a la hora de elegir bando.

El final de la temporada y, sobre todo en referencia a la resolución del juicio, es bastante reprochable, poco realista y algo moralinesco. Posiblemente debido a que el desarrollo de la investigación nunca fue el fuerte de ‘Goliath’ y, de ahí, el pobre planteamiento del cierre -entre alguna sorpresa- del proceso. Quizás, la serie creada por David E. Kelly y Jonathan Shapiro dió más importancia al desarrollo personal de sus personajes y, menos, a la complejidad del juicio.

Billy Bob Thornton, es el verdadero héroe de ‘Goliath’, de hecho, es capaz de cargar la serie sobre sus espaldas y conseguir que sea un producto apetecible y entretenido; a pesar, de las imperfecciones de la misma.

‘Goliath’ pese a sus características negativas, la historia es necesariamente optimista y más en los tiempos que corren, sobre todo, para creer en la justicia contra las grandes multinacionales. Por eso, el visionado se antoja entretenido y, hasta un punto, interesante.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha