eldiario.es

Menú

‘El Jardín de Bronce’: la intrigante desaparición de Moira

Thriller argentino que adapta la interesantísima novela homónima del escritor Gustavo Malajovich

Fabián Danubio, a través de un viaje muy peligroso, intentará a toda costa encontrar a su hija secuestrada

- PUBLICIDAD -
Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

‘El Jardín de Bronce’ se convirtió en la primera producción original de HBO Latin América que se ofreció prácticamente en simultáneo en todos los países donde opera el servicio bajo demanda del canal. Un signo que indica la gran apuesta y confianza por esta serie argentina que adapta la novela homónima del escritor Gustavo Malajovich. Estrenada a finales de junio en nuestro país a través de HBO España, ha ido generando más y más ruido en redes sociales para acabar posicionándose en el punto de mira de crítica y público.

Se trata de un thriller guionizado por el propio autor de la novela -Gustavo Malajovich- junto con Marcos Osorio Vidal (‘Hermanos & Detectives’). Un gran producto argentino que cuenta con actores de la talla de Luis Luque, Joaquín Furriel, Julieta Zylberberg, Daniel Fanego o Norma Aleandro. Por último, en el mando de la dirección se encuentran Hernán Goldfrid y Pablo Fendrik. Todo ello para construir una serie con un excelente calibre.

La historia se sitúa en Buenos Aires a finales de los noventa cuando la tranquila vida del matrimonio compuesto por Fabián Danubio (Joaquín Furriel) y su esposa se ve truncada por la desaparición de Moira (Maite Lanata), su hija. A partir de este hecho, empezará el calvario de un padre coraje en su intento de recuperar a una hija desaparecida en extrañas circunstancias.

Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

La falta de pistas, soluciones y respuestas por parte de la policía llevan a Fabián al borde de la desesperación y a la pérdida de la esperanza. Ante esto, inicia junto al detective privado Doberti (Luis Luque) su propia investigación para encontrar a su hija. En esta búsqueda ambos se topan con con pistas falsas, policías corruptos, justicia lenta, tráfico de personas, drogas y mafias.

La interesante atmósfera propuesta en ‘El Jardín de Bronce’ conjuga a la perfección con una imperial Buenos Aires que actúa como pilar importante en la historia: sus edificios, principales arterias y callejuelas aportan texturas y porosidad a esta trágica historia. Todo ello ayuda a crear un clima tétrico, místico y misterioso que contribuye a disfrutar más aún de este viaje repleto de intriga que poco a poco va tomando un cariz más oscuro.

En una historia de estas características, llena de intriga y misterio, es muy importante que el puzzle propuesto vaya, no solo revolviéndose orgánicamente, sino también que vaya adquiriendo sentido para el espectador. Que consiga enganchar a la audiencia tanto en la ejecución e interés de la propia historia como en la construcción de unos buenos personajes con los que el público disfrute y empatice. Un ejemplo de esto último sería Fabián Danubio y el detective privado Doberti, quienes consiguen derrochar química en la pantalla.

Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

Los protagonistas se irán sumergiendo en un mundo que les irá superando a medida que van descubriendo la oscura y extraña verdad. El tiempo y el espacio se diluye para convertirse en una larga, dolorosa y abrumadora pesadilla para Fabián. La dilatación en la búsqueda de su hija tiñe la atmósfera de matices grisáceos; además de la sensación de que unas “fuerzas” oscuras reinan esta historia. Así, la realidad se deja contaminar por un misticismo cósmico que da a esta serie un toque especial.

‘El Jardín de Bronce’ recoge esencias e influencias del cine negro de calidad y lo lleva hacia una especie de pasaje de terror cósmico -muy ‘True Detective’-, hacia el final de la temporada. La propuesta mantiene muy bien la tensión y ritmo, a pesar de algún bache a mitad de los ocho episodios, juega muy bien con los giros de guión y los clímax hasta llegar a un broche de oro final.

Un gran producto argentino compuesto de una buena e interesante historia, con unos personajes con carisma y una atmósfera exquisita. ‘El Jardín de Bronce’ es una excelente recomendación para los amantes de los thrillers de calidad.

 

El mal es una moneda de dos caras. Una cara me hace sufrir, la otra me hace pecar.
Hago girar la moneda y las dos caras se superponen.
Sufriendo y pecando.
sin poder evitar que gire
la moneda del mal.

ERNESTO DANUBIO
Padre de Fabián
"Jano", texto inédito
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha