eldiario.es

Menú

‘3%’: solo lo conseguirán los mejores

Netflix se estrena en Brasil con su primera producción seriéfila creada y escrita por Pedro Aguilera

Un mundo post-apocalíptico donde el 97% de la población vive en situación de extrema pobreza

- PUBLICIDAD -
Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

Solo faltan unos pocos días para cerrar el 2016 y para despedirlo, qué mejor manera que “viajar” a Brasil para escribir sobre ‘3%’, serie post-apocalíptica que ‘Netflix’ estrenó a finales del mes de noviembre a nivel global y que retoma la idea de la webserie de  Pedro Aguilera en 2011. Él mismo crea y escribe esta primera temporada -ya renovada por una segunda- de ocho episodios, que además cuenta con el apoyo del cineasta uruguayo César Charlone, nominado al Oscar por su trabajo de fotografía en la archiconocida ‘Ciudad de Dios’.

De esta manera, el gigante del streaming, con el estreno de ‘3%’ introduce al país sudamericano en el ámbito internacional de las producciones seriéfilas, y digo esto a pesar de que Brasil no es un agente desconocido para los amantes de lo exótico ya que todos los que leen el blog me habrán visto mencionar ‘Magnífica 70’ y ‘O Negocio’, ambas producciones de la HBO. Sin embargo, Netflix, más de moda que nunca, consigue gracias a su distribución global acercar ese exotismo al seriéfilo más mundano a un solo click de distancia.

Foto: netflix.es

Foto: netflix.es

La historia que propone Pedro Aguilera se sitúa en un futuro distópico -más o menos cercano- donde el 97% de la población mundial vive en una zona de pobreza y exclusión social, mientras, el otro 3% habita en una zona utópica donde no existen problemas de tipo social, económico o de otra índole. La única oportunidad de formar parte de este exclusivo club se da al cumplir los 20 años, cuando todos los candidatos se someten a lo que se llama ‘el proceso’. Es una selección de pruebas duras y complejas que irán descartando a los más débiles y menos preparados hasta que solo quede un 3%, que dejará atrás la miseria para embarcarse en un nueva nueva y perfecta vida.

El planteamiento argumental no es nada novedoso ya que es fácil reconocer ciertas similitudes con ficciones actuales que tratan este tema, véase ‘Los Juegos del Hambre’ o ‘Divergente’; aunque, también deja entrever un pequeño toque ‘Black Mirror’. Sin embargo, ‘3%’, en mi opinión, se deriva más por lo social. De hecho, las diferentes pruebas abarcan mucho más el experimento colectivo que la épica individual. Cierto es que la mecánica -reglas- y la resolución de alguna de las pruebas puede llegar a ser un poco confusa, pero su finalidad está clara: la elección de los mejores no solo físicamente y mental, sino también, el que ostente un buen componente social. De hecho, los diferentes exámenes van evolucionando de una focalización individual a una más colectiva.

Foto: netflix.es

Foto: netflix.es

La serie puede llegar a contener diferentes lecturas en lo referente al proceso: una simple perpetuidad de los mejores y más capacitados de la especie o un mecanismo de control y represión por parte de las élites sociales. Escojamos uno de estos dos niveles u otro distinto siempre habrá daños colaterales y, por lo tanto, se creará instantáneamente un movimiento contracultural que buscará desidealizar “el proceso” y denunciar sus injusticias. En este caso, será la ‘Causa’, catalogado como movimiento terrorista, que luchará para deslegitimar el poder y evitar sus procesos segregativos.

La élites o aquellos que viven en la tierra de la esperanza buscan mitificar todo lo que rodea al “otro lado” y al "proceso”. El espectador, incluso los propios protagonistas, no saben nada a ciencia cierta y ni siquiera ven imágenes de allí, ya que está prohibido. Solamente somos testigos de la existencia de ese sitio gracias a las palabras de Ezequiel (João Miguel), líder del proceso, y de sus ayudantes. Además, los dimes y diretes llenos de verdades, mentiras, mitos y leyendas ayudan a perpetuar y reforzar la idea de que ese lugar y el proceso creado por la pareja fundadora es la única oportunidad para la especie humana.

Ellos refuerzan -constantemente- durante las pruebas que solo entran quienes se lo merecen y que su proceso no da pie a la desigualdad, cuando, claramente, en su desarrollo deja a un 97% fuera. Por lo tanto, le toca al público, a la par de los personajes, ir dilucidando los pros y contras del sistema, y al final, descubrir si perteneces al ideario dominante o a la contracultura; de hecho, la ‘Causa’ utiliza métodos de captación, con las mismas verdades y mentiras pero que escarban en el fracaso y desesperación de aquellos que no han logrado pasar.

Foto: netflix.es

Foto: netflix.es

La naturaleza individual de cada uno de los personajes dota a la historia de matices y complejidad. Sus posteriores evoluciones ligadas a sus particulares 'leit motiv' y a sus distintos orígenes familiares hacen de ‘3%’ una serie verdaderamente interesante. Las diferentes relaciones interpersonales que van estableciéndose a lo largo de las pruebas, mezclado con el instinto de supervivencia, ponen constantemente al espectador entre la espada y la pared a la hora de decantarse por un personaje u otro. Ya que posiblemente cada uno de nosotros haría lo mismo -o quizás peor- para optar a ese tres por ciento.

Para sacar todo el juego a ‘3%’ hay que entender que navega a través de los límites de la condición humana. Esta se explora a través de las diferentes pruebas de las que consta “el proceso” que hacen aflorar el instinto de supervivencia y, por lo tanto, lo mejor -o lo peor- de cada uno de los personajes. Así, será muy difícil armar un juicio exacto sobre cada uno de sus comportamientos. Al final el gran interrogante que nos queda a nosotros, los espectadores, como parte activa de la serie, es: ¿haríamos todo lo posible para lograr entrar en ese mundo utópico?

Foto: netflix.es

Foto: netflix.es

Michele Santana, interpretada por Bianca Comparato, y Ezequiel, interpretado por João Miguel, son los hilos conductores de ‘3%’. Ella es huérfana y se mete en el proceso en busca de venganza. Él lidera con mano de hierro un proceso que se encuentra cuestionado ya que se ha producido un altercado en el tranquilo y próspero otro lado. Alrededor de estos dos protagonistas se encuentran: Fernando Carvalho (Michel Gomes), Joana Coelho (Vaneza Oliveira), Aline (Viviane Porto), Rafael Moreira (Rodolfo Valente) o Rafael Lozano, entre otros. Este reparto no llega a estar todo lo compensado -en cuanto a calidad- que me hubiera gustado.

César Charlone propone en ‘3%’ una fotografía elegante y colorista que, sin duda, tiene reminiscencias a ‘Ciudad de Dios’. La dirección es un tanto errática en primeras instancias y va mejorando y dejando muy buenas sensaciones con el paso de los capítulos. La atmósfera va calando poco a poco en el espectador a través de una historia llena de tensión y suspense. Quizás, la peor parte se la lleva la producción ya que se nota su bajo presupuesto; aún así, es un producto muy digno para una serie de ciencia ficción distópica.

‘3%’ es una producto fresco y muy disfrutable que deja unos hilos muy interesantes para abordar la segunda temporada. La serie debería mejorar en ciertos aspectos aunque sigue siendo una apuesta agradable y muy recomendable que goza de un buen trasfondo social y reflexivo. Se puede ver a través de Netflix.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha