eldiario.es

Menú

Carta a don Emiliano García, Page de los Reyes Magos

"Imposible que nos colemos en su agenda, es dura como una roca. Ni una reunión ha mantenido con este colectivo, al que decía que tanto quería y ayudaría"

- PUBLICIDAD -
Foto: APAM-CLM

Qué lejanas quedan esas ideas y palabras, tan bien presentadas y declamadas, que ofreció en la cena de gala del lejano II Congreso Nacional de Agentes Forestales y Medioambientales, allá por el 2013. Llegó representando a nuestros necesitados Reyes Magos, ofreciéndonos todo el oro, mirra e incienso, básicos para posicionar en buen lugar a este maltrecho Cuerpo al que usted quería aupar. En esa noche toledana se quedaron.

Ciudad de la que usted tenía por entonces el bastón de poder, desde la que aspiraba y decía todo lo que se le ocurría, buscando de los castellano-manchegos el presidente ser.

Por fin llegó su ansiado día, acalorado y celebrado Palacio de Fuensalida. Qué bonitas palabras y cuanto mensaje contenían: "voy a dejarme la piel por Castilla-La Mancha porque quiero para ella lo mismo que para mis hijos"; "la dignidad como divisa"; "ejemplo permanente de que no hay que levantar los pies del suelo"; y sobre todo, "la renovación de la clase política tiene que consistir en que no sea clase". Vano mensaje en la parte que nos toca. Imposible que nos colemos en su agenda, es dura como una roca. Ni una reunión ha mantenido con este colectivo, al que decía que tanto quería y ayudaría.

Con tal ilusión prometió, que hasta nos confundió, y creímos ver en su “page” don Guijarro al mesías, que portaría todas esas ofrendas con las que nos agasajaría.

Esperanzas se pusieron en sus palabras; imaginábamos del pozo rescatado al Cuerpo de Agentes Medioambientales vapuleado al que doña Soriano lo había arrojado.

La reformada Consejería de Agricultura se volvió a acordar del Medio Ambiente, aunque con el tiempo comprobando que la distancia entre ambas sigue aumentando, siendo más larga que el encadenado de los segundos que de su legislatura están pasando.

Varias reuniones hemos mantenido con su otro “page”, don Arroyo, que por mucho que diga no nos saca del hoyo. Aún con talante digno de los Reyes de Oriente, con su ignorante verborrea y asesoría, nada nuevo decía;  y ello nos recordaría lo que doña Soriano nos traía.

¡Reuniones, cuántas palabras vacías, cuanto desconocimiento vimos, cuántas falacias había!

Pese a esta situación, reciba en estas Navidades la felicitación de esta asociación, esperando que en su cuento de promesas e ilusiones, de “pages” y Reyes Magos, no nos traigan mas carbón, cuando usted de lo que nos hablaba, con cara de bonachón, era de todo el oro que nos traería en su zurrón.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha