eldiario.es

Menú

Pedro Sánchez da por seguro un gobierno socialista en Castilla-La Mancha, además de en otras siete comunidades

Garantiza que el PSOE liderará "un cambio coherente y seguro", no administrará "un recambio"

- PUBLICIDAD -

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha dado por seguro un gobierno socialista en Castilla-La Mancha, además de en otras siete comunidades como Asturias, Extremadura, la Comunidad Valenciana, Baleares, Aragón y Canarias y Andalucía, según ha declarado este sábado durante la reunión del Comité Federal del partido.

Sánchez ha defendido este sábado que, en España, el "verdadero frente" que hay es el "creado por el PP contra la clase media trabajadora" y ha avisado al partido de Mariano Rajoy de que "se ha quedado solo" con su mayoría absoluta.

"Nadie les excluyó, su soberbia y su mayoría absoluta les hicieron autoexcluirse solos", ha recalcado el líder de los socialistas ante sus compañeros del Comité Federal, reunidos en Ferraz para analizar los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del pasado domingo.

Ante su Ejecutiva y todos sus 'barones', Sánchez ha defendido que en estos comicios se ha demostrado que el PSOE es la "alternativa" al PP y ha garantizado que los socialistas van a liderar un "cambio seguro" en toda España, como se comprometieron a hacer en la campaña electoral, y que va a continuar después en las elecciones generales.

De hecho, ha defendido que la "soledad" del PP es "la antesala de la derrota que sufrirán en las próximas elecciones generales". El 24 de mayo, ha dicho, ha quedado claro que el PP "puede perder" estos comicios, porque es "un partido dividido, fracturado, con un proyecto agotado y rechazado por la mayoría social", además de "asediado por la corrupción".

Y mientras tanto, ha defendido, el PSOE es "el único partido capaz de ganar para abrir un nuevo tiempo de estabilidad y políticas progresistas en España". Con el aval de los votos, ha explicado, los socialistas están "determinados a gobernar con humildad ese cambio", que va a ser "coherente y seguro".

"Repito, a gobernar el cambio, no a administrar un recambio", ha recalcado Sánchez, que en ningún momento ha mencionado ni a Podemos ni a Ciudadanos en su discurso, de cerca de 30 minutos.

Sí se ha referido en algún momento a ellos, como cuando ha hablado de aquellos que hace "muy poco" decían que el PSOE tendría que elegir entre "apoyar al PP o apoyar a otros partidos políticos". "Las urnas son la mejor cura de humildad; ahora son esos partidos quienes deben decidir si apoyan al PP o si apoyan al PSOE", ha afirmado, cosechando los aplausos de los presentes.

Sánchez han defendido que las elecciones del pasado domingo dejan "una conclusión clara" y es que la mayoría de los ciudadanos quieren "un cambio a la izquierda" en las políticas, que esté presidido por "el diálogo y la estabilidad".

Y ha asegurado que así lo harán los socialistas, de manera muy diferente a como ha venido gobernando el partido de Mariano Rajoy, a quien "capacidad de diálogo es lo que le ha faltado". Sánchez ha censurado que Rajoy ha hecho "de la imposición y el bloqueo político" su forma de gobernar.

"Rajoy y el PP sufrieron un duro golpe el 24 de mayo porque gobernaron frente a la mayoría de españoles", ha insistido Sánchez, que ha acusado al PP de haber creado un "frente" contra la clase educativa, las mujeres, los dependientes , los ayuntamientos, las comunidades autónomas, la cultura, los funcionarios, los jóvenes y, en general, las familias.

Y ahora, como les ha "sentado mal la mayoría absoluta" de Rajoy, los españoles quieren "diálogo y políticas de izquierdas", para que deje de gobernar quien lo ha hecho "para una minoría de derecha extrema".

Además, ha criticado que el PP diga que la izquierda ahora no garantiza estabilidad y se ha preguntado que "garantía de estabilidad" es el PP, con sus reformas laboral y fiscal y unas políticas que hace a los hijos emigrar y a los padres sufrir "el paro de larga duración".

"ESTAMOS DONDE SIEMPRE ESTUVIMOS Y SIEMPRE ESTAREMOS"

Sánchez ha defendido que el PSOE se ha "ganado a pulso" con su "trabajo" y su "compromiso" estos años tener "el crédito y la confianza para liderar ese cambio desde la izquierda". Porque el PSOE, ha dicho, "no gira", sino que se reafirma en los principios que representa.

"Nosotros estamos donde siempre estuvimos y siempre estaremos: Somos la izquierda que atrae al centro, un proyecto con vocación de mayorías", ha afirmado.

Así que ha advertido al resto de partidos que "lo tengan claro": "Lecciones ninguna, vamos a gobernar el cambio seguro y coherente con el proyecto socialdemócrata", ha afirmado.

Y porque el suyo es un partido con "proyecto y equipo", ha explicado que allí donde les pidan su apoyo, serán "muy exigentes en el cumplimiento del programa de izquierdas del PSOE". Sánchez ha defendido que el nuevo tiempo va a exigir "cintura", pero también "firmeza".

"EXCELENTE RESULTADO" EN MUNICIPALES

Sánchez ha asegurado que es "consciente" del trabajo que les queda a los socialistas, pero también de dónde partían y de lo que lograron el pasado domingo, cuando tuvieron un "excelente resultado" en las municipales.

A su juicio, los ciudadanos han "valorado" el "esfuerzo" que ha hecho el PSOE en los últimos diez meses, con su nueva dirección, y por eso han "recuperado dos millones de votos" respecto a las elecciones europeas de mayo de 2014 y hoy "nadie puede dudar de que el PSOE es la primera fuerza de izquierdas del país".

Y, aunque también ha subrayado que, respecto a las últimas municipales, han recortado ocho puntos al PP, ha defendido que "no es suficiente" porque los socialistas aspiran a ser la primera fuerza. "Mi aspiración es que trabajemos para construir entre todos, unidos, un proyecto mayoritario que nos permtia ser la primera fuerza política en España", ha remachado.

En su opinión, el cambio en Moncloa es posible. El PSOE lo empezó a construir en el congreso de julio del año pasado después se ha avanzado con la victoria de Susana Díaz el 22 de marzo en Andalucía y continúa fortaleciéndose con el resultado en las elecciones autonómicas del domingo.

ASPIRAN A GOBERNAR SIETE CCAA, ADEMÁS DE ANDALUCIA

Sánchez ha comenzado citando el "gran trabajo" del presidente Javier Fernández en Asturias, que ha revalidado su victoria, y ha celebrado el triunfo en las urnas de Guillermo Fernández Vara, que volverá a ser presidente de la Junta de Extremadura.

Y, junto a estos dos dirigentes ha dado por seguros gobiernos socialistas en Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana, Baleares, Aragón y Canarias, donde se "consolidará el cambio".

No ha incluido en este 'paquete' ni a la Comunidad de Madrid ni a Murcia, donde los socialistas, que han sido segunda fuerza, necesitarían el apoyo de Podemos y la abstención de Ciudadanos. "Compañeros del resto de comunidades autónomas, contáis con nuestro apoyo para abrir un nuevo tiempo de política en todos y cada uno de los territorios", ha sido su mensaje para los que cree que no tocarán gobierno.

Por lo que se refiere a las municipales, ha subrayado que van a poder gobernar "miles de municipios y un buen número de diputaciones". En concreto, ha dicho que en las ciudades de más de 20.000 habitantes han logrado 140 mayorías, de las que 34 son absolutas, mientras el PP ha perdido 127 absolutas.

Con esta base, Sánchez ha defendido que el PSOE tiene que "ganar las generales para culminar el cambio iniciado en ayuntamientos y comunidades autónomas" y poner fin a las políticas de la derecha. "Nuestros enemigos no tienen siglas, son el paro, la desigualdad, el desmantelamiento del Estado del bienestar la precariedad laboral", ha recalcado.

Y ante sus compañeros, se ha propuesto para liderar este cambio, ya que ha reafirmado su voluntad de concurrir a las primarias abiertas que tendrán lugar el próximo 26 de julio, para elegir al próximo candidato socialistas a las generales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha