eldiario.es

Menú

Los secretos de la Berrea, el mayor espectáculo del monte mediterráneo

La temporada del celo del ciervo, con sus bramidos imponentes, se presenta larga pero no muy intensa, debido a la falta de alimento que ha provocado la escasez de lluvia

Del 22 de septiembre al 8 de octubre se prevé el periodo álgido de la berrea, pero ya puede oírse en algunos puntos

- PUBLICIDAD -
Como cada otoño, los montes de La Serranía conquense viven una de las manifestaciones de cortejo animal más espectaculares de la naturaleza. Foto: Azeral-Ecoturismo Cuenca

Como cada otoño, los montes de La Serranía conquense viven una de las manifestaciones de cortejo animal más espectaculares de la naturaleza. Foto: Azeral-Ecoturismo Cuenca

Como cada año a las puertas del otoño comienza el cortejo del mundo animal más célebre en nuestros montes. La berrea se ha convertido en uno de los espectáculos más admirables de la naturaleza, tanto por lo impresionante de los bramidos que emiten los ciervos para imponerse al resto de machos y captar la atracción de cuantas más hembras mejor, como por los muchos secretos y curiosidades que encierra esta peculiar técnica de ligue cérvido. 

La firma Azeral y Ecoturismo Cuenca han encontrado la mejor forma de enseñar a los visitantes este fascinante momento y hacerlo de la manera más respetuosa posible con el hábitat y con su fauna. Hace tres años pusieron en marcha la actividad “Descubre  los secretos de la berrea” con el fin de ir más allá de acudir al bosque y escuchar el sonido de los ciervos. Quien participa en la misma, nunca vuelve a ver la berrea con los mismos ojos. Así lo atestigua uno de los promotores y guías, Jaime Rodríguez, quien destaca el importante incremento de participantes y el enorme potencial turístico que tiene la berrea para todo lo relacionado con el turismo rural.

Esta propuesta consiste en un paseo interpretativo guiado de unas cinco horas de duración y apta para todos los públicos donde se desvelan algunos de los tesoros que esconde el hábitat típico del ciervo y el gamo en la Serranía de Cuenca, para después entrar de lleno en el apasionante celo de los señores del bosque. Así, se da respuesta a muchas curiosidades con el apoyo de diversos materiales didácticos específicamente elaborados para la ocasión, para terminar la jornada asomados en un mirador natural, deleitándose escuchando la berrea y avistando los comportamientos propios de los machos y los grupos de hembras. 

Todo ello se desarrolla en una finca de gestión sostenible ubicada en un lugar del Parque Natural de La Serranía, “cuyo enclave es mejor no desvelar para que no se pierda la magia y tranquilidad del lugar”, señala Rodríguez.

Y es que la imagen de carreteras invadidas por coches a ambos lados en puntos estratégicos, gritando o intentando acercarse a los animales se ha convertido por desgracia en algo frecuente. “Disfrutar de la berrea es hacerlo respetando a sus protagonistas y por eso nosotros hemos reducido el cupo de cada grupo a un máximo de 18-20 personas. Lo ideal es hacerlo de forma guiada y controlada, porque si no pierde todo su encanto”, precisa.

Muchos secretos

Quien se anime a formar parte de esta peculiar ruta podrá conocer, por ejemplo, que al contrario de lo que se piensa las peleas no son frecuentes entre los ciervos. “No se alimentan durante todo el celo y no les interesa gastar energía, solo se pelean en casos muy críticos”. 

La clave está en la cornamenta que, como un milagro natural, desarrollan cada año de la nada. Cuanto más grande y compleja más fuerte es el ciervo,  y el resto de ejemplares masculinos lo saben, “por lo que cuando ven a un competidor con una cuerna descomunal se van lo más lejos posible”. Lo contrario que le pasa a la hembra, que se acerca más.

Por cierto, que las hembras son las verdaderas protagonistas de este galanteo. Y las más listas. Saben también que el tamaño de las cuernas se relacionan con la velocidad de los espermatozoides  y el tamaño de los testículos. “Ellas nunca se alejarán de los machos que les interesan pero estarán pasotas con los más débiles, además, deciden cuando están listas”. 

También es curioso conocer por qué berrean. “Es otra de sus armas de seducción. Una mayor frecuencia equivale a una mayor calidad genética del macho y una manera de ligar, pero también de decirle a su contrincante, ojito, no te acerques por aquí”, explica Jaime. 

Estas y muchas otras peculiaridades se desvelan en estas visitas guiadas que se extenderán del 22 de septiembre al 8 de octubre. La inscripción puede realizarse en el correo ‘info@ecoturismocuenca.com’. Desde la organización consideran que éste será este año el periodo álgido de la berrea, aunque en algunas zonas ya ha comenzado a escucharse. 

Una berrea que será larga de duración pero floja en intensidad, debido a que la falta de lluvias ha provocado mayor escasez de alimento y las hembras retrasarán todo lo posible la ovulación para asegurarse alimento de calidad, de forma que no entrarán todas a la vez en celo sino poco a poco.   

Algunos lugares donde vivirla bien: la zona del Arroyo de las Truchas, El Pozarrón, Uña, o cerca del Monumento Natural de Palancares y Tierra Muerta. “Un evento natural que te invade por los sonidos, colores y olores del monte mediterráneo conquense”, concluye Jaime. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha