eldiario.es

Menú

Las obras de las urgencias del hospital de Toledo "no se ajustan a los planteado"

El Sindicato Médico de Castilla-La Mancha señala que las obras realizadas para mejorar las urgencias del 'Virgen de la Salud' no son las que se plantearon.

La Gerencia ha empezado a atornillar al suelo las sillas del pasillo de urgencias para dejarlas fijas, con el peligro que habría en caso de evacuación.

- PUBLICIDAD -
Urgencias de Toledo en septiembre

Urgencias de Toledo en septiembre

El Sindicato Médico de Castilla-La Mancha ha querido incidir en el estado del servicio de urgencias del Complejo Hospitalario de Toledo, concretamente en el hospital 'Virgen de la Salud' del que hace unos días se despidió al coordinador de urgencias. Un servicio que ha tenido unas obras recientemente para mejorar el servicio según la Gerencia del centro pero que el propio sindicato señala que "no se ajustan a lo que, en un primer momento, se planteó".

El planteamiento que se hizo de las obras era el demandado por los sanitarios pero no obstante esas obras se han separado de esas peticiones para terminar en otras completamente distintas. A ello hay que sumar hechos como los que empieza a hacer la Gerencia del complejo: atornillar al suelo las sillas del pasillo de urgencias para dejarlas fijas. Concretamente desde el pasado sábado vienen haciendo estas prácticas, algo a todas luces no es recomendable ya que pone en grave peligro a esas personas en caso de evacuación y además coloca obstáculos en la salida de los pacientes, lo que puede ser muy peligroso.

Fijando las sillas hacen que el espacio que se ha ocupado para poner camillas en caso de necesidad no se pueda utilizar y las sillas no se puedan mover, algo en lo que los profesionales están en contra, pero como han vuelto a señalar, en esta ocasión tampoco han sido consultados.

Las urgencias del complejo de Toledo, independientemente de obras, viven una situación complicada con el poco personal que tiene que lidiar con demasiados pacientes o la falta de espacio que provoca que los propios enfermos estén en pasillos hacinados. Esta situación precisamente, y el no "esconder" a los pacientes de los pasillos han sido el detonante del cese del coordinador de urgencias.

"Suponemos que es por 'pérdida de confianza'. Nos consta que los facultativos de urgencias son unos muy buenos profesionales, con una alta capacidad de trabajo, y dedicación, que se preocupan además por mejorar el sistema", señalan desde el Sindicato Médico.

Indican además que muchos de los objetivos que les pide la dirección del centro son de imposible cumplimiento, porque la plantilla no se mantiene en el tiempo y van rotando los trabajadores de los centros aparte de carecer en muchas ocasiones de los medios necesarios para poder realizar su labor, por lo que esperan que los gerentes no puedan alegar ese tipo de problemas para esa 'pérdida de confianza'. Una situación que además no pasa solo en Toledo sino en más centros del Sescam.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha